El Supremo confirma la condena al expresidente del Gobierno balear por el caso 'Son Espases'

por tráfico de influencias

Guardar

supremo
supremo
La Sala II del Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia de la Audiencia de Mallorca, de 10 de julio de 2019, que condenó "al expresidente del Gobierno balear Jaume M." a 10 meses de prisión y 10 años de inhabilitación especial para cargo público por delito de tráfico de influencias y como inductor de delitos de prevaricación continuada y fraude a la Administración, por su actuación para conseguir la adjudicación a una determinada empresa de la construcción de un hospital en Mallorca, en la zona de Son Espases, durante la legislatura autonómica 2003-2007.

El condenado recurrió a esta instancia judicial solo su condena por el delito de tráfico de influencias (de seis meses de prisión y tres años de inhabilitación). Sin embargo, desestima íntegramente sus alegaciones y subraya que, de acuerdo a los hechos probados, el acusado se aseguró la cercanía de personas de su confianza en el proceso de adjudicación por concurso del proyecto de construcción del hospital que había sido anunciada por él ya desde su campaña electoral para presidente del Gobierno de Islas Baleares, con el objetivo de beneficiar a una determinada empresa adjudicándole el proyecto de construcción del hospital.

Con ese mismo fin, recuerdan los magistrados, para asegurar su control e influir en el proceso de adjudicación de la obra, el condenado dio la orden de contratar a una determinada consultora "prescindiendo de las normas de procedimiento y con el fin de que fuera ella quien llevara a la Mesa de Contratación las valoraciones de las ofertas de los licitadores", contratación que se hizo a espaldas de la propia Mesa de Contratación.

Para el Tribunal Supremo, el hecho probado describe "la presión moral y jerárquica" que el condenado ejerció sobre sus subordinados, "la exconsejera de Sanidad Ana C. y el director general del Instituto Balear de Salud Joaquín Sergio B.", y como la actividad de los tres estaban encaminadas "a obtener de la Mesa una propuesta que fuera coherente con la decisión final del órgano de contratación".