Europa reclama que el SNS español esté centrado en pacientes crónicos en lugar de en agudos

Informe del Comité de Política Económica de la Unión Europea y la Comisión Europea

Guardar

El Comité de Política Económica de la Unión Europea y la Comisión Europea han llevado a cabo un análisis exhaustivo de la coyuntura española, en cuanto a la asistencia sanitaria que presta, tras lo que lamentan que el Sistema Nacional de Salud (SNS) aún esté centrado en pacientes agudos y no en crónicos.

image__Comision_Europea_66610Según exponen ambos organismos de ámbito comunitario en este documento, así como en los también recientemente publicados 'Informes sobre la asistencia sanitaria y los sistemas de salud, y su sostenibilidad a largo plazo' en sus volúmenes 1 y 2, está pendiente "la transición de un modelo impulsado por la atención aguda a la gestión de enfermedades crónicas, como los trastornos mentales".

"Con una menor proporción del Producto Interior Bruto (PIB) destinada a la salud, en comparación con otros países europeos, el SNS ha demostrado capacidad para dar buenos resultados sostenidos medidos en diferentes dimensiones", manifiesta, por contra, el Comité de Política Económica de la Unión Europea y la Comisión Europea, que concretan algunos de ellos, como "la calidad del cuidado de la salud y la seguridad".

En este sentido, el informe muestra que también son ejemplos de este "logro" otros como "los parámetros de estado de salud de la población y los resultados de atención médica", así como "la satisfacción de los usuarios". Sin embargo, insiste en que el SNS "está todavía tratando de superar ciertos retos".
Retos pendientes de superar
"Los incentivos para el personal podrían mejorarse", continúa en este contexto el documento, que también aboga por "mejorar la integración de los diferentes niveles de atención y aumentar la capacidad de resolución de la Atención Primaria, al impulsar su papel en la administración y gestión".

El Comité de Política Económica de la Unión Europea y la Comisión Europea subrayan que "el cambio a un modelo centrado en el usuario, en una estructura de prestación predominantemente pública, atendida principalmente por funcionarios y personal estatutario", es otra de las necesidades del sistema sanitario de España.

"Es necesario un cambio cultural que permita aumentar la productividad del sector de la salud, con el fin de reducir las listas de espera y de hacer frente a las expectativas del paciente", prosigue el análisis comunitario, que agrega que es requerible también "mejorar la eficiencia del gasto farmacéutico mediante el aumento de la penetración de los genéricos y la mejora de la transparencia del gasto farmacéutico hospitalario".

Por último, el referido 'Informe sobre la asistencia sanitaria y los sistemas de salud, y su sostenibilidad a largo plazo', que consta de un primer volumen, así como de su continuación y el análisis de la situación española, muestra que "la cuestión de la plantilla laboral que envejece debe abordarse, como en el resto de la Unión Europea, a través de la promoción de la educación médica y la calidad", con un "salario y un trabajo flexible y eficiente".