La Justicia Europea desaprueba renovación sucesiva de contratos temporales en la sanidad española

Asegura que contribuye a la precariedad

Guardar

El Tribunal de Justicia Europeo ha emitido sendas sentencias sobre la normativa española referente a la renovación sucesiva de contratos temporales que atienden a necesidades permanentes sin ser reconocidos como tal, una de ellas dirigida al Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) y otra al Servicio Vasco de Salud (Osakidetza), que según dicho tribunal "contribuye a la precariedad".

logo_curiaEl abogado general de la Curia, Michal Bobek, emitió una sentencia sobre un litigio entre María Elena Pérez López y el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), "en relación con la calificación jurídica de su relación de servicio, que ha adoptado la forma de sucesivos nombramientos de duración determinada como miembro del personal estatutario temporal eventual de dicho Servicio".

El SERMAS contrató a María Elena Pérez López como enfermera en el Hospital Universitario de Madrid durante el período comprendido entre el 5 de febrero y el 31 de julio de 2009, en un principio. Su nombramiento indicaba como causa justificativa la "realización de servicios determinados de naturaleza temporal, coyuntural o extraordinaria". Sin embargo, ese nombramiento "temporal" se renovó hasta en siete ocasiones.

Tal y como explica el tribunal europeo, un poco antes de la expiración de su último nombramiento, en marzo de 2013, la Administración le notificó, en paralelo, su cese inmediato y su nuevo nombramiento, de modo que prestó servicios de manera ininterrumpida para el hospital entre febrero de 2009 y junio de 2013. Fue entonces cuando la enfermera interpuso un recurso contra la resolución de cese, pues a su juicio "sus sucesivos nombramientos no tenían por objeto responder a necesidades coyunturales o extraordinarias de los servicios de salud, sino que en realidad correspondían a una actividad permanente", y en ese caso tendría que recibir indemnización adaptada a su condición de indefinida.

Por ello, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 4 de Madrid solicitó a la Curia que se pronunciara sobre si la norma española que permite la renovación de nombramientos de duración determinada en el sector de los servicios de salud es contraria al Acuerdo marco europeo sobre el trabajo de duración determinada (acuerdo en virtud del cual los Estados miembros deberán introducir medidas para prevenir los abusos derivados de la utilización de sucesivos contratos o relaciones laborales de duración determinada y evitar de este modo la precarización de la situación de los trabajadores por cuenta ajena).
Déficit de personal fijo
Con la sentencia publicada por la Curia, el Tribunal de Justicia declara que el Derecho de la Unión se opone a la norma nacional que permite la renovación de nombramientos temporales para atender necesidades temporales en materia de personal, cuando estas necesidades son en realidad permanentes.

"En el caso de la Sra. Pérez López, sus sucesivos nombramientos no parecen responder a meras necesidades temporales del empleador. Tal renovación de nombramientos de duración determinada genera una situación de precariedad que la Sra. Pérez López no es la única en sufrir, habida cuenta del déficit de personal estatutario fijo en el sector sanitario de la Comunidad de Madrid", declara el tribunal.

El Tribunal de Justicia señala que la Administración pública española no tiene obligación de crear puestos estructurales y que le está permitido proveer los puestos mediante el nombramiento de personal estatutario temporal interino, sin que exista una limitación en cuanto a la duración de los nombramientos ni en cuanto al número de sus renovaciones. "De ello se desprende que la situación de precariedad de los trabajadores se convierte en permanente", concluye la Curia, que sentencia de igual manera el recurso interpuesto contra el Servicio Vasco de Salud.

De esta manera, la Curia resalta lo peligroso de la "utilización abusiva de sucesivos contratos de duración determinada", pues puede contribuir a la "situación de precariedad" y convertir en "excesivamente difícil el ejercicio de los derechos que le confiere el ordenamiento jurídico de la Unión".