docobo-zaballos-porrero-valle-hidalgo
docobo-zaballos-porrero-valle-hidalgo

La Cirugía Mayor Ambulatoria permite ahorros del 30 y 40 por ciento

A pesar de la alta tasa de intervenciones suspendidas

Guardar

El duodécimo Simposio Nacional de la Asociación Española de Cirugía Mayor Ambulatoria (ASECMA) ha establecido que, a pesar de que la tasa de suspensiones de operaciones de Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA) en España es alta; este tipo de intervencionismo quirúrgico permite ahorros que oscilan entre el 30 y el 40 por ciento de los costes debidos a las mismas operaciones cuando se realizan con ingresos hospitalarios.

El encuentro sirvió para evidenciar las diferencias sobre CMA entre las distintas comunidades autónomas, la falta de sistemas de información oficiales fiables y la necesidad de potenciar este recurso de la sostenibilidad, a través de Atención Primaria y Enfermería.

Luis Antonio Hidalgo Grau
Ahorro de costes
El presidente de ASECMA, el doctor Luis Antonio Hidalgo Grau, señaló la CMA como uno de los pilares de la sostenibilidad de los sistemas sanitarios de los países desarrollados y, de manera progresiva también, de los países que en el pasado formaron parte del Bloque del Este. Para él, la CMA permite ahorro de costes que, al final de los procedimientos, confirman la liberación de recursos para otros fines sanitarios.

Desde su condición de especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo del barcelonés Hospital de Mataró, Luis Antonio Hidalgo Grau afirmó que no es posible conocer con precisión las unidades de CMA que hay en España. Aunque podrían ascender en la actualidad a las 400, según calculó, considera que sólo hay una centena de ellas, confirmadas de manera oficial.

Sin embargo, este ponente añadió que los datos del Ministerio de Sanidad hablan de una ambulatorización quirúrgica, sin ingreso para los pacientes, de un 48 por ciento, un porcentaje que sitúa al país lejos del 75 por ciento de Dinamarca y del 80 por ciento de Canadá y Estados Unidos. Como permanente reclamación de su sociedad médica, creada en 1992, volvió a pedir un sistema de acreditación de la calidad de las unidades de CMA.

Fernando Docobo Durántez
La Declaración de Pekín
El presidente del comité científico del simposio, el doctor Fernando Docobo Durántez, situó la CMA entre las áreas de mejora del ámbito hospitalario, dentro de una corriente que se inició en la última década del siglo XX y se consolidó en la primera del XXI; en cuyas fases iniciales se tuvo la agradable sorpresa en España de que la ambulatorización en el país partía de un encomiable 15 por ciento. Todo ello con el respaldo que recibió, a través de las distintas crisis económicas atravesadas por el país, al ser un valor seguro a la hora de racionalizar los recursos en situaciones de escasez.

Citó Fernando Docobo Durántez a continuación la Declaración de Pekín, suscrita por China y España en 2017, para la promoción de la CMA como primera opción quirúrgica en el mundo y, especialmente, orientada a las poblaciones del planeta que no tienen acceso a ningún tipo de cirugía.

Por parte española, los cirujanos del país se comprometieron a colaborar en la definición de un plan de listas de espera y un observatorio nacional para la monitorización constante de las intervenciones de CMA, con preferencia por el horario de tarde y estancias máximas de 23 horas, ya que, según comentó, el 70 por ciento de las operaciones es susceptible de hacerse con CMA.
Potenciar la Atención Primaria
Docobo Durántez apostó por estrechar los lazos entre la CMA y Atención Primaria, escalón asistencial que debe estar suficientemente dotado, dada su capacidad para generar y recibir pacientes a intervenir, según criterios de calidad asistencial.

En opinión de este médico del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, hasta ahora se ha hablado muy poco del protagonismo de la Atención Primaria, los administrativos y la Enfermería, además de los especialistas. Este es un tema resuelto, según su opinión en Norteamérica, donde se otorgan beneficios a los participantes, al igual que en Reino Unido, añadió, donde se conceden incentivos a los profesionales más activos en CMA. Con ello se amplía la actividad a escala comarcal, aseguró, y se logran los beneficios descritos. Es decir, un mismo volumen asistencial, pero con mayor calidad.
Madrid, a buen nivel
En cuanto a la situación autonómica, Docobo Durántez alertó de que se está produciendo cierto estancamiento en los porcentajes de CMA. Todo ello en un contexto en el que sobresale favorablemente la Comunidad de Madrid, en comparación con otras regiones, como Andalucía, La Rioja y Galicia, donde ha habido retrocesos o nulos avances estadísticos, con la observación de que, cuando las comunidades autónomas bajan del 50 por ciento de actividad en CMA, se puede hablar de un porcentaje insuficiente.

