Andalucía rediseñará los mapas de riesgo para prevenir agresiones a sanitarios

La consejera de Salud con el Consejo Andaluz de Médicos

Guardar

Mapas de riesgo
Mapas de riesgo
La Junta de Andalucía rediseñará los mapas de riesgo para detectar las zonas de mayor conflicto y prevenir las agresiones a profesionales sanitarios: ésta es una de las novedades que se introducirá en el Plan de Prevención y Atención a Agresiones del Servicio Andaluz de Salud (SAS) y que ha tratado la consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, en un encuentro con los miembros del Consejo Andaluz de Colegios de Médicos encabezados por su presidente, Francisco José Martínez. Estos mapas de riesgo posibilitarán definir las medidas de seguridad más eficaces según las necesidades de los distintos puestos de trabajo.

La responsable de la Administración sanitaria andaluza se comprometió a seguir impulsando la formación sobre cómo actuar precozmente y prevenir actuaciones de riesgo. Tal y como recordó Sánchez Rubio, “los profesionales que padecen situaciones violentas cuentan con el apoyo explícito del sistema sanitario y se les ofrece asesoramiento legal y asistencia jurídica”. Sánchez Rubio destacó que los centros sanitarios cuentan ya con más de 6.000 medidas de seguridad instaladas, tales como: timbres antipánico, teléfonos directos de seguridad, salidas alternativas, cámaras de seguridad o vigilantes de seguridad.

En la línea de la prevención, el SAS también impulsará la formación preventiva con el fin de que los profesionales sepan identificar una situación de riesgo y mejoren su respuesta ante ella. Además, el SAS ofrecerá asesoramiento jurídico si se produce una agresión desde el mismo momento en el que se produzca y el profesional contará con acompañamiento de un letrado desde la interposición de la denuncia y durante todo el procedimiento judicial.
Líneas de colaboración
En 2013, se realizaron 220 asistencias por parte de los letrados del Servicio Andaluz de Salud a profesionales víctimas de situaciones conflictivas. Además, se lograron 202 sentencias condenatorias y 20 condenas por delito de atentado a funcionario público. Precisamente, se avanzará en este tipo de asistencias y se completará con un asesoramiento desde el primer momento en el que se produce la agresión.

En el encuentro mantenido este lunes se profundizó en las líneas de colaboración abiertas entre la Junta y el Consejo Andaluz de Colegios de Médicos, con el objetivo común de mejorar el sistema sanitario público y garantizar su universalidad y calidad. De este modo, el departamento que dirige Sánchez Rubio y la institución colegial avanzan en su marco de colaboración, suscrito en 2011, con el objetivo de mejorar la sanidad pública y la calidad asistencial.

Entre las líneas de colaboración, se abordó mejorar el acceso de los profesionales médicos que no desempeñan su labor en los centros sanitarios públicos al Registro de Voluntades Vitales Anticipa-das, con el objetivo de ofrecer la mejor atención a la ciudadanía en la etapa final de su vida.
Sostenibilidad
Tanto la Administración pública como el Consejo Andaluz de Colegios de Médicos comparten el objetivo de la sostenibilidad del sistema público, así como la mejora en la calidad asistencial y en la situación de los profesionales que conforman el Sistema Sanitario Público de Andalucía, según ha subrayado la consejera, quien abogó por profundizar en el trabajo conjunto en esta materia.

En este encuentro, en el que se han reforzado las líneas de colaboración, se preveyeron actuaciones conjuntas para reforzar el modelo de Unidades de Gestión Clínicas, un diseño organizativo que permite incorporar a los profesionales en la gestión de los recursos utilizados en su propia práctica clínica. Igualmente, se desarrollarán líneas de trabajo conjunto para potenciar diferentes objetivos, entre los que destacan el fomento de la implicación de los profesionales sanitarios en la gestión de los centros para reforzar la continuidad asistencial entre distintos niveles de atención, mejorar la organización del trabajo y elevar la satisfacción de los pacientes de la sanidad pública andaluza desde la propia experiencia de los médicos.

Asimismo, la Junta ha acordado con el Consejo intensificar las fórmulas que permitan una formación continuada de los profesionales médicos con el fin de incentivarlos en su trabajo diario y ampliar sus conocimientos en aspectos científicos, legales, éticos y sociales.