Denunciada ante Seguros la Correduría montada por el Colegio Médico de Madrid (ICOMEM)

presentada por guillermo sierra, compromisario de la asamblea

Guardar

Guillermo Sierra

Guillermo Sierra, colegiado del Colegio de Médicos de Madrid (ICOMEM) y compromisario de su Asamblea, ha denunciado ante la Dirección General de Seguros la decisión de la institución colegial de  montar una correduría de seguros para cuyo desarrollo va a utilizarse  la base de datos de los colegiados y que, según se pone de manifiesto en la denuncia, entra en competencia desleal con las empresas dedicadas a tal fin.

En su escrito a la Dirección General de Seguros, Sierra, al poner de manifiesto la decisión del Icomem de crear una correduría, recuerda una resolución de 14 de enero de 2009, firmada por la subdirectora general de Ordenación del Mercado de Seguros, Pilar Duque Santamaría, que "proscribe terminantemente una acción como la expuesta, ya sea realizada directamente por el Colegio Profesional o por medio de entidad o persona interpuesta".  Y añade el denunciante que "la normativa aplicable sigue siendo la misma y no se entiende cómo se podría registrar por parte de la Dirección General de Seguros una correduría en contra de tal criterio".
Competencia desleal
Guillermo Sierra informa de que la Junta Directiva del ICOMEM promovió la constitución de una empresa de correduría de seguros en forma de sociedad mercantil unipersonal, de la que no ha facilitado su nombre a los colegiados y en la cuenta con una participación total del 100 por ciento en su capital social a propuesta de BMS Ibérica, parte de BMS Group con sede en el Reino Unido, según consta en el convenio de colaboración firmado entre ambas partes.

Según se informa a la Dirección General de Seguros, el objeto de dicha acción en dirigirse a todos los médicos colegiados para ofrecerles toda clase de seguros. Dicha actuación, señala el denunciante, dicha actuación es contraria a la normativa española y comunitaria y contradice el criterio propio de la Dirección General de Seguros. Y es que, según se expone, existe un abuso al servirse de una posición privilegiada, como es la obligatoridad de la colegiación de los médicos y cuyos datos se van a utilizar frente a otros competidores, lo que contradice la libre competencia.

Asimismo recuerda Guillermo Sierra que la naturaleza jurídica del colegio profesional carece esencialmente de ánimo de lucro, por lo que no puede ser operador económico ni puede concurrir al mercado, hecho puesto de manifiesto en una reciente sentencia del Juzgado de lo Mercantil nº 11 de Madrid, en relación con una actuación en la que estuvo implicada la Organización Médica Colegial (OMC).