Los doctores Zaballos, Docobo, Hidalgo y Porrero, junto a la enfermera Valle
Imitar a Portugal
Para Docobo Durántez, España debería imitar a Portugal, que ha sabido hacer un esfuerzo integrador, siendo un país más pequeño, un buen ejemplo, si se tiene en cuenta, considera, que cada área quirúrgica tiene cuatro o cinco intervenciones ambulatorias que absorben ellas solas el 70 por ciento de toda su actividad; y, como ejemplo de ello, puso la colecistitis, o inflamación de la vesícula biliar debida a cálculos.

Como principal argumento, este ponente garantizó que la CMA produce ahorros que oscilan entre el 30 y el 40 por ciento de los costes debidos a las operacione quirúrgicas con ingreso hospitalario.
Modelo para América Latina
En el plano internacional, este especialista del hospital hispalense informó de que la CMA española está en liza con la de países como Francia e Italia, y detrás de Alemania; aunque, matizó, también que el país es un claro referente para la cirugía mayor ambulatoria que se empieza a hacer en las naciones de América Latina.

José Luis Porrero Carro
Tan importante como los trasplantes
El presidente del comité organizador del simposio, el doctor José Luis Porrero Carro, razonó que se habla mucho de trasplantes en España, pero se deja de lado el peso creciente de la CMA, siempre indicada para los procesos más prevalentes.

Para este ponente, la CMA supone y un largo camino realizado y una verdadera revolución en los últimos años, un cambio que modificó la concepción de los nuevos hospitales, caracterizados por tener bloques quirúrgicos más potentes y menos camas. Según refirió, costó convencer a los propios profesionales de la no obligación de hospitalizar a los pacientes para la mayoría de las cirugías.

Todo ello dentro de una filosofía organizativa que los futuros profesionales deben conocer mejor por las ventajas de la CMA, para lo que este ponente pidió incrementar el contenido teórico práctico en las rotaciones del Grado, con inclusión de esta forma de intervencionismo. Ello desde la certeza, expresó, de que todo son ventajas para el usuario, con especial referencia a mayores cotas de información, seguridad y calidad.
Diálogo interrumpido
José Luis Porrero Carro relató, que en el año 2013, hubo contactos entre ASECMA y la cartera sanitaria del Gobierno, con aportación de normas generales para incrementar este tipo de intervencionismo en España. Sin embargo, a pesar de que estas reuniones con la exministra Ana Mato fueron provechosas, y que la acogida de la iniciativa en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS) fue buena, lamenta que no haya habido continuidad con los posteriores ministros, Alfonso Alonso y Dolors Montserrat.

También dentro de la Administración pública, Porrero Carro mostró su disgusto porque los sistemas de información sean poco fiables en España, a pesar de contar con una aceptable historia clínica digital, lo que no evita, se dolió, que cada comunidad autónoma decida en solitario el avance que quiere darle a su CMA, aspecto que hace fragmentario cualquier análisis a escala estatal de este tipo de cirugías, sentenció.
El problema de las suspensiones
Como jefe del Servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo del Hospital Universitario Santa Cristina de Madrid, Porrero Carro encontró muy sensible el tema de la suspensión de intervenciones de CMA sin aviso, lo que es tema frecuente de discusión en los congresos científicos. Tal como afirmó, es un desperdicio de recursos cuyas causas están bien identificadas y se pueden evitar, si se llama desde Enfermería 24 horas antes de la intervención.

Como vocal de Cirugía de la ASECMA, este especialista señaló el indicador de suspensión como muy importante en las unidades de CMA. Y, aunque concedió que es un problema asistencial tan irresoluble como el de las listas de espera, argumentó que, casi siempre, se debe a procesos respiratorios e infecciosos difíciles de prever.

También aseguró Porrero Carro que una de las principales ventajas de la CMA es que expone a los pacientes el menor tiempo posible a las infecciones nosocomiales típicas de los hospitales.

