manifestacion-ciencia-seattle
manifestacion-ciencia-seattle

Estados Unidos sale a la calle para defender la Ciencia frente a las políticas de Donald Trump

MAYOR FINACIACIÓN Y APOYO A LAS VACUNAS, OBJETIVOS DE LA MARCHA POR LA CIENCIA

Guardar

Miles de ciudadanos de Estados Unidos (EEUU) han salido a las calles del país para decirle a sus políticos que deben invertir en el sistema educativo y científico nacional, de cara a preservar para las generaciones venideras un futuro mejor.

Aunque la manifestación de este sábado en Seattle incluía lemas tan obvios como “Los niños se merecen un futuro sin cáncer”, o “No tenemos un PLANeta B”, lo cierto es que las decenas de miles de ciudadanos que discurrieron pacíficamente por la Quinta Avenida, junto al resto de centenares de miles que lo hicieron en el resto del país, enviaron un mensaje claro a la administración Trump. Esta misiva pudo resumirse en que los ciudadanos de los Estados Unidos son partidarios de tener un sistema científico sólido y de futuro en un país en el que, además, la investigación tenga una financiación adecuada y no se cuestione, por ejemplo, la importancia de las vacunas para la salud de la población.

"Desfinanciar la Ciencia es desinvertir en nuestro futuro"
Compromiso cívico
Según uno de los responsables de la campaña 'Marzo por la Ciencia', Kristen Gunther, el motivo principal de la manifestación fue ratificar el compromiso cívico necesario para lograr definir un futuro común en el que la ciencia esté siempre presente en la vida pública y la política.

La marcha por la ciencia se define a sí misma, según sus palabras, como un movimiento dinámico que pretende reforzar el sistema investigador y educativo dedicado a la ciencia y mantener una apelación permanente a los poderes públicos de todos los niveles.
Washington, estado progresista
Con ese afán, centenares de miles de americanos se echaron a la calle en 600 localizaciones del país para exigir al presidente Donald Trump que no recorte el sistema nacional de investigación. En una jornada festiva que se propuso igualar o mejorar los 110.000 participantes que se sumaron a la 'Marcha por las mujeres' el pasado mes de enero, en jornada posterior a la toma de posesión y jura del cargo del nuevo presidente de EEUU. De todos ellos, los organizadores de la manifestación simultánea en todas esas ciudades del país estimaron que este sábado, 22 de abril, marcharon cerca de 20.000 personas por las calles de Seattle, en un estado de Washington conocido por tener un electorado mayoritariamente progresista o liberal, como se dice allí.
Del Polo Norte al Polo Sur
Tal como incluyó Gunther en el llamamiento a la marcha, la iniciativa insta a que la ciencia juegue un papel fundamental en el desarrollo social, mediante la suma de apoyos de ciudadanos e investigadores formados en todas las disciplinas científicas, con una perspectiva global que sume fuerzas desde el polo norte al polo sur.

manifestacion-ciencia-seattle (2)Para ello, los responsables del movimiento se dirigieron especialmente a los responsables públicos de manera que posibiliten una forma de hacer ciencia que se sostenga sobre los máximos requisitos de integridad y honestidad, con el objetivo de que los beneficios de la investigación alcancen a todos los ciudadanos.
Sectores público y privado
Como reclamaciones básicas, la marcha reclamó que el sistema científico sea lo suficientemente fuerte y sostenible para garantizar su propia integridad en valores. En esa dirección, la mejor ciencia disponible debe estar en la esencia de las decisiones políticas y regularias. Para ello, se debe potenciar tanto la investigación del sector público como incentivar los desarrollos que se realicen desde el sector privado.

Los manifestantes de Seattle pasan delante de una conocida cadena de farmacias Los manifestantes de Seattle pasan delante de una conocida cadena de farmacias

Un cometido para el que se deben incorporar las aportaciones que vengan de todos los talentos individuales y colectivos, dentro de un cauce de comunicación abierto entre los científicos y la sociedad en su conjunto. De ahí que los primeros deban tener un papel activo en la vida pública y la política, según enumeró Gunther.

Para lograr todo lo anterior, el responsable de la marcha también señaló que es necesario crear un contexto social propicio para que la comunidad científica sea lo más diversa posible. Razón por la que resulta imprescindible dotar de los mejores instrumentos y prácticas al entramado formativo que se dedica a la ciencia.

Junto a lo anterior, Gunther hizo un llamamiento a la unidad de todos los convocados con el ánimo de dar un paso adelante para proteger la salud de los ciudadanos, la seguridad de las familias, la educación de los más jóvenes y los fundamentos de la sociedad, con el pensamiento puesto en las nuevas generaciones. Todo ello como resumen de una exigencia dirigida especialmente a las autoridades de Estados Unidos.

Miembros de la comunidad investigadora marchan de manera desenfadada por las calles de Seattle Miembros de la comunidad investigadora marchan de manera desenfadada por las calles de Seattle
Reflexiones sobre las evidencias científicas
Los medios de comunicación del país se hicieron eco de la marcha desde un amplio abanico de puntos de vista. Por ejemplo, Bubba Jo Bubba afirmó que lo que actualmente está en cuestión no son las evidencias científicas, sino las dispares interpretaciones que se hacen de ellas. Motivo por el que este opinador recomendó volver al aristotélico término medio en los debates, siendo algo que no siempre tienen en cuenta las posiciones más liberals o progresistas. A ello añadió Rich Barnes que será difícil recuperar la confianza en la evidencia científica, si no se puede hacer lo mismo con los líderes políticos, religiosos y empresariales.

También alertó Christopher Linn sobre el riesgo de que los científicos hagan declaraciones más propias de los políticos, de los que deberían mantenerse siempre alejados. Según su opinión, han hecho mucho más daño a la lucha contra el cambio climático las atrevidas afirmaciones de muchos científicos que los negacionistas más contumaces. Posición que matizó Chris Nelson al afirmar que la actual tendencia anticientífica que hay en la sociedad estadounidense se dirige más contra la corrupción que existe en torno a la ciencia, en lugar de contra ella misma. No obstante, Tim Morrison, aseveró que ni todo lo que dice cualquier graduado en ciencias debe ser considerado como verdad absoluta, ni debe ser tenido por ciencia nada que no pueda ser ratificado por los hechos demostrables. Categorización de la que dejó fuera las meras hipótesis.

C. Brown: "Si Einstein levantara la cabeza, le sacaría la lengua a los anti vacunas" C. Brown: "Si Einstein levantara la cabeza, le sacaría la lengua a los anti vacunas"
Todos con las vacunas
La marcha por la ciencia coincidió punto por punto con alguno de los principios esenciales de la Fundación Bill y Melinda Gates. La entidad creada por el fundador de la multinacional Microsoft, radicada en Seattle, también trabaja para promover el uso de las vacunas, especialmente en países de rentas bajas de América Latina, África y Asia.

Durante la manifestación de este sábado pudieron verse numerosas pancartas a favor de las vacunas y en contra del movimiento contrario a estos medicamentos. Un colectivo no muy numeroso en Estados Unidos, pero que representa un serio problema de salud pública dado su intenso activismo.

Pese a todo lo anterior, y como recogió este lunes, 24 de abril, el rotativo Usa Today, a través de Twitter, algunos internautas recordaron que en los años 70 muchos científicos anticipaban un enfriamiento del planeta en una nueva era glaciar, en lugar del cambio climático y calentamiento global que se predica hoy. Puntos de vista que zanjó, porCrón ejemplo, la usuaria @bluedgal con la afirmación de que la ciencia debe ser siempre cosa de hechos y no de creencias.