visionart-2020-novartis
visionart-2020-novartis

La población española se expone a una pérdida masiva de visión por degeneración macular

Según Visionart 2020, evento patrocinado por Novartis

Guardar

La edición 2020 de Visionart, que indaga el futuro científico de la retina según la patología de la mácula, con el patrocinio de la compañía farmacéutica Novartis, ha advertido de que la población española se expone a una pérdida masiva de la visión por el auge de la degeneración macular en la retina humana y por la falta de medios universales para detectarla y tratarla tempranamente.

Este encuentro acreditó su vocación de fusionar la Medicina de la retina y el arte, dado que la sesión del día previo se centró en la práctica clínica real, e incluyó una cena de trabajo y un torneo de imágenes de alteraciones de la parte de la retina que constituye la mácula.

Jordi Monés
Visión de futuro
Como una de las directoras científicas del encuentro, la doctora Marta S. Figueroa, inauguró la jornada con un breve diálogo establecido con Nova, que es un personaje de realidad virtual.

Acto seguido, el doctor Jordi Monés i Carilla, que es también director científico de Visionart, elogió la trayectoria científica y clínica del primer ponente del día, presentación que acompañó en el debate posterior con la recomendación de hacer retinografías antes de que surjan los síntomas en la población que cumple años, al estilo de lo que se hace en glaucoma, patología en la que se mide la tensión ocular sin esperar a las señales de alarma.

Este oftalmólogo también concedió importancia a la degeneración intermedia, en sus distintos grados, como aspecto aún no conocido por todos los facultativos en sus repercusiones clínicas.

En su calidad de tercer director científico de esta cita con la Oftalmología, aunque en plano de igualdad con Marta S. Figueroa y Jordi Monés, el doctor Roberto Gallego recibió de Nova el encargo de preguntar a los ponentes sobre la importancia del diagnóstico precoz, ya que el objetivo de todo tratamiento en este campo es conservar la función visual.

Roberto Gallego, que llevó el peso de las preguntas en la primera etapa de la jornada, pidió cuanto antes mayor capacidad de microperimetría en las consultas, aunque el gold standard en DMA se mantiene en la agudeza visual corregida, según replicó el doctor Alfredo García-Layana, que es oftalmólogo de la Clínica Universidad de Navarra, en el turno de preguntas.

SriniVas R. Sadda
Actualización en degeneración macular
Como ponente internacional invitado, el profesor SriniVas R. Sadda vinculó la degeneración macular a la edad, por atrofia en la vasculacización que conlleva lesión y cicatrización en la mácul, un problema de la visión que empieza en áreas superiores a las 63 micras y en el que tienen especial importancia las lesiones visibles con dispositivos de Tomografía de Coherencia Óptica (OCT).

SriniVas R. Sadda ubicó esta enfermedad en el 90 por ciento de la población con más de 65 años, según el estudio ocular de Beaver Dam, a partir de pequeñas salpicaduras abultadas en el tejido que se denominan drusas, o drusen en inglés, como resaltes calcificados. Además, mostró ejemplos de esta patología, también muy caracterizada por la atrofia y la cicatrización que se produce en la zona.

Como conclusiones, Sadda situó esta patología desde el tamaño medio de las drusas, con la ventaja que supone utilizar la tecnología de imagen OCT sin descartar que pueda ser contraproducente para futuras estratificaciones de este problema de salud tan frecuente y en expansión. A ello, sumó interesantes reflexiones finales sobre el uso de OCT y OCT-A en neovascularización, con alusiones a la proliferación angiomatosa retineana.

José Luis Olea Vallejo
Afinar el diagnóstico
El doctor José Luis Olea Vallejo, que ejerce como oftalmólogo en el Hospital Universitario Son Espases de Palma de Mallorca, dio gusto a Nova al explicar el estado actual de los diagnósticos. Tras cualquier pérdida de agudeza y líneas torcidas en la retícula de Amsler, se pasa al primer escalón diagnóstico con preguntas sobre el escotoma y las metamorfosias. A continuación, se procede a un fondo de ojo y el uso de OCT, que puede mostrar hemorragias y exudaciones con síntomas de actividad en la zona, con gran interés del líquido retiniano.

