José A López Trillo, Ignacion González y Jesús Fermosel
José A López Trillo, Ignacion González y Jesús Fermosel

La SEGG presenta un manual para los que tienen mayores dependientes a su cargo

En colaboración con la Comunidad de Madrid

Guardar

Los presidentes de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y el de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), José Antonio López Trigo, han presentado este 4 de febrero un “Manual de habilidades para cuidadores familiares de personas mayores dependientes”, en la sede del Gobierno regional en la Puerta del Sol. La Guía será distribuida en atención primaria, en los servicios sociales de la Comunidad, en los ayuntamientos y entre todos aquellos que la necesiten.

José A López Trillo, Ignacion González y Jesús Fermosel

El presidente de SEGG, J. Antonio López Trigo, aseguró que la publicación que se presentaba- en realidad el último título de una trilogía precedida por la “Guía práctica de la ley de Dependencia” y el “Manual práctico de las 101 dudas más frecuentes sobre la Ley de Dependencia”- llegaba para dar cumplimiento al compromiso deontológico y al deber de cuidar a los mayores.Continuó argumentando que hasta ahora lo que se ha pretendido es alargar la vida y en se entra en otra etapa que trata de hacer la vida “más ancha”.
La tasa de discapacidad en España es del 8,5 por ciento
Las cifras más relevantes que desgranó es la de que en nuestro país la tasa global de discapacidad se sitúa en el 8,5 por ciento de una población con más de 600.000 personas con algún grado de discapacidad que viven solas en su casa. Otro dato de interés referido es el de que la tasa de discapacidad, entre los más de 350.000 personas mayores que viven en residencias, sobrepasa el 92 por ciento. Por lo que aseguró que SEGG apuesta por el envejecimiento saludable en todas su facetas. Se refirió a la colaboración prestada por la Comunidad de Madrid ( la coeditora es la consejería de Asuntos Sociales a través de la dirección general de Coordinación de la Dependencia) que ha hecho realidad esa guía práctica que en 13 capítulos explica de una forma gráfica (con dibujos) y sencilla las normas básicas para cuidar a una persona dependiente y cómo ha de auto-cuidarse el propio cuidador, tanto psicológicamente como en el aspecto físico. Antes de finalizar su intervención dijo esperar que esa colaboración con la comunidad madrileña sea solo el comienzo de otras formas de trabajar coordinadamente.

Como representante del amplio colectivo de familiares cuidadores, intervino Maite Iturriaga, quien relató la historia de su madre que recuperó la alegría de vivir desde el momento que comenzó a frecuentar un “Centro de Día” y de cómo, tras haber quedado tan discapacitada que ya no podía acudir a su cita con los amigos del centro, solicitaron una ayuda y que hoy está perfectamente asistida las 24 horas del día con una cuidadora, con unos hijos que aunque pendientes de la progenitora, no tienen que perder horas de trabajo o quitárselas a otras funciones.

La clausura del acto la hizo el presidente regional,  Ignacio González, ante el consejero de Asuntos Sociales, Jesús Fermosel, que se sentaba a su izquierda y que no pronunció palabra.
Los discapacitados madrileños y la gratuidad de los servicios
Resaltó el presidente madrileño el esfuerzo realizado para que la larga situación de crisis no afectara a los más colectivos más necesitados de ayuda “en las actividades más básicas del día a día” y a sus familias. De la Guía presentada destacó que pretende servir de orientación a las personas que tienen mayores y/o discapacitados a su cargo para que las cuiden mejor. En cuanto a la difusión de la misma apuntó a la atención primaria, a los servicios sociales de la Comunidad madrileña, a los ayuntamientos y a cuantos la necesiten.

Ignacio González aseguró que los mayores y dependientes de la Comunidad , “tanto en extensión como en calidad”, cuentan con  el mejor nivel de vida de España y que el 90 por ciento del presupuesto total de su gobierno regional se empleaba en bienestar social (sanidad, servicios sociales, educación, transporte público). Añadió que en el presente presupuesto el gasto social aumenta un 4 por ciento, unos 60 millones de euros más que el año anterior, completando la cifra con otros 63 millones aportados “para que las ayudas fueran recibidas en un tiempo razonable”. Por último resaltó que la única administración pública de España que mantiene la garantía de gratuidad a todas las personas con discapacidad es la de Madrid.