La Asociación de Pediatría reclama retirar el 'visado hospitalario' para fármacos para el TDAH

se trata de la prescripción de Lis-dexanfetamina y Guanfacina

Guardar

Desde los grupos de trabajo del Trastorno por Déficit de Atención/Hiperactividad (TDAH) de diversas sociedades científicas integradas en la Asociación Española de Pediatría (AEP) han expresado su "malestar y preocupación por el nuevo escenario originado tras el cambio de situación de prescripción de lis-dexanfetamina (Elvanse) a nivel hospitalario, así como la inclusión del mismo visado en la próxima comercialización de guanfacina de liberación prolongada (IntunivR)".

6 AEP IMSegún plasma la Asociación, esta alteración "es en muchos casos una patología eminentemente ambulatoria cuya atención puede y debería ser gestionada en general por los pediatras de atención primaria (PAP), y la atención especializada, psiquiatras infantiles y neuropediatras, debería realizarse en casos complejos asociados a otros trastornos del neurodesarrollo, o en niños menores de seis años, especialmente los psiquiatras infantiles ante determinadas patologías comórbidas y los neuropediatras en el caso de TDAH asociados a trastornos de aprendizaje o sintomáticos de múltiples patologías habitualmente controladas por neuropediatras".

Respecto a la atención farmacológica indicada para su tratamiento, la AEP señala que "ha sido asumida tanto por parte de la Pediatría de Atención Primaria, por psiquiatría infanto-juvenil de sus centros de Salud Mental (CSMIJs), por psiquiatras infantiles hospitalarios y neuropediatras". En este sentido, "ante la incorporación del 'visado hospitalario' se limita el uso de estos dos medicamentos a dicho ámbito sin una justificación científica que la avale. A su vez, diferencia la atención prestada por los pediatras a nivel hospitalario respecto a la Atención Primaria", indican.

Esta situación puede dar lugar a una serie de consecuencias que la Asociación califica de "muy graves para los pacientes". Entre ellas, recoge, "la dificultad para el mantenimiento del tratamiento farmacológico de los pacientes que ya lo toman y que requieren derivación a atención hospitalaria y, por otro lado, los profesionales que reciban esa derivación deben plantear la necesidad de reevaluar la situación clínica de un paciente que nunca han atendido previamente".

Además, "debido con frecuencia a las listas de espera para ser vistos en atención hospitalaria, los pacientes tendrán que volver a tratamientos previos que no eran eficaces, no toleraban bien, y/o les producían efectos secundarios", continúa la AEP, que concluye con la afirmación de que se produce "la saturación de los servicios de atención hospitalaria por la derivación de todos los pacientes en tratamiento con alguno de estos medicamentos".