La ONT y la Sociedad Internacional piden un sistema para notificar casos de turismo de trasplante

De carácter obligatorio

Guardar

La Sociedad Internacional de Trasplantes (TTS) y la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) han organizado, en Madrid, un encuentro en el que los profesionales que lo protagonizaron indicaron que es necesario "un sistema de notificación obligatorio de casos de turismo de trasplante".

ontEste evento, que reunió en la capital de España a sanitarios de un total de 25 países, sirvió para que los mismos debatieran en relación con "las medidas que deberían establecerse cuando exista la sospecha o la certeza de un caso de turismo de trasplante y para prevenir esta práctica". Así, "analizar el turismo de trasplantes y las medidas para prevenir que los viajes para trasplantes se realicen en condiciones ética y legalmente inaceptables", fueron los objetivos de esta jornada.

El turismo de trasplante es "el viaje de donantes, receptores o profesionales para trasplante cuando éste implica el tráfico de órganos o su comercialización, o cuando los recursos dedicados a trasplantar a pacientes extranjeros compromete la capacidad de un país de ofrecer servicios de trasplante a su propia población", manifestaron los miembros de la TTS.

En este contexto, los profesionales de esta organización de ámbito mundial declararon que el turismo de trasplante "se reconoce como un problema universal, con implicaciones éticas, legales y de salud pública, cuya dimensión y características están todavía poco definidas, y su abordaje poco organizado y estructurado".

Ante ello, la recomendación de establecer este sistema "se extiende a los distintos Gobiernos y a las organizaciones nacionales de trasplantes", prosiguieron los representantes de la TTS, que reclamaron que la información registrada a nivel nacional "sea recopilada a nivel internacional en el Observatorio Global de Donación y Trasplante".
Necesidad de prevenir riesgos para la salud pública
Los sanitarios de la Sociedad Internacional continuaron en esta línea al exponer que la creación de este sistema de notificación "se sustenta en aspectos legales y éticos, pero también en la necesidad de prevenir riesgos para la salud pública". "La evidencia científica demuestra que entre un 40 por ciento y un 70 por ciento de los turistas de trasplante desarrollan al menos una complicación infecciosa y, de ellos, entre un 20 por ciento y un 50 por ciento, una infección mortal", explicó.

"La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que entre un 5 por ciento y un 10 por ciento de los trasplantes en el mundo se realizan bajo alguna forma de comercialización o son ética y legalmente inaceptables", aseguró la TTS, que concluyó afirmando que el sistema de notificación y su vínculo con el Observatorio "permitiría evaluar la dimensión del problema de manera más precisa, identificar los países implicados y monitorizar esta actividad".