see
see

Las reticencias sanitarias a la vacunación también son una amenaza mundial para la salud

Según la Sociedad Española de Epidemiología y la OMS

Guardar

La III Jornada sobre Vacunaciones, titulada 'Del control a la eliminación y erradicación de enfermedades mediante la vacunación', ha lanzado la advertencia de que las reticencias sanitarias a la vacunación también son una amenaza mundial para la salud, un argumento esgrimido tanto desde la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), entidad científica responsable del evento, como por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Pere Godoy
Estad alerta
El encuentro fue organizado por el Grupo de Trabajo de Vacunaciones de la SEE, con el apoyo del Instituto de Salud Carlos III y la Escuela Nacional de Sanidad (ENS), y congregó a más de 120 epidemiólogos y profesionales de la Salud Pública.

Durante las distintas intervenciones, se puso el foco en calibrar las reticencias que existen a la vacunación de enfermedades, como la parotiditis, el sarampión y la gripe, así como el impacto probable de esta última en la mortalidad general. Dio la bienvenida al aula Pittaluga de la ENS, donde se desarrolló la jornada, el presidente de la SEE, el doctor Pere Godoy.

Además de realizar las presentaciones protocolarias, Pere Godoy encontró llamativa la diferencia que existe habitualmente entre la vacunación por tos ferina en la mujer embarazada y la que se da en gripe, que suele ser mucho más baja, a pesar de ser crecientes las evidencias sobre lo idóneo de vacunar de la gripe a las futuras madres, por sus ventajas para ellas mismas y el feto.

Pilar Aparicio, Pere Godoy y Emilia Sánchez
Un grupo meritorio
En ese punto, Godoy alabó la labor del Grupo de Trabajo sobre Vacunaciones de la SEE, al insistir en que las vacunas son una herramienta fundamental para controlar, eliminar e incluso erradicar determinadas enfermedades transmisibles.

Además, el máximo representante de esta sociedad científica animó a estar vigilantes ante posibles focos de sarampión que pudieran afectar a personas nacidas después de 1970 y a la población infantil que no frecuente el sistema sanitario, un colectivo este último que, en su opinión, debería ser observado con especial interés desde los centros de salud.

Escoltaron a Godoy en su presentación la directora general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, Pilar Aparicio, y la subdirectora general del Instituto de Salud Carlos III, Emilia Sánchez.

Pello Latasa
Conocer la parotiditis
La primera mesa fue moderada por la responsable del Centro Nacional de Epidemiología, Josefa Masa, que aprovechó la ocasión para pedir más recursos para los sistemas de información aplicables a epidemiología y vacunaciones.

Seguidamente, Pello Latasa, que es responsable del Ministerio de Sanidad, aportó información sobre la parotiditis, enfermedad vírica que se caracteriza por la inflamación de la glándula carótida y la fiebre que genera cuando no se trata de casos asintomáticos.

Según Pello Latasa, esta patología bajó hasta escasos 20 pacientes por cada 100.000 habitantes, gracias a la vacuna triple vírica, aunque existen picos epidémicos periódicos por acumulación de personas susceptibles en la población, por lo que propuso una mayor ambición en los programas de Salud Pública.

Todo ello con pautas elementales, como el aislamiento de los pacientes una vez que se genere el pico. También, refirió Latasa que esta patología no se eliminó en ningún país de nuestro entorno, aunque sí sus complicaciones.

En general, este ponente confirmó que la tercera dosis de vacuna reduce el riesgo de enfermar en más del 70 por ciento de la población. A pesar de lo cual, reconoció que persisten interrogantes sobre la eficacia plena de la vacuna de la parodititis y la inmunidad que ofrece a lo largo del tiempo, además de sobre la separación entre las cepas circulantes y el carácter monotípico de dicha prevención. Paralelamente, la SEE recomendó que toda la población esté vacunada con dos dosis de triple vírica, que también protege contra el sarampión y la rubeola.

Noemí López-Perea
Sarampión de ida y vuelta
Noemí López-Perea, que ejerce como enfermera en el Centro Nacional de Epidemiología, explicó que aquellos países con inferiores coberturas vacunales contra el sarampión son las que, tradicionalmente, experimentan mayores brotes de esta patología.

