OMC portada
OMC portada

La preocupación por el sistema sanitario marca la toma de posesión del presidente de la OMC

Serafín Romero marca sus cinco grandes líneas de actuación

Guardar

La preocupación por el futuro del Sistema Nacional de Salud (SNS) marcó el acto de toma de posesión de Serafín Romero como nuevo presidente del Consejo General de Médicos (OMC), en cuya intervención reclamó que el Congreso de los Diputados conforme una comisión de expertos que proponga medidas de solución.

En la tarde/noche del jueves 30 de marzo, en el Gran Anfiteatro del Colegio de Médicos de Madrid (Icomem) se desarrolló el acto de toma de posesión de Serafín Romero como nuevo presidente del Consejo General de Médicos, la Organización Médica Colegial (OMC), cargo en el que sustituye a Juan José Rodríguez Sendín, después de que éste hubiera concluido sus ocho años al frente de la organización. En la mesa presidencial, junto a ambos, se encontraba la presidente del Congreso de los Diputados, Ana Pastor; la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, y el presidente del Icomem, Miguel A. Sánchez Chillón.
Convocatoria concurrida
Serafín Romero

Y, a uno y otro lado de la mesa presidencial, quienes podrían considerarse los invitados más significativos de la velada, entre quienes se encontraban cuatro expresidentes de la OMC (Ramiro Rivera, Isacio Siguero, Alberto Berguer y Guillermo Sierra); los consejeros de Sanidad de Madrid, Jesús Sánchez Martos, y de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz; el Secretario General de Sanidad, Javier Castrodeza; los directores generales de Farmacia, Agustín Rivero, y de Ordenación Profesional, Carlos Moreno; y el presidente de la mutua AMA, Diego Murillo.

En la primera fila del Gran Anfiteatro, un nutrido grupo de políticos de distintos partidos, representantes en el Congreso de los Diputados y en la Asamblea de Madrid, así como altos cargos de otras organizaciones profesionales (Carmen Peña, de Farmacia; Òscar Castro, de Dentistas; Florentino Pérez, de Enfermería; Fernando Carballo, de FACME, y Francisco Miralles, de CESM). Asimismo, fue significativa la presencia del presidente de Farmaindustria, Jesús Acebillo.
Todo según lo previsto
Tras la intervención del anfitrión, el presidente del Icomem, tomó la palabra Juan José Rodríguez Sendín quien, de entrada, aseguró que había salido todo según lo previsto y que, después de referirse a algunos de los logros y de agradecer toda la colaboración recibida, no dudó, en defensa del ejercicio médico, en manifestarse en contra de la eutanasia. Su intervención suscitó una gran ovación de los asistentes.

A continuación, se llevó a cabo la toma de posesión tanto de Serafín Romero, como presidente, como del nuevo tesorero, Jerónimo Fernández Torrente; del vicesecretario, José María Rodríguez Vicente; y de la vocal nacional de médicos de hospitales, Carmen Sebastianes. Todos ellos juraron.
Intervención de Serafín Romero
OMC expresiAnte todos los presentes, Serafín Romero expresó su “compromiso social” con el SNS, los profesionales y los pacientes. En su discurso, señaló que, pese a los problemas a los que se enfrenta actualmente la profesión médica, como la insuficiencia financiera de los sistemas de salud, las dificultades en la prestación de la asistencia sanitaria, los elevados costes de los medicamentos, la precariedad laboral de los médicos y la falta de perspectiva profesional, la profesión permanecía fiel a sus principios y valores, en defensa de la salud de los ciudadanos.

Su intervención giró en torno a las que consideró las cinco grandes líneas estratégicas sobre las que centrará las prioridades de su mandato: el modelo de Sistema Nacional de Salud, el médico, la Organización Médica Colegial, la profesión, los pacientes y los ciudadanos y sociedad.

Sobre el modelo de SNS, dijo que es el “gran patrimonio colectivo y un derecho irrenunciable de todos los españoles como modelo de equidad social y de solidaridad” y cuestionó si podrá seguir siendo sostenible con las “condiciones económicas restrictivas y de ajustes estructurales que hoy se le han impuesto”. Para el presidente de la OMC, el problema más grave del SNS es su sostenibilidad económica. Una situación a la que, según el presidente de la OMC, debe sumarse el “elevado precio de los medicamentos y de la tecnología diagnóstica”, por lo que mostró partidario de que Gobierno y CCAA se replanteen nuevas fórmulas que garanticen el acceso al medicamento de alto valor clínico y el mantenimiento sostenible del SNS.
Comisión de expertos y profesionales
Tras reiterar la necesidad de un acuerdo político sobre la Sanidad al máximo nivel que facilite las necesarias reformas del SNS, Romero propuso que el Congreso de los Diputados designe una Comisión de Expertos para analizar los principales problemas de organización y funcionamiento del SNS y proponga medidas de mejoras específicas que sirvan de referencia para las reformas legislativas y la acción de Gobierno que se precisa.

Asimismo, reclamó un pacto contra la precariedad de los profesionales, tanto en el ámbito público como en el privado. Denunció la precariedad en el empleo médico, tanto público como privado. En el público, con una “temporalidad injusta e evitable que está precarizando la profesión” y, en el privado, con un “abuso de las compañías aseguradoras que imponen honorarios indignos”.

Y, entre otros aspectos, el presidente de la OMC expresó también  su intención de “afrontar decididamente la regulación de los conflictos de intereses” que aparecen muy a menudo en la práctica profesional del médico, así como elaborar “políticas de gestión de los errores médicos, transparentes y comprometidas en pro de la calidad y la seguridad”.

OMC General

Asimismo, se mostró a favor de establecer alianzas con las asociaciones de pacientes y a compartir espacios con otras profesiones sanitarias, particularmente, con la enfermería, a la que denominó “nuestra profesión hermana”. Al respecto de otros colectivos, dijo que no admite más demora “buscar lo que nos une, desde el debate profesional y sosegado, analizando los nuevos espacios competenciales desde la rigurosidad” porque la no resolución “nos aleja de la realidad asistencial y nos avoca a la confrontación interesada y al deterioro de nuestras corporaciones”.

Por otro lado, Serafín Romero habló de la “enorme segmentación” de los médicos en España con casi 50 especialidades médicas y cerca de 200 subespecialidades y áreas de alta especialización, cada una con su pequeño universo de técnicas, tecnologías y moléculas.

Y realizó una referencia muy positiva a la Atención Primaria, pero lamentó que la evolución entre el “excesivo hospital centrismo y la contracción económica que en la segunda década de este siglo trajo la austeridad y la crisis, han castigado doblemente la Atención Primaria”.
Pacto de Estado
Por su parte, la ministra de Sanidad aseguró que la Sanidad era un sector prioritario del Gobierno. Se refirió al Pacto del Estado, sobre cuya consecución mostró un cierto optimismo. También anunció el baremo de daños sanitarios, al tiempo que comunicó la inminente convocatoria, para después de la Semana Santa, del Foro de la Profesión Médica.

Finalmente, la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, que insistió en su carácter de médico en varias ocasiones, comenzó su intervención subrayando que la historia de España estaba unida a la Medicina. Y, dirigiéndose a Dolors Montserrat, aseguró que el Ministerio de Sanidad era el más importante del Gobierno.

Pastor, al referirse a la labor de Rodríguez Sendín al frente de la OMC, subrayó que había conseguido la unificación de la profesión, haciendo una asamblea compacta y plural al mismo tiempo.