florentinoperez_raya__11
florentinoperez_raya__11

Enfermería apela a la responsabilidad de los sanitarios para que se vacunen contra la gripe

en una nueva campaña informativa

Guardar

De la mano de la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas (Anenvac) y alineados con los mensajes del Ministerio de Sanidad, el Consejo General de Enfermería ha lanzado la campaña 'Soy enfermera y de la gripe #YoMeVacuno', con el objetivo de promover la inmunización entre los profesionales sanitarios.

Por segundo año consecutivo, la infección estacional de la gripe convive con la Covid-19, que provoca una emergencia sanitaria a nivel global. Esta circunstancia elevó la tasa de vacunación contra la gripe en sanitarios hasta un 62 por ciento, cuando lo normal era que rondase entre el 30 y el 35 por ciento en la era prepandemias.

El objetivo marcado por la cartera sanitaria del Gobierno, y que comparte esta organización colegial, es alcanzar coberturas de vacunación del 75 por ciento en profesionales sanitarios o sociosanitarios, así como en los mayores de 65 años y población vulnerable. Por ello, se reitera la importancia de evitar el riesgo que puede suponer no vacunarse tras haber relajado las medidas de higiene adoptadas para la prevención de la Covid-19, así como evitar las posibles complicaciones que supondría un efecto sinérgico de ambas enfermedades.
Tasas de vacunación
"Resulta evidente que los profesionales sanitarios debemos protegernos para proteger, también, a los pacientes que cuidamos, para proteger a la población en su conjunto. Debemos ser responsables en este sentido. Si bien, el año pasado, la vacunación en sanitarios aumentó debido al escenario pandémico, lo cierto es que, hasta entonces, las tasas de vacunación en sanitarios eran muy bajas. Debemos hacer todo lo posible para mantener una tendencia al alza", explica el presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya.

Por su parte, el presidente de Anenvac, José Antonio Forcada, recuerda que la gripe es una enfermedad grave, ya que "en el mundo, cada año fallecen alrededor de 500.000 personas como consecuencia de complicaciones de la gripe y así tenemos que transmitirlo a los profesionales sanitarios y a la población. Es importante ser conocedores del riesgo que puede suponer el contagio a nuestros pacientes, compañeros y a nuestras familias, siendo los más vulnerables los que tendrían peores consecuencias".