Así, la OCT permite distinguir entre los tres tipos de degeneración macular senil, para detectar los posibles depósitos. José Luis Olea Vallejo razonó que los diagnósticos tempranos no sirven de nada si las unidades clínicas no disponen de OCT rápidas, además de insistir a los médicos de Familia en que pueden utilizar una rejilla de Amsler en aplicación móvil.

Alfredo García-Layana
Preguntar al paciente
Por su parte, Alfredo García-Layana apuesta por preguntar al paciente para conocer su situación física y emocional, dado que la degeneración macular tiene muchas veces impacto en la Salud Mental.

Este es un objetivo que se puede conseguir, si hay tiempo suficiente en consulta, mediante el cuestionario B_IVI de 15 preguntas, aunque esto no implica renunciar nunca a la determinación de la agudeza visual monocular, aunque las personas suelen preferir la binocular, momento en que destacó, además, el criterio ETDRS en casos de degeneración húmeda, además de hacer otras alusiones a la atrofia geográfica

Mientras, el doctor Juan Manuel Cubero Parra, que es oftalmólogo del Hospital La Arruzafa de Córdoba, se ciñó a magnitudes como el espesor macular central (EMC) y los fluidos subretimiano (FSR) e intrarretiniano (FIR) para conocer la tomografía de la degeneración macular con deterioro de la agudeza visual.

Rosa Dolz-Marco
Rupturas de epitelio
Durante su turno, la doctora Rosa Dolz-Marco, que es oftalmóloga de la Clínica Oftalvist de Valencia y Albacete, se refirió a los fenotipos en los desprendimientos en el epitelio pigmentario, de los que se clasifican las drusas blandas y otras tipologías, con la encomienda para sus compañeros de especialidad de buscar depósitos pigmentarios vía OCT por migración de células que se descuelgan de su ubicación sana.

En ese punto, estima Rosa Dolz-Marco que la OCT-A puede perfeccionar el diagnóstico de los componentes serosos o vasculares de las lesiones que representen un riesgo manifiesto de ruptura para el epitelio. Acerca de los desprendimientos vasculares, indicó el uso de la angiografía, sin renunciar al análisis histológico

Laura Sararols Ramsay
Apuntes tomográficos
A continuación, la doctora Laura Sararols Ramsay, que es oftalmóloga del Hospital General de Cataluña, en la localidad barcelonesa de Sant Cugat del Vallés, se centró en las relaciones que hay entre la tomografía y la pérdida de agudeza visual.

Eso es algo que solo es posible discernir cuando se conoce a fondo la estratigrafía de la retina sana, a partir de la cual se puede observar la fibrosis y el grado de agravamiento la atrofia.

Para todo ello, Laura Sararols Ramsay se centró en la membrana intrarretiniana, sin llegar a descartar que haya lesiones aparentes coexistiendo con visión normal reportada por el paciente. Además, recomendó vigilar la zona foveal, junto a usar marcadores y evaluar la neovascularización de la zona afectada.

José María Ruiz Moreno
Mejor OCT que angiografía
Como último interviniente en esta tanda de ponentes, el profesor José María Ruiz Moreno, que es oftalmólogo del madrileño Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda, abundó en la discusión sobre los neovasos dentro y fuera de la retina.

Esro es algo que considera este ponente que es posible conocer, sin recurrir a procedimientos invasivos, aunque relativizó, por otro lado, la utilidad clínica de la angiografía para determinar si los casos detectados corresponden a los patrones de medusa, alga, árbol muerto o glomerular.

Todo ello desde la opinión de que conseguir imágenes bonitas no debe desviar la atención de la utilidad clínica de unos pacientes que suelen llevar muy mal su deterioro de la visión.

Por ello, José María Ruiz Moreno se mostró más partidario de la OCT-A que de la angiografía, porque describe la actividad neovascular, calibra el efecto del tratamiento antiangiogénico y permite la determinación de MNV quiescentes o inactivas, además de señalar los casos exudativos.

