img_20161028_105337.jpg
img_20161028_105337.jpg

La mitad de los médicos de AP no prescribe nuevos anticoagulantes por la presión administrativa

A pesar de su seguridad y eficacia, reiterada en el 38 congreso de SEMERGEN

Guardar

Los nuevos Anticoagulantes de Acción Directa (ACOD) han demostrado la misma eficacia que sus predecesores con una mayor seguridad, pero la mitad de los médicos de Atención Primaria no los prescribe por presiones de la Administración y, cuando lo hacen, lo hacen en dosis bajas que no logran la eficacia que se les supone; estas fueron las conclusiones de una nueva jornada del 38 Congreso Nacional de SEMERGEN, que en esta ocasión abordó el reto que supone para los pacientes y los médicos vivir con la anticoagulación.

"El 54 por ciento no prescribe por la presión que recibe desde la Administración", aseguró el vicepresidente segundo de SEMERGEN, Sergio Cinza, que presentó los resultados de una serie de encuestas sobre los nuevos anticoagulantes que realizó la Sociedad a más de 300 médicos asistentes a sus talleres formativos en un plazo de tres años.

De los médicos que trabajan con pacientes que coagulan mal, Cinza destacó que "sólo el 25 por ciento se plantea cambiar de estrategia, pero este cambio suele ser un ajuste de la medicación", que, en la mayoría de los casos, suele tratarse de antivitamina K, sintrom o warfarina.

Para que este cambio de estrategia sea más fácil para los médicos, SEMERGEN diseñó una aplicación, ACO+, que con tres módulos de formación, herramientas y comunicación permitirá a los médicos introducir parámetros del paciente y recibir recomendaciones sobre su tratamiento más adecuado, compartir dudas con otros médicos o comités científicos y consultar bibliografía sobre los nuevos anticoagulantes.
Seguros y eficaces
Los nuevos -aunque ya son diez años de experiencia con este tipo de fármacos- anticoagulantes "son igual de eficaces que la warfarina, pero sobre todo lo que son es más seguros", afirmó por su parte el jefe de servicio y coordinador de la Unidad de Ictus del Hospital Universitario de la Princesa de Madrid, Jose Vivancos Mora, que añadió que estos medicamentos reducen hasta en un 70 por ciento el riesgo de sufrir una hemorragia cerebral en estos pacientes.

Para Vivancos Mora, "estamos asistiendo a una mala utilización de estos ACOD", puesto que, en casos como el apixaban, se están prescribiendo en dosis hasta siete veces más bajas que las utilizadas en los estudios, lo que requiere una "llamada de atención", a juicio de este profesional.
Eficacia en dosis mayores
La misma opinión expresó la investigadora del Technical University of Munich, la doctora Sylvia Haas, quien presentó resultados de los estudios ROCKET, XANTUS -pacientes en la vida real- y GARFIELD.

Para la doctora Haas, la dosis recomendada de estos fármacos es de 150 mg, ya que "la eficacia se ha demostrado con las dosis mayores". "Estamos perdiendo eficacia", prosiguió Haas, en referencia a las bajas dosis administradas, que, tal y como aseguró, en ocasiones no llega a ser ni placebo. "Me da vergüenza que en estos momentos aún no sepamos utilizar los anticoagulantes de manera adecuada", concluyó la investigadora alemana.
Inequidad en el acceso al fármaco
"No es ético que no informemos a nuestro paciente sobre el tratamiento adecuado", valoró el doctor Vivancos. Este tratamiento adecuado muchas veces no está dentro de los financiados por el sistema sanitario público de salud, pero los médicos son responsables de, al menos, ofrecer al paciente la oportunidad de que valore si quiere financiarlo por su cuenta.

Esta falta de acceso a los nuevos fármacos anticoagulantes es, para Vivancos, "el ejemplo más claro de inequidad" entre las comunidades autónomas de España. Pacientes como los de la Comunidad de Madrid no pueden recibirlos, por lo que en algunas ocasiones llegan a tener que desplazarse a otras comunidades para acceder a un fármaco que es seguro y eficaz, según reiteraron los profesionales, pero que la Administración no cree oportuno prescribir con normalidad.

Así lo lamentó el presidente de SEMERGEN, José Luis Llisterri, quien se encargó de presentar y cerrar la mesa. "Qué triste que tengamos que esperar a que salga el genérico para que podamos prescribir un fármaco que salva tantas vidas", concluyó.