Política y Sociedad Entrevista con la vicepresidenta de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia

Pilar Rodríguez Ledo: La formación en actitudes y valores es «el patito feo» de las competencias

Con el fin de conocer en qué estado se encuentra el mapa de competencias de los médicos de Familia en España, Acta Sanitaria ha realizado una entrevista a la vicepresidenta y responsable de Educación Médica de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), la doctora Pilar Rodríguez Ledo, quien afirma que la mejora de las «actitudes» es el ámbito «donde quizás haya que esforzarse más», ya que en la actualidad es «el patito feo» de la adquisición de competencias. Además, también dio avances del XXVI Congreso Nacional de Medicina General y de Familia que se celebrará en mayo en Santiago de Compostela.

Pilar Rodríguez Ledo

Acta Sanitaria (AS).- ¿Qué es exactamente DP-SEMG y para qué sirve? ¿Cómo surgió su creación por parte de la SEMG?

Pilar Rodríguez Ledo (PRL).- DP-SEMG es una guía para la mejora profesional del médico de Familia, con el fin de que avance en su nivel de competencias. Muchas veces, cuando nos formamos, lo hacemos en general, pero no para el desempeño de nuestro trabajo. Así, DP-SEMG pretende medir una formación aplicada al desempeño del propio trabajo, con el fin de que todos, con la formación y con los avances que hacemos en nuestra carrera profesional, vayamos mejorando en la actividad que desempeñamos.

Podemos definir DP-SEMG como una “autoherramienta” con la que identificamos qué áreas dominamos y dónde están nuestras lagunas y, en este sentido, hacia dónde podrían ir nuestras propuestas de mejora. La herramienta tiene un mapa de avance gracias al que el médico ve, en cada momento y en cada una de las competencias que tiene que desarrollar, cuál es su nivel.

DP-SEMG comienza a fraguarse en 2007, en primer lugar por una necesidad profesional compartida por todos los países, ya que los médicos debemos estar acreditados en competencias y, en segundo lugar, por el apoyo legislativo.

AS.- Desde su puesta en marcha en mayo de 2017, ¿cuántos usuarios la utilizan?

PRL.- Si bien la idea inicial era abrirla inmediatamente en global, al haber un retraso legislativo de las distintas especialidades en acordar y comenzar a evaluar en competencias, hemos decidido no abrirla a todos por ahora. No obstante, estamos formando a la acreditación en competencias, pero no abriremos DP-SEMG a todo el mundo hasta que se consensúe todo y las sociedades de Medicina de Familia avancemos de la mano, lo cual se está produciendo poco a poco, pero el desarrollo legislativo va lento.

«No abriremos DP-SEMG a todo el mundo hasta que las sociedades de Medicina de Familia avancemos de la mano»

Existen dos opciones a la hora de usar la herramienta, pues ésta consta de dos partes: por un lado, abrimos a todo el mundo, tanto a socios como no socios, todas las actividades que hacemos (formación, asistenciales, de investigación o de docencia.) Por otro lado, y en lo que respecta a autoevaluación de competencias, la hemos dejado de momento cerrada a grupos de trabajo y sociedades autonómicas, hasta que se consensúen todas las competencias. Se podrá hacer en abierto para todo el mundo en un futuro.

AS.- ¿En que tipo de competencias formativas, necesarias para completar el mapa competencial, hay más carencias para los médicos de Familia?

PRL.- En Medicina General es similar al resto de las especialidades. Debido a la tendencia actual a la tecnificación, todo lo que son conocimientos y habilidades técnicas avanza mucho más que las actitudes. Estamos hablando mucho de la humanización de la Medicina, como si hubiera dejado de ser humana en algún momento.

Competencias transversales como la comunicación o el trato humano, es decir, formación en actitudes y valores de las distintas áreas de conocimiento son “el patito feo” y quizás lo que nos estamos dejando atrás, no solo en el ámbito médico, sino en la sociedad en general. Por poner un ejemplo, parece que es más importante hacer una buena sedación terminal, que tener una comunicación con el paciente y la familia para decirle que llegó el momento de aplicar ésta. Es en este ámbito donde quizás haya que esforzarse más. Es en el que más se está avanzado, pues se ha hecho un pacto a través de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME) y de la Organización Médica Colegial (OMC) de las competencias transversales comunes a todas las sociedades de Medicina de Familia.

