Foto destacada bamberg 9 nov
Foto destacada bamberg 9 nov

Inequidad en el acceso a la innovación terapéutica

“Si queremos acabar con los problemas de incorporación de las nuevas tecnologías en tiempo y forma, sin olvidar nunca el coste que puede tener, acabemos con la burocracia”

Guardar

En el evento virtual que ha celebrado la Fundación Bamberg sobre ‘Equidad y accesibilidad a la innovación terapéutica’, los ponentes estuvieron de acuerdo en que el sistema actual crea muchas desigualdades en el acceso a los nuevos tratamientos.

El evento, patrocinado por los labotarios Chiesi, Takeda, Lilly, la compañía aseguradora Asisa y el grupo hospitalario Ribera Salud, comenzó con el discurso de apertura del presidente de la Fundación Bamberg, Ignacio Para, que se remitió al libro que la fundación había publicado en 2015 (Accesibilidad y equidad en la innovación terapéutica) y que, a su consideración, seguía estando de rigurosa actualidad.



Ya en aquel momento, la publicación recogía las reivindicaciones de las Sociedades Científicas Médicas, así como de la representación de la industria farmacéutica y, en general, de la sociedad civil, que pedía que se contara con ella a la hora de legislar, que se les consultara mientas se preparaba la norma antes de que se emitiera el decreto-ley o pasase la proposición de ley al parlamento.
Demasiados cuerpos legislativos
Ignacio Para describió cómo el libro constata “una unanimidad en la consideración de que la estructura política con que contamos de 17 comunidades autónomas, con 17 cuerpos legislativos y con una gran autonomía financiera, provoca una complejidad administrativa y grandes desigualdades en la financiación”.

El presidente de Bamberg aclaró que “quien determina el gasto en sanidad en cada comunidad autónoma es cada gobierno autónomo porque la financiación no es finalista; la financiación es global y es cada una de ellas la que decide si gastarse más o menos”.

Siguiendo con la publicación referida, los coautores opinaban que el recorte de los gastos en el funcionamiento de nuestro sistema sanitario es insuficiente y, aunque no sea un fuerte determinante económico, sí es ejemplificante. Es necesario realizar este recorte en el gasto político antes que hacerlo en sanidad.
Financiación finalista
Ignacio Para consideró que “el sistema de financiación es insuficiente y el porcentaje del PIB destinado a la sanidad pública es de los más bajos de Europa. Parece unánime la convicción de que la financiación en sanidad, al igual que en educación, debería ser finalista y adaptarse cada año en función de la variación de las condiciones demográficas en cada Comunidad Autónoma”.

Para continuó destacando la falta de equidad tanto en el acceso a los tratamientos farmacológicos como a la innovación en tecnología sanitaria y a elección de profesionales o hospitales. Así mismo, el presidente reivindicó una mayor transparencia de la información sobre actividades, recursos y resultados en salud de las organizaciones y de los profesionales, ya que sería “un medio muy importante de mejora de la calidad y efectividad de sus actuaciones, pero también un importante medio para que tanto las autoridades sanitarias, los gestores sanitarios y los pacientes puedan tomar decisiones bien fundamentadas”.



El debate, moderado por el patrono de la Fundación Bamberg Ignacio Balboa, comenzó con la intervención del director del Departamento de Relaciones con las Comunidades Autónomas de Farmaindustria, José Ramón Luis-Yagüe, que indicó que las limitaciones al acceso a las terapias innovadoras no solo son presupuestarias, señalando otras barreras que, de una manera aleatoria, van surgiendo en las CCAA.
Mejorar los tiempos de introducción de las terapias
José Ramón Luis-Yagüe apuntó que en Europa había 152 medicamentos innovadores autorizados entre 2016 y 2019 y, en España, solo teníamos 82.  También los tiempos de acceso son francamente mejorables. Los tiempos de aprobación en la media española está en los 450 días, cuando en Alemania son 120 días, en Francia 257 o en Italia 418”.



Por último, Luis-Yagüe también reclamó mejorar los informes de posicionamiento terapéutica (IPT) separando los efectos económicos de los aspectos científico-técnicos.

