El Círculo de la Sanidad pide al futuro Gobierno una gran auditoría del Sistema Nacional de Salud

para evaluar su calidad

Guardar

El Círculo de la Sanidad (CS), organización que agrupa a una veintena de directivos de empresas proveedoras de bienes y servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS), reclama que "el futuro Gobierno que salga de las elecciones generales del próximo 20D aborde la realización de una gran auditoría del SNS que sirva para chequear el nivel de calidad asistencial que se presta en los centros hospitalarios del conjunto del territorio español y sirva como guía para definir las principales líneas de política sanitaria en el futuro".

Círculo de la SanidadEn este sentido, el Círculo plantea que  "la creación de un órgano independiente de evaluación, dentro de la estructura del Ministerio de Sanidad, que se responsabilice tanto de la realización de esa auditoría de la calidad asistencial de los centros hospitalarios de todos los sistemas regionales de salud como también de la definición de mecanismos de evaluación permanente que permitan testar tanto la calidad asistencial como la de los procesos de gestión aplicados por cada centro".

“Una vez superado lo peor de la crisis se hace necesario realizar una medición rigurosa y un diagnóstico preciso de la situación del Sistema Nacional de Salud para conocer sus deficiencias y también sus necesidades”, señala el presidente del CS, Ángel Puente, que considera que "el próximo Gobierno debería afrontar también la reforma de las leyes generales de Sanidad y Salud Pública para adaptarlas al nuevo contexto socioeconómico".
Red de Proveedores Acreditados
Otra de las grandes tareas a abordar por el Gobierno que salga de las urnas el próximo 20 de diciembre debería ser, según el CS, la creación de una Red de Proveedores Acreditados del SNS, para garantizar que cualquier externalización de servicios que se lleve a cabo en este marco se realice en las mejores condiciones de calidad y fiabilidad.

La organización considera que "la externalización de servicios no estrictamente sanitarios puede constituir una herramienta muy potente para la sostenibilidad financiera del sistema sanitario público, ya que permite liberar recursos públicos que hoy se destinan a servicios generales para su utilización para fines puramente asistenciales".

“Las empresas podemos contribuir de forma decisiva tanto a la mejora de la calidad del servicio que presta el sistema sanitario, como a su sostenibilidad futura”, asegura el presidente del Circulo. “Pero para ello las Administraciones Públicas deben perder el miedo a la colaboración público-privada y entender que hay un buen número de servicios no asistenciales que se prestan en los hospitales que pueden ser prestados por empresas con la misma calidad y con mayor eficiencia económica”, indica Puente.
Registro específico
Para contribuir a que las Administraciones pierdan ese miedo, el CS plantea, en el marco de sus propuestas a los partidos políticos de cara a las inminentes elecciones generales, la creación de un registro específico de proveedores del SNS, que "garantice que cualquier servicio externalizado por parte de un centro sanitario va a ser prestado por una empresa que cumple los requisitos y parámetros de calidad que se establezcan al efecto".

Entre las propuestas del Círculo, también destacan promover la unificación de las grandes líneas de gestión de Salud Pública en todas las comunidades autónomas, como por ejemplo "el calendario vacunal, promover la gestión empresarial de centros hospitalarios sobre la base del cumplimiento de objetivos, potenciar los modelos de colaboración público-privada, singularmente para impulsar la investigación conjunta entre hospitales e Industria bajo esquemas de riesgo compartido o impulsar o garantizar la profesionalización de la gestión de los centros sanitarios".
Propuestas
Como se reproduce a continuación, estas son las propuestas del Círculo de la Sanidad para el 20-D:
  1. Realización de una auditoría del Sistema Nacional de Salud para contar con una referencia sobre el nivel de calidad asistencial de los hospitales españoles.
  2. Creación de una Red de Proveedores Acreditados para implementar la externalización de servicios que no sean estrictamente sanitarios o asistenciales en el Sistema Nacional de Salud.
  3. Creación de un ente autónomo de evaluación dentro del Ministerio de Sanidad con atribuciones para auditar tanto los procesos como la calidad asistencial de los centros hospitalarios de todas las comunidades autónomas
  4. Coordinar y unificar las grandes líneas de gestión de Salud Pública, como el calendario vacunal
  5. Promover sistemas de gestión empresarial en los centros hospitalarios sobre la base del cumplimiento de objetivos
  6. Potenciar los modelos de colaboración público-privada en el sistema sanitario, singularmente en el ámbito de la investigación entre hospitales e Industria mediante el llamado ‘riesgo compartido’
  7. Trabajar para garantizar la profesionalización de la gestión de centros sanitarios y dotar de mayor autonomía en la gestión y la provisión de servicios a los gerentes de hospitales