Marta S. Figueroa
Adelantarse a  los años
Tras la pausa-café, los dos directores científicos varones del encuentro, con Figueroa por delante, condujeron la mesa centrada en los avances en el abordaje de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), una patología en la que, según la participante virtual Nova, como un remedo de la Alexa que ya mora en cada vez más hogares, es necesario conocer bien para fijar sus distintos tipos,

El doctor Enrique Cervera Taulet, que es oftalmólogo del Hospital General Universitario de Valencia, analizó los tipos de membranas y la trama reticular de la vascularización, además de la actividad que puede llegar a la hemorragia retiniana.

Además de reivindicar la angiografía para algunos casos de degeneración, Enrique Cervera Taulet estima que la Proliferación Angimatosa Retiniana (RAP) puede ser asintomático, junto a adentrarse en las vasculopatías coroideas polipoideas visibles con la prueba diagnóstica la AGF-IV.

En segundo lugar, el doctor Óscar Ruiz Moreno, que es oftalmólogo del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza, se concentró en los casos de RAP en una escalada temporal del siglo XXI, que le permitió hablar de variantes como la CRAP.



Este ponente apuesta por los diagnósticos multimodales para localizar membranas ocultas. Desde la primacía de la OCT, ve concordancia entre los diagnósticos por esta tecnología y la ICG, donde la primera define mejor las lesiones de flujo continuo en el plexo, al ser también muy útil al detectar quites y alteraciones vasculares.

En el plano terapéutico, Óscar Ruiz Moreno transitó de la terapia fotodinámica clásica a los antiangiogénicos como Ranibizumab, cuyo importante beneficio clínico se ve al poco tiempo de su administración, a pesar de que reconoció que, para un rango entre el 23 y el 60 por ciento de los casos, el RAP tiene mal pronóstico por llevar inevitablemente a la atrofia, como confirmó Maruyama en 2019.

Acto seguido, el doctor Santiago Abengoechea Hernández, que es oftalmólogo del Centro de Oftalmología Barraquer de Bacelona, disertó sobre la combinación de Verteporfin con fotodinámica, con respuesta superior al 50 por ciento, junto a otros ejemplos del uso de antiangiogénicos, aparte de lo cual, remitió a los presentes a profundizar en los resultados de los estudios Everest II, Harrier y Hawk.

Roberto Gallego
Líquidos de la retina
El doctor Luis Arias Barquet, que es oftalmólogo del barcelonés Hospital Universitario de Bellvitge, aconsejó la eliminación del líquido intrarretiniano porque siempre es preferible tener una mácula seca que húmeda, especialmente, si ese liquido y sus quistes coinciden con el líquido subrretiniano, al tiempo que elogió los resultados de Brolicizumab para, posteriormente, explicar un caso de terapia intravítrea mediante inyecciones.

Un poco más adelante en el curso de la jornada, la doctora Erika Vázquez Cruchaga, que es oftalmóloga del vizcaíno Hospital de Galdakao-Usansolo, actualizó para los presentes datos sobre los puntos hiperreflectivos que pueden aparecer dentro de la retina, además de células disociadas y entubadas, como signos de progresión en la enfermedad.

Cerraron este bloque de intervenciones los doctores Maximino José Abraldes López-Veiga, que es oftalmólogo del coruñés Complejo Hospitalario de Santiago de Compostela (CHUS), y José Juan Escobar Barranco, que es oftalmólogo del Hospital Dos de Maig de la Cruz Roja de Barcelona.

Entre los dos, se refirieron a las nuevas moléculas (KSI-301, OPT-302, Risuteganib y Brimonidina DDS) y  dispositivos, como el Port Delivery System (PDS) de liberación lenta, para la degeneración macular, además de las prudentes, aunque esperanzadas, ilusiones depositadas en Faricimab, Abicipar pegol y el ya aprobado por la Agencia Estadounidense del Medicamento (FDA) Brolucizumab y sus dominios variables responsables de unirse a la diana, en metáfora arriesgada de uno de los ponentes, con los CDR de Cataluña, que lo bloquean todo.

Por último, y en sesión vespertina, se desarrolló una tercera mesa que puso la mirada en el futuro de la retina, con la participación de otros ponentes igualmente relevantes en el mundo clínico e investigador.