24 2 ENFERMERIA IM-1
24 2 ENFERMERIA IM-1

Incluyen en la taxonomía enfermera un nuevo diagnóstico sobre deterioro de la función cardiovascular

Desarrollado en Tenerife

Guardar

 

Mª Begoña Sánchez y Gonzalo Duarte.

La sociedad científica internacional de Enfermería (Nor American Nursing Diagnosis Association, NANDA) incluirá en su taxonomía un nuevo diagnóstico desarrollado en Tenerife, sobre deterioro de la función cardiovascular. Esta nueva nomenclatura en el lenguaje enfermero ha sido elaborada por la profesora de la Escuela Universitaria Ntra. Sra. de Candelaria, Mª Begoña Sánchez, y por Gonzalo Duarte, jefe de estudios de las subunidades docentes de Enfermería Familiar y Comunitaria de Tenerife. El H.U. Ntra. Sra. de Candelaria ha acogido la presentación de un nuevo diagnóstico enfermero que se ha validado en la nomenclatura y lenguaje científico internacional.

Los profesionales del centro pudieron conocer de mano de los autores el proceso de validación de este nuevo diagnóstico denominado “Riesgo de deterioro de la función cardiovascular”, un trabajo que ha llevado dos años de validación por parte de la Nor American Nursing Diagnosis Association, NANDA, la sociedad científica internacional de Enfermería, cuyo objetivo es estandarizar el lenguaje, los criterios y la taxonomía empleada en los diagnósticos de los profesionales de la enfermería.

Según explicó Mª Begoña Sánchez, “el diagnóstico enfermero, definido como respuesta humana a los problemas de salud, pretende categorizar y homogeneizar el lenguaje del cuidado que prestan los enfermeros. Es decir, expresan, en forma de conceptos, los aspectos que el paciente tiene o puede tener alterados como consecuencia de un problema de salud, real o potencial. Diferente del diagnóstico de patologías, su desarrollo ha ido en paralelo con la inclusión de la historia clínica electrónica en los sistemas de información clínica.  La idea es dar respuesta a un problema clínico”.
Potencial del diagnóstico
El trabajo de estos profesionales se inició con una investigación sencilla pero exhaustiva, orientada al resultado en el  paciente y con cuyo diagnóstico sobre el riesgo del deterioro de la función cardiovascular, se pretende facilitar el trabajo en la consulta enfermera y mejorar la interacción con el equipo al servicio del paciente. “Tenemos un cambio epidemiológico objetivo y es que la sociedad envejece y enferma con procesos crónicos, en su mayoría problemas cardiovasculares. De ahí que los propios enfermeros deban realizar un esfuerzo importante encaminado a la prevención de estas patologías cardiovasculares y sus complicaciones. Aquí es donde radica el potencial del diagnóstico, porque tras el diagnóstico la enfermera debe poner en marcha un plan de cuidados acorde a las necesidades del paciente y de acuerdo con el mismo paciente”, especificó Begoña Sánchez.

La validación de este nuevo diagnóstico en NANDA-I ha sido referenciada en publicaciones especializadas como: RIdEC, AEC, ENE, Mundo Sanitario, Diario Enfermero o INVAP, entre otras.