farmaindustria-repaso-general
farmaindustria-repaso-general

Los laboratorios farmacéuticos devolverán al Estado 150 millones de euros

SEGÚN EL ACUERDO ENTRE FARMAINDUSTRIA Y EL GOBIERNO

Guardar

Durante su último encuentro informativo previo a las vacaciones estivales, Farmaindustria ha calculado que los laboratorios farmacéuticos devolverán al Estado una cantidad que podría llegar hasta los 150 millones de euros, una devolución que se producirá en virtud del acuerdo suscrito entre la patronal y los últimos gobiernos de España, según el cual las compañías retornarán en cantidades pecuniarias todo el excedente en gasto farmacéutico que se eleve por encima del PIB nacional en ejercicio anual.
Valorar lo importante
El presidente de la patronal de la industria farmacéutica, Martín Sellés, reiteró el compromiso de su asociación con la generación de bienestar para la población desde la premisa de que el conocimiento científico es el principal motor del progreso. Afirmó esto desde la convicción de que las personas valoran su salud por encima de todo y especialmente cuando la pierden.

Como ocurre, señaló, cuando un individuo recibe el diagnóstico grave y toda su vida da un vuelco radical. Momento en que entra en juego, según señaló, la industria, fundamentalmente para resolver problemas de salud o ayudar al paciente a convivir con su enfermedad cuando esta es inevitable. En ese punto, tuvo la anuencia de los presentes al afirmar también que no hay situación más desfavorable para una persona que tener una enfermedad grave y que no haya una terapia eficaz para la tratarla.

Desde este planteamiento inicial, Sellés transmitió al Gobierno en funciones, y aquel que se concrete en las próximas semanas, que tenga muy presente que el sector está deseoso de colaborar conjuntamente para generar nuevas oportunidades que tengan siempre un impacto positivo para la economía del país. Al ser la colaboración entre las administraciones y los sectores productivos de los países más avanzados el mejor cauce para atraer inversiones del exterior y mejorar así la calidad de vida de sus ciudadanos.

Humberto Arnés
España país atractivo
Se trata de un terreno internacional, aseguró Sellés, en el que España compite con argumentos sólidos a la hora de captar proyectos de futuro, razón que le llevó a mostrar esperanza respecto a las reuniones previstas con los responsables políticos españoles, de cara a no perder ninguna oportunidad de generar prosperidad para el país.

España es un país de oportunidades para la Biomedicina mundial, tal como describió, gracias a puntos fuertes como su mercado farmacéutico de peso en el concierto europeo y mundial, su potencia exportadora y sus grandes inversiones en última tecnología según los indicadores más aceptados en el planeta. Se trata de un país al que sólo le faltaría, en su opinión, que compañías y gobernantes creyeran del todo en su pleno potencial. Con la idea de que todos unidos, con un fuerte compromiso industrial, se avanza en el objetivo de cambiar el modelo productivo español, tal como recomiendan las voces más autorizadas, según recalcó.
Acuerdo positivo, pero mejorable
Martín Sellés declaró estar a la expectativa de conocer el incremento de gasto farmacéutico habido en 2018. Al haberse producido, probablemente, un aumento de este concepto del orden del 1,4 o el 1,5 por ciento, valorado en una cifra que podría oscilar entre los 140 y los 150 millones de euros. Una cantidad que habrán de satisfacer las compañías farmacéuticas, al haber subido ese porcentaje en gasto de medicamentos, por encima del PIB nacional.

Calificó el presidente este desembolso como un esfuerzo notable para la industria, después de haber transitado por tres años de crecimientos raquíticos, dado que el acuerdo con el Gobierno de España vive su cuarto año de vigencia, tras su reciente renovación efectuada por el Ejecutivo previo a las últimas elecciones.