Matilde Zaballos
Recuperación en casa
Durante su turno, la presidenta del comité organizador del simposio, la doctora Matilde Zaballos, explicó cómo se realiza la recuperación en domicilio tras la CMA, mediante dispositivos de analgesia invasiva domiciliaria para el dolor post operatorio, con asistencia desde Atención Primaria, y pautas para llamar a la unidad donde se ha intervenido o a urgencias, según la gravedad de las poco frecuentes complicaciones que pueden ocurrir.

Matilde Zaballos comentó que, aunque se hace más en otros países, la CMA permite usar tecnologías móviles para el seguimiento, por ejemplo, de heridas quirúrgicas, por parte de los cirujanos. Además, añadió, es posible informar mediante web de todo lo relativo a cada intervención.

Como miembro del Servicio de Anestesiología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, Zaballos estima que la CMA, en España, ronda el 50 por ciento, por lo que debería aspirar a un 60 ó 65 por ciento, acorde con el nivel de desarrollo del país.
Cataratas y hernias
Para ello, esta especialista diferenció entre intervenciones, como el 99 por ciento de las cirugías oftalmológicas de catarata, y el 40 por ciento actual en hernia inguinal que podría pasar a más del 70 por ciento; sin entrar en controversias como las que existen en la Comunidad de Madrid sobre las intervenciones de tiroides, a cuya CMA se oponen algunos especialistas.

Encontró Zaballos muy indicada la CMA en cirugía de varices, fístulas, artroscopias de codo y rodilla, además de ciertas intervenciones de cáncer y reconstrucción mamaria, junto a biopsias de próstata que precisan sedación.
Formar e incentivar
A ello añadió esta ponente que las encuestas de satisfacción por CMA suben por encima del 90 por ciento, gracias a que los procedimientos permiten focalizar la atención en el paciente, un argumento al que la vocal de Calidad de la ASECMA sumó la importancia de incrementar la formación de los pacientes y profesionales sanitarios y otorgar a estos últimos incentivos adecuados.

María Teresa Valle Vicente
Seguimiento desde Enfermería
La presidenta del comité organizador del simposio, la enfermera María Teresa Valle Vicente, aseveró que la CMA concede bastante capacidad de decisión a Enfermería, en fases y áreas que van desde la preparación a la recuperación y la adaptación del medio.

Tal como describió esta ponente, Enfermería transmite las pautas posteriores a las intervenciones ambulatorias. Para ello se requiere, afirmó, enfermeras altamente especializadas y estables en sus puestos, encargadas, por ejemplo, de hacer una llamada a las 24 horas tras la cirugía, con objeto de detectar errores y dudas en el paciente sobre el tratamiento y realizar su posible derivación a urgencias, si procede.

María Teresa Valle Vicente, que es vocal de Enfermería en la Junta Directiva de la ASECMA, considera oportuno también que se haga desde Enfermería una llamada previa a la consulta de pre anestesia, para reducir la tasa de suspensiones. Además, se debe hacer otra llamada antes del día señalado para la operación, aspecto que contribuye a reducir la ansiedad en los pacientes o a identificar motivos de suspensión de la intervención como, por ejemplo, si el paciente tiene fiebre. Estas llamadas contribuyen a que la calidad percibida por el paciente sea muy alta, en términos de comodidad, seguridad y calidad.
Pocos ingresos por complicaciones
En cuanto a los ingresos hospitalarios que podrían derivarse de intervenciones de CMA, esta enfermera concretó que apenas pueden llegar al 1 ó 2 por ciento, como máximo.
Horquilla de suspensiones
En general, los cuatro ponentes coincidieron repetidas veces en que existe un indicador de despilfarro de recursos atribuido a la suspensión de las intervenciones de CMA, un terreno en el que los ciudadanos no deberían faltar a sus citas, de cara a no desperdiciar su puesto en las listas de espera y a no contribuir al gasto estéril de recursos sanitarios.

En ese punto, Docobo Durántez habló de un 20 por ciento de suspensiones, de las que la mitad suelen ser atribuibles a los propios pacientes. A veces, regañó, tales ausencias se deben a razones tan poco serias como irse de vacaciones. Estos datos fueron matizados por el doctor Porrero Carro, quien afirmó que en su hospital las suspensiones no suelen subir del 7 por ciento.
De Budapest a Valencia
El acto informativo concluyó con la invitación del doctor Docobo Durántez a que los asistentes participen también en el congreso europeo de CMA, a celebrarse en la ciudad húngara de Budapest a principios del mes de mayo, y a asistir a la misma cita que se celebrará en Valencia en el año 2020.