Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), por la recuperación del sistema sanitario

Pronunciamiento ante las próximas elecciones generales

Guardar

image__fadsp_federacion_asociaciones_defensa_sanidad_pub_68727Ante las próximas elecciones generales, que previsiblemente se celebrarán en diciembre, la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha hecho público un manifiesto en el que, además de llamar la atención sobre los cambios registrados en las recientes elecciones autonómicas y municipales, considera que deberán promoverse políticas públicas para reducir las desigualdades y favorecer la redistribución de la riquieza, la solidaridad y la salud de la población.

En su documento, la FADSP señala que, entre las varias enseñanzas que pueden sacarse de las recientes elecciones, destaca el cambio en la correlación de fuerzas gobernantes, pues las mayorías absolutas son la excepción y han sido necesarios pactos para nombrar a la mayoría de Presidentes de Comunidad Autónoma y de Alcaldes y se ha producido un giro hacia la izquierda. Y, en segundo lugar, añade, ha aparecido un nuevo tipo de organizaciones políticas caracterizadas por otras formas de actuar, visibles en la indumentaria, en su declaraciones, en su manera de comportarse.

Por otro lado, la FADSP expone cómo todos los grupos políticos españoles vienen declarando su intención de defender el estado de bienestar que, según dice, afronta un futuro incierto por la tendencia de la edad de la población, por la disminución de las rentas de trabajo que contribuían a su sostenemineto, por la caída de la capacidad recaudatoria del Estado como consecuencia de la crisis, y porque no se recupera recaudación del fraude fiscal y de las rentas del capital financiero, patrimonial y empresarial.
Recortes y sanidad pública
La FADSP también comenta cómo la grave crisis de la Sanidad Pública no se puede atribuir en exclusiva a los recortes normativos y presupuestarios de las políticas de austeridad, sino que en buena medida son el resultado de políticas instauradas desde hace más de dos décadas. Una buena parte han sido políticas de naturaleza mercantil, con daño a la independencia y a la capacidad del sistema, al tiempo que abrían espacios a los negocios dentro del sistema sanitario. Así se explica la subfinanciación crónica; la descohesión territorial; el discurso y la insistencia en el “partenariado” público-privado; las externalizaciones; el gerencialismo; la opacidad; la objetivación del paciente como consumidor o la marginalidad de la promoción de la salud… Otras son políticas que residen en el modelo de “partidismo” clientelar que nos ha gobernado desde la transición, y que ha excluido de las decisiones en política sanitaria a la ciudadanía y a los trabajadores del sector.

Recuperar la calidad de nuestro sistema sanitario y devolverle el alto aprecio que le merece a los ciudadanos pasa por, entre otras, las siguientes medidas:
  1.  Cambios legislativos
  2.  Mejoras en la financiación
  3. Mejorar los mecanismos de coordinación para gobernar el SNS
  4.  Incrementar la eficacia de los servicios sanitarios
  5. Desarrollar una política de personal sanitario motivadora
  6. Favorecer la transparencia y la participación en la gestión del SNS