La directora de Asuntos Corporativos de Lilly, Teresa Millán, hizo extensible la reclamación de mejora de los tiempos a la introducción de nuevas indicaciones para moléculas ya aprobadas. Teresa Millán denunció la falta de transparencia en los procedimientos de aprobación, prolongando el tiempo y añadiendo comisiones de evaluación a las ya existentes. Cifró en un 60 por ciento los fármacos que se financian a nivel central y tienen que volver a pasar por una comisión regional o local, retrasando en acceso a esas terapias.

Tratamientos sin equidad
La presidenta electa de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR), María del Carmen Rubio, lamentó la falta de equidad entre Comunidades Autónomas en el acceso a los tratamientos de radioterapia, una terapia que interviene el 40 por ciento de las curaciones. “Si nos comparamos con Europa, que tiene nueve equipos por millón de habitantes, en España, sigue siendo 5,7 equipos por millón. Además, están desigualmente distribuidos por las diferentes CCAA. Lo mismo nos sucede con los especialistas en oncología radioterápica, de los que necesitaremos unos 20 por el millón de habitantes y la media nacional está en 15, repitiéndose las diferencias por CCAA”.



Carmen Rubio se mostró esperanzada en una mejora de la equidad gracias a la donación de diez equipos de protonterapia que la Fundación Amancio Ortega va a realizar, sumándose a la renovación que ya realizó dicha fundación en 2015. Pero la oncóloga advirtió que la obsolescencia de estos equipos es de diez o doce años y deben ser actualizados para atender una población envejecida que se prevé incremente las necesidades de estos tratamientos en un 25 por ciento.
Los pacientes
A continuación, intervino el vicepresidente del Foro Español de Pacientes, Santiago Alfonso, quien lamentó que el paciente dependa del código postal en el que viva para acceder a los diferentes tratamientos. Todas las asociaciones de pacientes tienen en sus fines y objetivos velar por la equidad y la accesibilidad, por ello, reclaman que la cartera de servicios sea equiparable en todas las CCAA.



Santiago Alfonso explicó que la inversión del Ministerio de Sanidad es un gasto que repercute positivamente en todas las demás partidas presupuestarias y, por lo tanto, la inversión en terapias innovadoras que mejoran la calidad de vida de los pacientes llega a todos los ministerios. El representante de los pacientes recalcó que la aceleración del acceso a las terapias es posible como quedó patente en la tramitación de las vacunas contra la Covid-19.
Biomarcadores
La vicepresidenta de la Sociedad Española de Inmunología, Eva Martínez Cáceres, aportó la visión desde una especialidad que está en proceso de revolución con las nuevas terapias celulares, anticuerpos monoclonales o terapias CART. Eva Martínez consideró que estas terapias deben ir acompañadas de biomarcadores para identificar a qué tratamientos responderá mejor el paciente.



Según Eva Martínez, los biomarcadores son la mejor herramienta para mejorar y reducir la inversión en tratamiento.
Telemedicina
El presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna, Jesús Díez Manglano, puso en foco en la telemedicina y la telemonitorización, denunciando que “va a ser imposible que haya una buena equidad y una buena accesibilidad si no que dota a los profesionales sanitarios del tiempo, el espacio y los medios suficientes”.

Jesús Díez reclamó a los gestores el tiempo, la formación y el espacio suficiente para ejercer la telemedicina de forma adecuada. Además, denunció la discriminación que puede producirse si no se tienen en cuenta las diferencias en alfabetización digital de los pacientes, así como la disparidad de conexiones que pueden existir entre la España rural y la urbana.



Díez lamentó que la utilización de Big Data en España sea tan precaria a pesar de tener datos muy válidos, pero que las CCAA no comparten o resultan difíciles de utilizar. El internista sentenció que “va a ser imposible tener una medicina personalizada si no tenemos unos profesionales innovadores. Para ello, estos profesionales tienen que avanzar junto con la Administración en la recertificación profesional periódica. Y por lo tanto, la Administración tiene que garantizar una formación continuada que haga que estos profesionales mantengan sus conocimientos actualizados”.
El reto de la multi morbilidad
Así mismo, Jesús Díez reivindicó que los investigadores dejen de discriminar en los estudios a los pacientes mayores con multi morbilidad, “con lo cual las evidencias que se les quieren trasladar no son claramente trasladables puesto que no han sido realizadas en colectivos como ellos”.

