Ómicron y la sexta ola
Ómicron y la sexta ola

La EMA apoya la necesidad de desarrollar una estrategia a largo plazo sobre tipos de vacuna Covid-19

Los reguladores mundiales remarcan que "la administración de múltiples dosis de refuerzo a intervalos cortos no es un enfoque sostenible a largo plazo"

Guardar

En un taller sobre la respuesta global a la variante Ómicron, organizado dentro de la Coalición Internacional de Autoridades Reguladoras de Medicamentos (ICMRA), la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha destacado que "es necesario desarrollar una estrategia a largo plazo sobre los tipos de vacunas necesarias para gestionar la Covid-19 en el futuro".

Esta necesidad se planteó al analizar posibles enfoques de vacunación contra Ómicron y otras variantes del virus, donde los participantes en esta reunión acordaron que "la administración de múltiples dosis de refuerzo a intervalos cortos no es un enfoque sostenible a largo plazo".

Por otro lado y tras revisar los datos sobre el impacto de Ómicron, los intervinientes concluyeron que "las vacunas actuales ofrecen menos protección contra infecciones y enfermedades leves causadas por esta variante". Sin embargo, añadieron que "la vacunación continúa ofreciendo una protección considerable contra la hospitalización y la Covid-19 grave con Ómicron, especialmente después de una dosis de refuerzo. Cada vez es más claro que se necesita una dosis de refuerzo para extender la protección de la vacuna".

Enforques alternativos

Con respecto a las composiciones de vacunas actuales, los reguladores mundiales alientan a la comunidad científica internacional y a los desarrolladores a "buscar enfoques alternativos a las vacunas monovalentes". En opinión de los mismos, "las empresas también deberían explorar la viabilidad de desarrollar vacunas variantes bivalentes o multivalentes para determinar si ofrecen ventajas a las vacunas monovalentes".

Los participantes en esta reunión de la EMA también enfatizaron en que "se deben realizar estudios clínicos para respaldar el uso de una nueva vacuna. Estos estudios deben estar diseñados para demostrar que la respuesta inmune, medida como anticuerpos neutralizantes, generada por la vacuna actualizada, es superior a la lograda con las vacunas actuales". "La capacidad de las vacunas actualizadas para neutralizar de forma cruzada otras variantes de interés sería una característica adicional con respecto a la amplitud de la protección proporcionada por la vacuna actualizada", remarcaron.