En el caso español, refirió Noemí López-Perea que las altas coberturas de vacunación explican que el sarampión se dé principalmente en adultos jóvenes, dentro de brotes de escaso alcance, mientras que en Europa, en general, los grupos más vulnerables son los menores de edad cuando los programas vacunales no son suficientemente amplios, una población que podría fijarse en millón  medio de niños.

Sin embargo, también razonó López-Perea que España no debe bajar la guardia porque persiste el peligro del sarampión a tenor de lo insuficiente que sea la cobertura en la segunda dosis.

También ilustró esta ponente a los presentes con datos como los 155 casos de sarampión detectados en la Comunidad Valenciana en 2018, cuyo origen fue la población rumana residente o en tránsito, y los 47 tratados en Cataluña originados por ciudadanos chinos, franceses, británicos e indonesios en 2017, ya que los casos españoles de sarampión siempre tienen origen foráneo, mientras que su efecto es limitado por la protección general de la población española.

Jesús Castilla
Mortalidad y gripe
Jesús Castilla representó al Instituto de Salud Pública de Navarra (CIBERESP) y trajo a colación las 6.300 defunciones de la pasada temporada de gripe. En ese sentido, reparó en que, durante los meses de frío, hay hasta 2.000 fallecimientos más que en verano, con un incremento de la mortalidad que puede aumentar entre el 10 y el 20 por ciento durante las epidemias de gripe y que pueden subir entre el 2 y el 7 por ciento la mortalidad anual, según seguimiento estadístico de las defunciones semanales.

Pese a lo anterior, admitió Jesús Castilla que no hay relación directa entre gripe y muerte, aunque sí es evidente dentro de la secuencia causal que lleva al fallecimiento por otras causas, durante las epidemias de virus gripal.

Esta idea la argumentó Castilla afirmando que, a más gripe y bajas temperaturas, cadenas de causalidad más claras, con posible coincidencia de otros virus, que explican la aparición de infecciones respiratorias que pueden llevar a la muerte.

Josefa Masa
Funerarias en Navarra
Este ponente exploró la prevalencia de gripe en personas que mueren. Para ello, informó que se colaboró con una empresa funeraria asentada en toda la Comunidad Foral, después de realizar un reclutamiento que consistió en fallecidos hospitalizados con gripe diagnosticada, con diagnóstico mediante frotis nasofaríngeos y faríngeos realizados a los difuntos.

En el estudio se analizaron las semanas finales de la onda de gripe de 2016-2017, causada por el tipo gripe A (H3). Fueron cuatro semanas de la curva descendente, donde se apreció un 23 por ciento más de mortalidad que la mortalidad basal, mientras que en la onda 2017-2018, las 19 semanas mostraron un 25 por ciento más de mortalidad que en los meses sin gripe.

Finalmente, este epidemiólogo apreció una caída de la mortalidad del 14 por ciento en la onda de gripe de 2018-2019, aunque hubo positividad de mortalidad entre el 10 y el 20 por ciento.

Concluyó Castilla con la información de que, de las 494 personas fallecidas, 78 tuvieron gripe detectada post mortem, es decir, el 16 por ciento, con un total confirmado de 83, equivalente un 17 por ciento, donde el 53 por ciento estuvo ingresado en hospitales antes de morir.

José Tuells
Homenaje a Balmis
José Tuell, que es profesor de la Universidad de Alicante, resumió el itinerario científico y geográfico de Francisco Javier Balmis, entre Alicante, Madrid y México, desde sus orígenes como practicante, casado para evitar ir a filas y posterior cirujano militar, hasta llegar a protagonizar la primera campaña de inmunización internacional en la historia de la Salud Pública.

Escribió un libro de éxito sobre remedios vegetales para la sífiles, a oídas de un tal Beato Viana, en un contexto en el que se llevó a cabo el primer inoculado de la familia de Carlos IV, antes de la publicación del libro de Jenner sobre la viruela, en 1798. Y con influencia de la epidemia de viruela en ultramar, entre 1797 y 1802.

Tras dos años de viajes, tradujo un tratado de vacunología que fue censurado, para poner consulta, posteriormente, en la calle Montera de Madrid, donde vacunó gratis.