El vicepresidente de la Sociedad Española y Hematología y Hemoterapia, Víctor Jiménez Yuste destacó la revolución que también se ha vivido en su especialidad donde “ha habido fármacos que han aportado un valor incalculable, no solo en términos de supervivencia, sino en calidad de vida”.

Riesgos compartidos
Víctor Jiménez predijo que habrá “que caminar hacia una financiación condicionada a la incertidumbre. Probablemente por eso debamos ser imaginativos a la hora de compartir estos riesgos entre los clínicos, el sistema de salud y la industria farmacéutica”.

La representante de la Administración Meritxell Budó y Pla, secretària d'Atenció Sanitària i Participació del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya, aportó la visión sobre papel que deben adquirir las administraciones en el fomento, la garantía y el liderazgo en la introducción de la innovación terapéutica.



Meritxell Budó hizó hincapié en los tres principios que deben regir las políticas sanitarias, la universalidad, la equidad y la participación, lo que significa que “la innovación, tanto en la vertiente terapéutica como en la vertiente política, solo puede llegar de la mano de la participación con criterios de transparencia de todos los actores: la ciudadanía, los profesionales, los gestores, los investigadores y los representantes de la administración local”.

Budó abogó por racionalizar los procesos y procedimientos para hacerlos ágiles y evitar duplicidades en las evaluaciones, y explicó que “la simplificación administrativa debe buscar optimizar para ser más ágiles”.
Agencias de evaluación
Ante el problema que genera la burocracia administrativa, Jesús Díez propuso la creación de una agencia de evaluación independiente similar a la británica National Institute for Health and Care Excellence (NICE), que evalúe cada una de las tecnologías para posicionarlas, pero también para ver, si desde un punto de vista económico y de la pretendida eficacia, se compensan.

Contestando a esta propuesta, Ignacio Para se opuso a la creación de nuevas agencias gubernamentales que acaban convirtiéndose en un obstáculo más y un proceso burocrático añadido.
Conclusiones
El presidente del Consejo Asesor de la Fundación Bamberg, Mario Mingo, concluyó el acto destacando que “la sanidad española está infra financiada y, por tanto, también la innovación. Esto repercute en la accesibilidad. Así mismo, las excesivas diferencias en las partidas dedicadas a Sanidad por las distintas Comunidades Autónomas en relación con sus presupuestos, diferencias que alcanzan los 15 puntos porcentuales. Ello repercute en la equidad”.



Respecto a la industria farmacéutica, Mario Mingo destacó la disposición de esta a “trabajar en conjunto con las administraciones sanitarias para garantizar no solo los resultados en salud, sino también simplificar los trámites administrativos existentes en la actualidad evitando reevaluaciones innecesarias” como medidas para incrementar el número de moléculas disponibles y acortar los tiempos de aprobación de los nuevos medicamentos.

Mingo se felicitó por el destacado descenso en obsolescencia gracias a las donaciones de la Fundación Amancio Ortega, aunque aun estamos lejos de equipararnos a otros países europeos en número de equipos por millón de habitantes y existe mucha desigualdad entre comunidades autónomas.
Menos burocracia
También hizo extensible la innovación a la gestión sanitaria y la práctica médica, y valoró muy positivamente las políticas transversales centradas en las personas que muchas administraciones están aplicando.

Ignacio Balboa cerró la sesión reivindicando que, “si queremos acabar con los problemas de incorporación de las nuevas tecnologías en tiempo y forma, sin olvidar nunca el coste que puede tener, acabemos con la burocracia”.

Próximos eventos
La Fundación Bamberg invitó al ‘Foro Nacional de Innovación en las Ciencias de la Salud‘, que se desarrollará, tanto de forma presencial como telemática, el miércoles, 17 de noviembre, en el Hotel Meliá Castilla de Madrid, con más de 40 ponentes y 300 asistentes presenciales.

Y por último, la Fundación anunció el último evento del ciclo ‘Saliendo de la crisis del coronavirus’ que se celebrará el 12 de diciembre con el título ‘Reformando el Sistema Nacional de Salud. La relevancia de las políticas sanitarias’.