La OMS pide exenciones durante emergencias en el uso de medidas sobre medicamentos controlados

para facilitar el acceso a estos fármacos

Guardar

2021-nuevos-medicamentos-620x250
2021-nuevos-medicamentos-620x250
La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han pedido a los Gobiernos que faciliten, en situaciones de emergencia, el acceso a los medicamentos que contienen sustancias controladas, incluso durante las pandemias, a través de "enmiendas, exenciones o nuevas disposiciones que permitan una mayor flexibilidad en el uso de medidas de control".

Según la OMS, "se han reportado más de 7.348 desastres en las últimas dos décadas, de los cuales se estima que el 40 por ciento están relacionados con el clima, según los informes de las Naciones Unidas. El impacto de su creciente número combinado con la persistente pandemia de la Covid-19 crea un panorama complejo para garantizar el acceso a medicamentos controlados en situaciones de emergencia", indica.

Este organismo señala que "hay un aumento de la demanda de medicamentos fiscalizados en las respuestas de emergencia" y que, desde el comienzo de la pandemia, identificó "más de 20 medicamentos con escasez a nivel mundial, incluidos cuatro que contienen sustancias controladas que se utilizan en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) para el tratamiento de casos graves de Covid-19".

Los países de ingresos bajos y medianos "a menudo se ven afectados de manera desproporcionada por la escasez", en parte por "su poder adquisitivo relativo en los mercados internacionales de medicamentos" y, por otro lado, "porque los sistemas especializados para gestionar los medicamentos controlados no siempre admiten suficientes excepciones para las emergencias", explican desde esta institución.
Alianzas y flexibilidad
En este sentido, la OMS insiste en "acciones urgentes para garantizar que los sistemas nacionales mejoren el acceso a los medicamentos controlados", entre ellas "alianzas mejoradas, incluida la dependencia de las agencias humanitarias relevantes para llevar a cabo ciertas actividades en nombre de los Gobiernos", y "flexibilidades que garantizarían el uso seguro, oportuno y apropiado de los medicamentos fiscalizados en situaciones de emergencia, incluidas soluciones provisionales y a largo plazo".