Los anestesistas muestran su decepción por el rechazo de Sanidad al periodo formativo de cinco años

La CNEA ha remitido a Sanidad una carta donde expresa su malestar

Guardar

La Comisión Nacional de Anestesiología y Reanimación, CNEA, ha remitido una carta al Ministerio de Sanidad en la que expresa su “decepción” por no haber logrado el aumento del periodo formativo a cinco años, entre otras reivindicaciones de la especialidad. Según Juan Navia, presidente de la comisión, su lucha por la calidad de la docencia  ha quedado silenciada porque el Ministerio “ ha ido a su aire” y “no ha ayudado nada”.

En su misiva, la CNE deplora que a punto de finalizar su periodo de designación, su actuación ha sido calificada por los anestesiólogos españoles como inútil, “a pesar de las explicaciones y comunicaciones que hemos realizado sobre nuestra labor a lo largo de estos años, recogidas recientemente en ‘La Comisión Nacional de Anestesiología y el futuro de la especialidad’ ", disponible aquí.

Al decir de dichos profesionales, el motivo de esta descalificación proviene de la actuación del Ministerio de Sanidad que no ha tenido en cuenta, en ningún caso, las peticiones y la labor realizada por la CNEA en su obligación de mejorar la especialidad. Los hitos de esta situación se detallan a continuación.
Hitos de la situación
1. La CNEA, en su constitución el 1 de diciembre de 2005, recibió el encargo, acorde con la LOPS, de renovar el programa de la especialidad para que estuviera basado en competencias. La CNEA presentó antes de un año, en octubre de 2006, un programa basado en competencias de cinco años de duración, de acuerdo a las necesidades formativas de la especialidad y a las recomendaciones europeas, consensuado con la SEDAR y revisado por numerosos anestesiólogos españoles. El Ministerio de Sanidad ignoró el programa presentado y ha mantenido vigente el obsoleto programa de la especialidad de 1996, inadecuado para la formación de un anestesiólogo.

2. También recibimos, desde el Ministerio, la solicitud de incrementar la oferta formativa con la acreditación de nuevas unidades docentes para paliar el déficit de especialistas que habían denunciado las comunidades autónomas y que provocaba la contratación de médicos extranjeros sin título de Anestesia para ejercer en el sistema público de salud. A instancias del Ministerio, la CNEA incrementó de forma progresiva el número de unidades acreditadas, obviando, en algunos casos, el requisito de la existencia de Unidad de Reanimación en los nuevos hospitales docentes, por la promesa de unificación con la especialidad de Medicina Intensiva, según el modelo europeo. La promesa fue también incumplida. Se creó un grupo de trabajo que elaboró un documento confirmando la viabilidad de la unificación de las dos especialidades.

El documento enviado a las comunidades autónomas fue incluido en el orden del día de la Comisión Técnica Delegada de Recursos Humanos del 17 de enero de 2008, pero fue retirado, por decisión personal del entonces ministro de Sanidad Bernat Soria, pocos días antes de su discusión y nunca más se habló de él.

3. La CNEA aceptó incluir a la especialidad dentro del tronco médico, con la condición irrenunciable de ampliar su tiempo de formación a cinco años según las recomendaciones europeas, y una vez más, como muestra de colaboración y buena voluntad, participó en el estudio de las competencias troncales para elaborar el documento base de la futura comisión delegada del tronco médico. Esta solicitud de ampliación a cinco años fue reiterada de forma insistente sin obtener ninguna respuesta por parte del Ministerio, a pesar de los precedentes existentes de ampliación del periodo formativo, previa a la troncalidad, tanto de “Medicina Familiar y Comunitaria” como de “Oncología Médica”.

4. Acorde con la LOPS, la CNEA solicitó la creación de dos ACE multidisciplinares en Medicina del dolor y en Medicina de cuidados intensivos, y presentó una crítica razonada del informe, elaborado por la Comisión Permanente del Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud, que excluía a nuestra especialidad del ACE en Urgencias y Emergencias. El Ministerio de Sanidad no solo ha ignorado la creación del ACE en Medicina de Cuidados Intensivos sino que ha modificado el proyecto de real decreto de troncalidad introduciendo un nuevo requisito para la creación de ACE –que las competencias no puedan ser satisfechas a través de la formación en otras especialidades– que solo puede interpretarse como una intolerable pretensión de impedir un acceso multidisciplinar a los cuidados intensivos, en contradicción con las recomendaciones europeas y agravando el conflicto de competencias existente en España entre las especialidades de Anestesiología y Reanimación y Medicina Intensiva.
 Competencia central
Esta Comisión desea expresar de nuevo su convencimiento de la necesidad de ampliar el periodo formativo de la especialidad en cinco años como mínimo, dentro o fuera de la troncalidad, y de reconocer a los cuidados intensivos como una competencia central e ineludible de la formación de un anestesiólogo, sea como especialidad exclusiva de Anestesiología o con un acceso multidisciplinar como existe en Europa. Este hecho normalizaría la situación singular española, promovida por este Ministerio, que pretende mantener otra especialidad primaria en esta materia, de difícil justificación por ser una duplicación ineficiente, innecesaria y que contrasta con las recomendaciones europeas.
Demandas razonables
Finalmente, los anestesistas lamentan que que el Ministerio de Sanidad haya despreciado “el trabajo esforzado, lleno de ilusión y de buena voluntad de la CNEA en colaboración permanente con los objetivos ministeriales, ignorando de forma reiterada sus c de modificación de la especialidad para la mejora del sistema sanitario español y de acuerdo a las recomendaciones europeas”.

La carta está firmada en Madrid, a fecha de 13 de diciembre de 2013, por: Dr. Juan Navia Roque, presidente de la CNEA y jefe del Departamento de Anestesiología-Reanimación y Cuidados Intensivos del H.G.U. Gregorio Marañón de Madrid; Dr. Pablo Monedero Rodriguez, vicepresidente de la CNEA y director de la UCI de la Clínica U. de Navarra, profesor titular de Anestesiología y Reanimación de la U. de Navarra y Secretario de la Sección de Cuidados Intensivos de la Sociedad Española de Anestesiología y Reanimación.