presentaciondatosagresiones2_1
presentaciondatosagresiones2_1

Enfermería anima a denunciar a los agresores como "medida eficaz" para evitar nuevos actos violentos

Tras publicarse el balance de la Policía Nacional sobre agresiones a sanitarios

Guardar

En la presentación del balance de las agresiones a sanitarios de la Policía Nacional durante 2019, el Consejo General de Enfermería ha animado a denunciar a los agresores como "una medida eficaz" para evitar que cometan nuevos actos violentos.

En 2019, la Policía Nacional contabilizó 294 profesionales sanitarios que fueron agredidos física o verbalmente en nuestro país, de los cuales tan solo 61 eran enfermeras. Los datos se corresponden con las denuncias efectuadas y contrastan significativamente con los recogidos por el Observatorio puesto en marcha por el Consejo General de Enfermería, que solo entre sus profesionales contabilizó cerca de 1.469 agresiones en 2018 y se prevé que en 2019 esta cifra "sea incluso aún mayor".

Unos datos muy superiores a los que registran las Fuerzas del Orden y que se explica por la ausencia de denuncia en Comisaría de muchas de las agresiones que sufren las enfermeras. El motivo reside, explicó el presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya, tras conocer los datos presentados por la Policía, en que "la mayoría de los profesionales, sobre todo cuando se trata de agresiones verbales, no se atreven a denunciar y el Observatorio incluye casos con denuncia y sin denuncia ante la Policía".

"La situación de la profesión de Enfermería en los centros sanitarios es preocupante. A veces, la agresión se produce a la vez a médicos y enfermeras al mismo tiempo. Insistimos permanentemente en que se denuncie todo tipo de agresión que no sea exclusivamente física, sino también verbal. En dos ocasiones, hemos tenido sentencias de agresiones verbales que han sido juzgadas y que han supuesto dos años de prisión a los agredidos. Sabemos que no todo el mundo denuncia y que es difícil saber por provincia cuántas son las que se producen", afirmó Florentino Pérez Raya.
Un problema de concienciación
Esta es una situación que, tal y como explicó Javier Galván, que es el interlocutor policial sanitario, constituye "un problema de concienciación", ya que "los que más denuncian son los médicos, después las enfermeras y después los técnicos. De una manera importante, los médicos están más concienciados que el resto de las profesiones sanitarias".

Según los datos recogidos por la Policía en 2019, las agresiones a profesionales sanitarios que fueron objeto de denuncia no entienden de género y, de las 322 víctimas contabilizadas, el número de mujeres fue ligeramente superior. En 2018, el 55 por ciento de los casos eran mujeres y en 2019, lo fueron el 58 por ciento de ellos.

Sin embargo, dado que el porcentaje de mujeres en Enfermería alcanza el 85 por ciento y esta es la profesión más afectada por las agresiones y más numerosa del sistema sanitario, "es de suponer que si todas las que han sido objeto de una agresión lo denunciaran, el balance sería muy diferente", concreta el Consejo General de Enfermería.