Javier Urzay
Protección para pagadores
Sellés vio en este acuerdo una protección para los pagadores públicos de medicamentos, tanto centrales como autonómicos. Desde la salvedad, precisó, de que dicho acuerdo se ciñe al PIB real, que es diferente al PIB nominal, que incluye el PIB real con descuento de la inflación registrada en el país.

Como detalló el directivo, los cauces para materializar esa devolución ya están pactados desde el origen del convenio, así como las proporciones que deben corresponder a las compañías, vía acuerdo estatutario, con criterios bien compartidos. En este punto, declaró que Farmaindustria queda a la espera de las reuniones que tengan lugar entre los ministerios de Hacienda y Sanidad, que darán la cifra concreta de devolución.

Así mismo, el presidente de la patronal consideró que el sector quiere crecer por encima del PIB real como aspiración legítima y razonable. Por ello, estimó que sería importante que el acuerdo con la Administración incluyera magnitudes de mejora de salud para las personas, con el ejemplo de que una terapia que puede curar un mieloma múltiple a un paciente también es buena para el desarrollo económico y social del país.

A lo anterior, Sellés añadió que hay opinión positiva en Europa sobre el acuerdo español entre Gobierno e industria. Con lo que asumió como superado el malentendido inicial de algunos que vieron equivocadamente, dentro y fuera del país, que este acuerdo era un estímulo al incremento del gasto farmacéutico.

El presidente de la entidad farmacéutica completó su tesis sobre el acuerdo entre Farmaindustria y Gobierno con la aseveración de que, aun siendo mejorable, es muy notable al permitir un crecimiento controlado del gasto, sin que sean necesarias otras medidas adicionales de contención.

Lourdes Fraguas
Sobrevivir a las dificultades
Razonó el mandatario de Farmaindustria que 2018 no fue un año fácil para la patronal, porque en él se sucedieron tres equipos ministeriales en Sanidad. Aunque sobre el gobierno actual aún en funciones, observó un buen clima de entendimiento, confirmado con la renovación de acuerdo de ajuste del gasto farmacéutico según el límite de PIB.

De manera que parece avanzarse, sugirió, en una mayor aceptación de la importancia económica que tiene la industria para España. Además, del sector en su globalidad afirmó que realiza inversiones de 130.000 millones de euros al año que se traducen en 2.600 millones semanales y 370 millones al día en todo el planeta.

Por eso, insistió en que se trata de un sector generador de riqueza y puestos de trabajo de calidad, imprescindible en España para la investigación básica, clínica y a través de sus plantas de producción, con múltiples centros de ciencia avanzada cuya potencia ha permitido la participación de 150.000 pacientes en ensayos clínicos a lo largo de los últimos 12 años.

Además, cuenta con una producción de 15.000 millones de euros de los que 11.000 se destinan a exportaciones y el 25 por ciento de la alta tecnología que se desarrolla en España. Además de ofrecer a los hospitales del Sistema Nacional de Salud (SNS) ingentes recursos y reputación, dado que, con los ensayos clínicos, miles de pacientes se benefician de terapias innovadoras para ellos y gratuitas para el sistema sanitario.
Precios altos y bajos
Martín Sellés destacó que los medicamentos no son bienes de consumo como los otros productos y que su adquisición es antes una inversión que un gasto, debido a que permiten ahorrar en múltiples situaciones hospitalizaciones, cirugías y gastos indirectos derivados de las patologías. Como ocurre, refirió, con los antivirales para la hepatitis C, que evitan la aparición de cirrosis, hepatocarcinomas y, como solución extrema, trasplantes.

En materia de precios de medicamentos, el presidente de Farmaindustria recordó que sólo uno tiene éxito comercial de cada 10.000, a pesar de que su gestación empeña un lapso de ocho a 12 años y unos desembolsos que llegan a los 2.500 millones de euros. De forma que su precio elevado en sus primeros tiempos se debe a unas investigaciones y desarrollos cada vez más complejos y costosos. En coincidencia, advirtió, con otros medicamentos que apenas cuestan entre cuatro y cinco euros al mes, y junto a tratamientos para enfermedades graves que sólo cuestan 50 euros al año.

