BoiRuiz
BoiRuiz

Cataluña pide al Gobierno que asuma el déficit sanitario que no corresponde a las autonomías

Conferencia de Boiz Ruiz en en el Fórum Europa-Tribuna Catalunya

Guardar

El conseller de Salud de la Generalitat, Boi Ruiz, ha pedido al nuevo ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, que el Gobierno asuma el déficit sanitario no imputable a las comunidades autónomas, en un momento en el que las autonomías necesitan “oxígeno”. Durante una intervención en el Fórum Europa-Tribuna Catalunya, Ruiz, tras felicitar y desear suerte a Alonso públicamente por su nombramiento, le reclamó también que se ajuste a sus competencias, sin vulnerar las que corresponden a las comunidades autónomas.

El conseller reclamó que no recaiga sobre las autonomías el déficit sanitario.

Asimismo, le demandó que recupere las funciones propias del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, “que es donde se han de discutir las políticas sanitarias, y no en el Ministerio”. Algo que, a su juicio, el Gobierno no está respetando; de hecho, considera que se está haciendo todo lo contrario: en realidad es el Ministerio el que condiciona las decisiones del consejo, y no al revés.

Además, exigió una participación real y efectiva de las comunidades autónomas en las decisiones de farmacia, de las que también dijo que tienen que cambiar su papel, buscando un rol de mayor implicación social y menos de dispensador de medicamentos. Así, destacó el rol que podrían tener en las patologías de baja densidad o en el control de pacientes crónicos.

Y criticó el que el Gobierno no haya "acompañado de mayor financiación la introducción del fármaco que cura la hepatitis C", cuando su departamento ya está administrándolo a los pacientes más graves.

De otra parte, Ruiz habló de los presupuestos de su comunidad para el próximo año, que “son los números que me gustaría, pero son los posibles”. No obstante, advirtió que en 2014 el presupuesto de Salud se estabilizó y en 2015 crecerá un 1,5%.

Puso en valor los diferentes actores del sector sanitario en Cataluña, destacando la labor de los sindicatos, a los que envió un mensaje “que debemos debatir muy pronto”: “quieren recuperar las pérdidas salariales de los últimos años o usar estos recursos económicos para crear más empleo”. Ruiz sabe que no es un debate fácil, pero insistió en que no hay que rehuirlo.

El conseller también ha repasado el papel de otros agentes de la salud, tales como los órganos de control, como un servicio de mejora permanente de la administración; las patronales, alineadas con las políticas del departamento; lo municipios, que comparten el riesgo y la toma de decisiones; y la financiación privada, que quisiera que fuera adecuada y que también estuviera sometida y participara del control y criterios de transparencia y rendimiento de cuentas.

También ha hablado de la industria farmacéutica y ha destacado que tiene un papel muy importante en la innovación del sector salud. "Cataluña es pionera en España en formalizar acuerdos de riesgo compartido donde lo que se compra no es el medicamento sino el resultado de este medicamento sobre la salud de la persona", explicó.

En el ámbito político, dijo que "el pluralismo de los grupos parlamentarios debe aportar riqueza de matiz sin olvidar lo esencial, porque la sanidad pública no se puede utilizar como arma instrumental para hacer política".

De otro lado, ha citado a los pacientes y sus familias, que "tienen la percepción de estar en buenas manos". Ruiz ha explicado que desde el Departamento de Salud se está potenciando "la participación de las asociaciones de pacientes en las políticas sanitarias" y que "el paciente sea protagonista activo en la afectación de su enfermedad". El consejero ha citado instrumentos como el Consejo Consultivo de Pacientes, el decreto de accesibilidad, el decreto de participación, el Plan interdepartamental de atención e interacción social y sanitaria (PIAISS) y Cat @ Salud Mi Salud, como herramienta para "facilitar el acceso del paciente a sus datos clínicos ".

En cuanto a los profesionales, Boi Ruiz ha reivindicado el empoderamiento de todas las profesiones sanitarias y también ha recordado que "los profesionales" deben asumir responsabilidades y riesgos. Ruiz ha especificado que hay que pasar de las disciplinas cerradas a las redes de conocimiento. A día de hoy ya no se trabaja desde la disciplina sino desde la dinámica interdisciplinaria. "Estamos preparando una orden del consejo de las profesiones sanitarias", anunció Ruiz. Así, la universidad debe incorporar nuevas competencias y más transversales para formar los nuevos profesionales y que puedan adaptarse a las necesidades del futuro.