La OMS incluye el 'burnout' y la adicción a videojuegos en su lista internacional de enfermedades

La "incongruencia de género" ya no será un trastorno mental

Guardar

OMS
OMS
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha actualizado su Clasificación Internacional de Enfermedades e incluye, por primera vez, trastornos como la adicción a los videojuegos y el 'burnout' -síndrome del trabajador quemado- en esta lista, además de trasladar del apartado de Salud Mental al de Salud Sexual a la "incongruencia de género" -transgénero-.

La Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Relacionados (ICD) es la base de las estadísticas de salud de la OMS. Esta mapea la condición humana desde el nacimiento hasta la muerte: cualquier lesión o enfermedad que se encuentre y cualquier cosa de la que una persona pueda morir está codificada.

Los códigos ICD pueden tener una enorme importancia financiera, ya que se utilizan para determinar dónde invertir mejor los recursos cada vez más escasos. En países como Estados Unidos, estos códigos son la base de la facturación de los seguros de salud y, por lo tanto, están vinculados de manera crítica con las finanzas de la asistencia médica.

Esta nueva versión de la clasificación es la primera revisión en una década, e incluye cambios importantes, como los mencionados. Por primera vez, la OMS clasifica el "gaming dissorder", es decir, el trastorno relacionado con los videojuegos, como una adicción y, por tanto, a partir de ahora se podrá medir cuánta gente está afectada por ello.

Además, y también por primera vez, la lista incluye el 'burnout' como enfermedad. Según este organismo internacional, el agotamiento es un síndrome conceptualizado como resultado de estrés crónico en el lugar de trabajo que no se manejó con éxito. Se caracteriza por tres dimensiones: sentimientos de agotamiento o agotamiento de la energía, aumento de la distancia mental del trabajo o sentimientos de negativismo o cinismo relacionados con el trabajo y eficacia profesional reducida.
Cambios de categorías
Por otro lado, hay modificaciones de las categorías en las que se incluyen las enfermedades. Es el caso del accidente cerebrovascular, cuyos pacientes estuvieron presionando durante mucho tiempo para que pase de las enfermedades circulatorias, donde estuvo durante seis décadas, a ser una neurológica, donde ahora se encuentra en la CIE-11.

Además, incluye también por primera vez la Medicina tradicional en la clasificación. "Un punto crítico para comprometerse con el ICD es que la inclusión o exclusión no es un juicio sobre la validez de una condición o la eficacia del tratamiento. Por lo tanto, la inclusión por primera vez de la Medicina tradicional es una forma de registrar los datos epidemiológicos sobre los trastornos descritos en la antigua Medicina china, comúnmente utilizada en China, Japón, Corea y otras partes del mundo", justifica la OMS.

"La incongruencia de género también se ha movido de los trastornos mentales en el ICD a condiciones de salud sexual. El fundamento es que si bien la evidencia ahora es clara de que no es un trastorno mental y, de hecho, clasificarlo en esto puede causar un enorme estigma para las personas transgénero, existen necesidades de atención médica importantes que se pueden satisfacer mejor si la condición se codifica bajo el ICD", prosigue este organismo internacional.

La OMS, además, hace un repaso de ciertos códigos que están incluidos en esta lista y que, en general, son desconocidos. Entre estos se encuentra la muerte por congelación, "ser golpeado por una nave espacial", ser víctima de un rayo y trastorno por "acaparamiento", es decir, acumular demasiadas cosas.