img_20161024_103226.jpg
img_20161024_103226.jpg

Acción Psoriasis alerta sobre el alto índice de pacientes con diagnóstico pero sin tratamiento

no se tarta a Un 14% de los pacientes con psoriasis grave

Guardar

La falta de adherencia al tratamiento de los pacientes con psoriasis ha sido la nota común de Acción Psoriasis, la Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV) y el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM), que presentaron la celebración del Día Mundial de la Psoriasis y la Artritis Psoriásica alertando de la alta tasa de pacientes diagnosticados de la enfermedad que no siguen ningún tratamiento, incluso cuando la patología es grave.



Así lo refleja la encuesta IMPAS sobre el Impacto de la Psoriasis y sus comorbilidades en la Calidad de Vida, realizada a 1200 pacientes por Acción Psoriasis. "Un 22 por ciento de los pacientes la sufren en una forma grave o muy grave. De estos, un 14 por ciento está sin tratamiento", anunció la vicepresidenta de Acción Psoriasis, Montse Ginés, quien analizó los resultados de la encuesta.

Además, un 85 por ciento de los pacientes sufren comorbilidades, como son la diabetes o la hipertensión, que siempre aparecen tras la psoriasis. A juicio de Acción Psoriasis, son datos lo suficientemente llamativos como para "hacer un llamamiento a las administraciones a buscar soluciones", tal y como expresó Ginés.

El jefe de Dermatología del Hospital La Paz (Madrid), el doctor Pedro Herranz, ofreció una posible clave para evitar esta falta de adherencia o acceso al tratamiento. "Hay que incidir en la educación sanitaria. El paciente tiene que ser el centro de la atención sanitaria", expresó. Para el doctor Herranz, la psoriasis no es una enfermedad que se manifiesta solo en la piel, pues "la piel solo es la punta del iceberg". Además de las comorbilidades que apuntó Montse Ginés, el doctor Herranz recordó que la psoriasis también conduce a "la depresión, la ansiedad y los problemas de relación".
El farmacéutico como aliado
El papel del farmacéutico es, para el presidente del COFM, Luis González Díez, fundamental. "Somos los establecimientos más cercanos y accesibles, nuestra labor va mucho más allá de la dispensación de medicamentos", apuntó González Díez.

Según el presidente del COFM, el farmacéutico contribuye al "control y la mejora de la calidad de vida" de los pacientes de psoriasis. Además, González Díez aseguró que los farmacéuticos madrileños tratan de "favorecer una actitud positiva y activa del paciente", con la intención de que este "no abandone el tratamiento".

Esta idea la subrayó la vocal de Dermofarmacia y Productos Sanitarios del COFM, Rosalía Gozalo, al decir que los farmacéuticos son los "férreos aliados del paciente con psoriasis". "Estamos formados y preparados para la detección e identificación precoz de las comorbilidades", añadió Gozalo, quien solicitó "contar con la farmacia como punto de referencia" para el tratamiento de la psoriasis.
Para romper barreras
Para celebrar el Día Mundial de la enfermedad, el 29 de octubre, Acción Psoriasis se unió al lema internacional #rompiendobarreras, acompañado de la frase "Luchar, crecer, ganar". El presidente de Acción Psoriasis, Santiago Alfonso, informó sobre las actividades que la asociación va a llevar a cabo en la celebración del día de la enfermedad. Así, el Ministerio de Sanidad va a acoger una jornada de formación a pacientes y la Universidad Complutense de Madrid hará lo mismo con una dedicada a los estudiantes, futuros farmacéuticos.

Además, el presidente presentó un nuevo proyecto de Acción Psoriasis, con la proyección del tráiler de Buen Camino, una serie de documentales sobre el camino que tiene que recorrer un paciente de psoriasis al ser diagnosticado. En ellos, pacientes de psoriasis vinculan este camino al Camino de Santiago, y ejercen de peregrinos mientras cuentan su experiencia con la enfermedad.

"Es bueno que los pacientes hablen entre ellos, porque quien mejor va a entenderte es alguien como tú", afirmó Alfonso, idea que fue apoyada por el doctor Herranz quien cerró la presentación, con sede en el COFM, solicitando a los pacientes "aceptación, pero no resignación" con la enfermedad.