En ese sentido, Martín Sellés pidió que no se alimenten debates engañosos al respecto. Al tiempo que se tiene en cuenta que, si investigar y desarrollar nuevos fármacos fuera tan sencillo y lucrativo como algunos dicen, todo el mundo los haría. Por ello, solicitó más seriedad y menos demagogia en estas cuestiones.

En esa línea, avisó de que no hay que creer los supuestos precios que se atribuyen a las nuevas terapias CAR-T, ya que el coste real sólo lo saben la Administración y las compañías proveedoras. Recomendó esperar como en el caso de la hepatitis C, cuyo precio bajó comparativamente en poco tiempo, además de tener en cuenta que dichas terapias avanzadas de momento están indicadas para una "n" de pacientes muy reducida.
Comisión Interministerial
Sin salir de los precios, vio Sellés buena disposición en los nuevos miembros de la Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos (CIPM). A ellos les pidió que el tiempo entre las aprobaciones de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y el acceso en España por los pacientes a los nuevos medicamentos sea el adecuado. Así mismo, y aunque no entró a valorar a las personas concretas que forman la CIPM, sí echó de menos incluir en ella a médicos, por su doble condición de desarrolladores de fármacos y prescriptores.
Mantener la sostenibilidad
El presidente de Farmaindustria aseveró que las compañías farmacéuticas comparten la preocupación general que hay sobre desabastecimientos de medicamentos y entendió que cualquier tipo de encuesta que se promueva a nivel nacional podría agravar este problema.

Sobre el debate casi secular de la sostenibilidad de la Sanidad pidió un siete por ciento para su financiación, habida cuenta de que hoy se gasta en fármacos los mismo que en el año 2009, a pesar de que hay un 35 por ciento más de pacientes crónicos. Al tiempo que las ventas de medicamentos han caído entre 2010 y 2018 en 2.300 millones de euros, con una pérdida de 32 euros por ciudadano.

Francisco J Fernández
A vueltas con AiReF
Sobre el informe de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AiReF), conocido recientemente, Sellés observó dos cosas. En primer lugar, que su temática fue dirigida al consumo farmacéutico en oficinas de Farmacia. En un segundo aspecto, vio aconsejable que se cuente con todos los agentes del sector salud, antes de emitir conclusiones parciales. Posicionamiento que consideró deseable para el segundo informe cuya publicación ya está anunciada, y que versará sobre consumo farmacéutico hospitalario.

Esta reflexión sirvió al presidente de Farmaindustria para transmitir a los medios de comunicación que es fundamental difundir el valor de los nuevos medicamentos desde la medición de los resultados en salud. Al constatar también que la industria hace posible avances innegables frente a enfermedades neurológicas e inmunológicas, procesos oncológicos y Salud Mental, dentro de una trayectoria en la que el abordaje contra la hepatitis C, por ejemplo, es fuente inagotable de modelos y sin soslayar que aún quedan aspectos terapéuticos sobre los que hay que seguir trabajando.
Dentro y fuera de Farmaindustria
El director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, confió por su parte en que las compañías que no forman parte de la asociación asuman su parte de la devolución dineraria a la que el sector está obligada. Mientras que, en materia de biosimilares, aseguró que no son ni intercambiables. Por ello, pidió la separación de los lotes por marca y biosimilar, con primacía prescriptora del médico, a la vez que desaconsejó la prescripción por principio activo.
Presencia corporativa
Acompañaron al presidente y el director general la directora jurídica de Farmaindustria, Lourdes Fraguas; el subdirector general, Javier Urzay; y su director de comunicación, Francisco Fernández. Este último, que pronunció las palabras de bienvenida y despedida, agradeció la numerosa afluencia de medios, como muestra del permanente interés social que siempre tiene el mundo del medicamento y su efecto positivo sobre la salud.