ine-poblacion
ine-poblacion

España podría perder más de medio millón de habitantes en los 15 próximos años

El INE publica sus "Proyecciones de población. Período 2016-2066"

Guardar

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado sus "Proyecciones de población. Período 2016-2066", en las que asegura que, de mantenerse las tendencias demográficas actuales, España perdería algo más de medio millón de habitantes en los 15 próximos años y 5,4 millones hasta 2066.

Según el instituto, la población "aumentaría levemente en 2016, para iniciar a partir de 2017 un descenso ininterrumpido en todo el periodo que abarca la proyección". Así, en los 15 próximos años España perdería 552.245 habitantes (un 1,2 por ciento), lo que situaría su población en 45,9 millones de personas en 2031. "Dentro de 50 años, el descenso sería de más de 5,3 millones de habitantes (un 11,6%). De esta forma, la población se reduciría hasta 41,1 millones en 2066", apunta el INE.

Esto vendría provocado por un aumento de las defunciones y una disminución de los nacimientos, explica la institución. "Este saldo negativo no se vería compensado con el saldo migratorio, que sería positivo en el mismo periodo con algo más de tres millones de migraciones netas con el exterior", añade.

Y es que, según el Instituto, entre 2016 y 2030 nacerían en torno a 5,3 millones de niños, un 22 por ciento menos que en los 15 años previos. En 2031 la cifra anual de nacimientos habría descendido hasta 335.937, un 19,5 por ciento menos que en la actualidad, prosigue. Además, señala que la edad media a la maternidad, que se sitúa actualmente en 31,9 años, seguiría creciendo paulatinamente, hasta acercarse a los 33 años al final del periodo.
Más muertes que nacimientos
Ante el descenso de la natalidad y el envejecimiento poblacional, debido al aumento de la esperanza de vida, el INE proyecta que en España habrá más defunciones que nacimientos (saldo vegetativo negativo) durante los 50 próximos años.

"El porcentaje de población de 65 años y más, que actualmente se sitúa en el 18,7% del total de la población, pasaría a ser del 25,6% en 2031, y del 34,6% en 2066. De mantenerse las tendencias actuales, la tasa de dependencia (el cociente, en tanto por ciento, entre la población menor de 16 años o mayor de 64 y la población de 16 a 64 años) se elevaría desde el 53,5% actual hasta el 62,2% en 2031, alcanzando el 87,7% en 2066", prosigue el Instituto. Y añade un dato relevante: la población centenaria (los que tienen 100 años o más) pasaría de las 16.460 personas en la actualidad a más de 222.104 dentro de 50 años.

ine-poblacion

 
Un reto en el futuro
Con el lema "Trabajos saludables en cada edad", la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA) celebra, del 24 al 28 de octubre, la Semana Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, cuyo fin es concienciar sobre la necesidad de garantizar la prevención de riesgos laborales dentro del Marco Estratégico de la Unión Europea en materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 2014-2020.

"Este año la campaña responde a uno de los principales retos a los que se enfrenta Europa en el futuro próximo", explican desde el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. "Con una población cada vez más envejecida y con el retraso de la edad de jubilación nos encontraremos con trabajadores con problemas de salud crónicos y necesidades específicas, sobre todo en los puestos que implican una elevada carga de trabajo físico y mental. Ante esta situación se hace más necesario que nunca garantizar unas condiciones de trabajo seguras y saludables desde el inicio de la vida laboral, promoviendo el trabajo sostenible y el envejecimiento saludable", apunta el organismo.