Farmaindustria destaca el papel fundamental de las vacunas para los sistemas sanitarios

una de las intervenciones de Salud Pública más coste-efectivas

Guardar

iStock-1135133867-1-768x441
iStock-1135133867-1-768x441
Farmaindustria, la patronal de la industria farmacéutica innovadora en España, ha destacado, con motivo de la celebración, durante los últimos días de abril, de la Semana Mundial de la Inmunización, que "las vacunas son consideradas una de las intervenciones de Salud Pública más coste-efectivas y una de las armas más poderosas para los sistemas sanitarios, gracias a los resultados en salud que aportan y a que sus beneficios normalmente superan con creces a sus costes".

"Su positiva repercusión en la sociedad puede medirse tanto en términos de mortalidad evitada como en ahorros en costes sanitarios, ganancias de productividad laboral y otros factores externos positivos generados a corto y largo plazo", añade esta patronal.

"Como está mostrando la actual pandemia, las vacunas son la solución a corto y largo plazo para poder garantizar el Estado de Bienestar. Salvo la potabilización del agua, ninguna otra medida de Salud Pública ha contribuido a disminuir tanto la mortalidad y morbilidad en la especie humana como las vacunas", subraya Farmaindustria.

Los programas sistemáticos de vacunación en el mundo permitieron, por ejemplo, la erradicación de la viruela, la cada vez más cercana erradicación de la polio, la disminución de más del 95 por ciento del sarampión en casi todo el mundo y el control de enfermedades como el tétanos, la difteria, la rubeola y la tosferina.
Desafíos en investigación
Las vacunas infantiles evitan cada año más de tres millones de muertes en todo el mundo -60 por hora-, así como epidemias e importantes secuelas sobre la salud. Actualmente, existen más de 40 vacunas para la prevención de 25 enfermedades evitables y hay cientos de vacunas en fase de investigación, la mitad de ellas enfocadas a la prevención de patologías infecciosas y del cáncer.

Al margen de las vacunas contra la Covid-19, y según los datos de la patronal de industria innovadora en Estados Unidos, Phrma, son más de 250 las vacunas en desarrollo: 125 para enfermedades infecciosas, 108 para cáncer, 14 para alergias, tres para enfermedades autoinmunes y dos para Alzheimer.

Estos compuestos presentan una serie de desafíos únicos que complican particularmente su investigación, entre los que hay que incluir obstáculos científicos, clínicos y logísticos a lo largo del proceso de desarrollo. Estos desafíos se hacen más difíciles durante las emergencias de Salud Pública, como la provocada por la Covid-19.
Coberturas vacunales
Pero, incluso con estos inconvenientes, algunos de los nuevos tipos de vacunas están mostrando potencial para lograr pasar más rápido de la identificación inicial del virus a una vacuna viable y, posteriormente, para ser aprobadas y puestas a disposición de la población.

En los últimos años, se está trabajado para conseguir un aumento de las coberturas vacunales y cambios y ampliaciones de pautas, lo que permitió un mayor control de las enfermedades. De hecho, se estima que ampliaciones en la cobertura vacunal podrían evitar otros 1,5 millones de muertes anuales.

Los resultados en salud son incontestables, pero también lo es su valor socio-económico, como refleja el análisis de la literatura científica más reciente que hizo la Fundación Weber en el informe 'El valor del medicamento desde una perspectiva social 2021'. Sus ratios de coste-efectividad son unos de los más elevados en el terreno de los tratamientos y son el mejor ejemplo de que destinar recursos a los nuevos medicamentos no es un gasto, sino una inversión que retorna al sistema público en forma de ahorros directos e indirectos.

Solo en España, se estima que por cada euro invertido en vacunación infantil, se ahorran 22 en gastos directos e indirectos. Así, el ahorro generado por los 94 millones invertidos en vacunación por el Sistema Nacional de Salud (SNS) en 2016, se estima en 2.068 millones de euros, como recoge el citado informe.