Posteriormente, Francisco Requena instó al Consejo de Indias a llevar la vacuna a América y, en respuesta, el médico guatemalteco José Felipe Flores, propuso una expedición con dos barcos para llevar vacas y niños con los que investigar, pero ganó el proyecto de Balmis.
Hijo de la Ilustración
Como relató José Tuells, la Real Expedición Filantrópica de la Viruela, que duró de 1803 a 1813, empezó con la salida del buque María Pita del puerto de La Coruña, y tuvo éxito en Canarias, en Puerto Rico, menos éxito, y en México, un éxito manifiesto que, luego, se extendió a Filipinas.

Elogió este profesor esta campaña como primer hito biopolítico internacional con efecto geopolítico, científico, de difusión de ideas y de gratuidad universal, mientras que la segunda expedición se envió para comprobar resultados y, de paso, para espiar los movimientos independentistas que ya afloraban en México.

Sobre Balmis añadió Tuells que fue cirujano de cámara y que contó con la admiración y el respeto científico de James Moore y el citado Jenner. Finalmente, y como curiosidad, defendió a Isabel Cendal como enfermera más heroica que la británica Florence Nightingale, denominada el Ángel de la Lámpara por cuidar a los heridos de la guerra de Crimea.

Vicente Martín
Reticencias en gripe
La segunda mesa fue presentada por Ángela Domínguez, que es profesora de la Universidad de Barcelona, y que aprovechó la ocasión para pedir una expansión de las políticas vacunales.

Vicente Martín, que es profesor de la Universidad de León, empezó estas segundas intervenciones con un acercamiento a las resistencias a la vacunación propia en los profesionales sanitarios.

Entre ellas, Vicente Martín citó los temores a hipotéticos efectos secundarios, las dudas sobre la efectividad de la vacuna o la banalidad de la gripe como enfermedad, además de los ecos de la pandemia N1H1, que aún trae un efecto fatiga, como se publicó en el número 57 la revista Preventive Medicine, fechado en 2013.

Este ponente detalló que dos de cada tres profesionales no se vacunan todavía pese a estar en un sistema universal y gratuito, con una mayor tasa de vacunación en la Comunidad Valenciana, donde se llega a un 50 por ciento de sus profesionales asistenciales vacunados.

Eva Borrás
Ginecólogos y matronas
La responsable de la Agencia de Salud Pública de Cataluña, Eva Borrás, afirmó que la vacuna de la gripe es una herramienta útil desde un deseable conocimiento de ginecólogos-obstetras y matronas.

No obstante, Eva Borrás calculó que, solo con muchos esfuerzos, se pudo aumentar la vacunación de mujeres embarazadas de un 5 por ciento original al 25,5 por ciento de vacunación actual.

Resumió Borrás un estudio realizado con 503 ginecólogos, que se vacunaron más que las matronas, con mayor participación en caso de convivir con personas mayores o con discapacida, además de tener en cuenta la posibilidad de lograr menos cesáreas y menos partos con bajo peso al nacer.

Como recomendación profesional de vacunación para la mujer embarazada, primó esta ponente el segundo trimestre de gestación, con el añadido de tétanos y hepatitis B. Detectó, además, que la formación sobre vacunación en los colectivos profesionales no subió del 37 por ciento en los cinco años previos, y que aún bajó al 21 por ciento en gripe.

Concluyó Borrás con la barrera que supone la falta percepción de riesgo, a pesar de lo cual, la recomendación de vacunar sí se traduce en vacunación efectiva en la población.

Jenaro Astray
Reticencias a corregir
El doctor Jenaro Astray, que representó al grupo de trabajo sobre Vacunación de la SEE, definió qué es reticencia a vacunarse, vaccine hesitancy-VH, como una de las amenazas para la salud global en 2019, según la OMS.

A continuación, Jenaro Astray comentó una encuesta dirigida a los asociados de la SEE y la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) con una escala de prevalencia ánimo no relacionado, que incluyó un cuestionario de 10 preguntas y seis ítems.

Se envió a 1.197 profesionales, de los que respondió un 29 por ciento, de edad madura y pertenecientes a distintas áreas de gestión sanitaria y epidemiología, con uso del modelo de triple "C" sobre complacencia, confianza y conveniencia, para determinar el exceso de confianza, la dependencia jerárquica y el aspecto económico y de accesibilidad, en la recomendación o no de vacunación por parte de los profesionales sanitarios.

De los resultados del estudio, según Astray, salieron propuestas de modificación conceptual, que eludan la desconfianza y medien en el gradiente que va de la aceptación al rechazo.