AS.- ¿Existe algún indicio de que la nueva normativa de competencias profesionales entre en vigor próximamente en España?

PRL.- La normativa europea indicaba que era en enero de 2016 cuando teníamos que empezar a evaluar por competencias, estamos en el 2019 y seguimos así, sin desarrollos de los distintos estados de la Unión Europea. En principio no se ha comentado nada de forma oficial de que vaya a ser inminente y también, dados los problemas en Sanidad, docencia e investigación que hay actualmente en España, no parece que sea el asunto más prioritario. Sin embargo, es muy importante porque estamos hablando de profesionales que mejoran en la competencias y pacientes que mejoran en la asistencia que reciben. DP-SEMG no es un examen o una forma de programar inscripciones a cursos. Es una herramienta útil para profesional, paciente y sociedad.

«DP-SEMG no es un examen o una forma de programar inscripciones a cursos»

AS.- ¿Hay consenso con el resto de sociedades científicas de Atención Primaria?

PRL.- A través de FACME y la OMC, junto con las tres sociedades de Medicina de Familia, estamos estableciendo contactos y acuerdos. Pero, atendiendo a lo anterior, como legislativamente no corre prisa y existen distintos ritmos en las diferentes sociedades, avanza poco a poco. Hay reuniones pendientes y estamos en activo. Lo que está claro es que las competencias del médico de Familia son las mismas, se sea de una sociedad, de otra o de ninguna. En este sentido, no debería haber diferencias en función de las sociedades. Desde SEMG sí que estamos dispuestos y creemos que el acuerdo es necesario y posible y estamos haciendo todo lo que está en nuestra mano para llegar a él.

AS.- Desde su papel en la implantación de la herramienta, ¿qué ha sido lo más gratificante y lo más duro en el proceso?

PRL.-Lo más gratificante, como siempre que se coordina un proyecto con muchas de personas -han participado más de 300, entre ellas, un grupo de cerca de 40 pacientes expertos-, es ver el resultado, la motivación y el avance del grupo. Creo que en estos años hemos crecido y mejorado en nuestras propias competencias transversales gracias a esto.

Lo más duro es ver que al final los profesionales y la sociedad vamos por delante de la legislación, de las normativas y de los desarrollos. Queremos ser mejores, pero muchas veces la legislación no permite adaptarnos con la rapidez que precisan los avances de nuestras comunidades.

«Lo más duro es ver que al final los profesionales y la sociedad vamos por delante de la legislación»

AS.- ¿Daría algún consejo a los médicos de familia que aún no han utilizado DP-SEMG?

PRL.- Sí, que a pesar de que la Atención Primaria está continuamente en los medios y no por una buena situación, que no piensen que esta herramienta es un arma contra nosotros. Debemos verla como una herramienta para mejorar, no como algo que nos viene impuesto de fuera. A veces, cuando hay tanto conflicto, pueden verse mezcladas las situaciones y todos mostramos ese miedo de “ya me están evaluando otra vez más” y no es eso, sino un apoyo; lo que pretende DP-SEMG es tener una gran herramienta con la que que, si se usa bien, conseguiremos un gran aporte para la especialidad y para nuestros pacientes, que son lo que más nos importa.

AS.- El XXVI Congreso Nacional de Medicina General y de Familia se celebra en mayo en Santiago. ¿Puede avanzarnos algunos detalles del mismo?

PRL.- Como presidenta del Comité Organizador me gustaría invitar a todo el mundo a un encuentro que va a ser diferente, pues permitirá personalizar la formación de los asistentes. Hay que hacerlo para podernos adaptar al desempeño y a esas competencias de las que antes hablábamos. No todos necesitamos lo mismo y nadie mejor sabe lo que necesita como el propio interesado.

Ya tenemos un programa bastante adaptado, que además este año es innovador, no tanto en cuanto a los temas, sino en cuanto al diseño del encuentro, en el que habrá talleres estrictamente prácticos, para implementar al día siguiente cuando volvamos a la consulta. También contará con mesas pero, sobre todo, lo que habrá será un espacio continuo, con dos grandes salas, en las que se abordarán las distintas áreas del conocimiento, con un enfoque de cuáles son los temas y lagunas del mismo, en las que el médico de Familia necesita avanzar. Éstas estarán funcionando todo el día y los asistentes podrán elegir qué área quieren y qué temas son los más adecuados para ellos.

AS.- Estará centrado en residentes y médicos jóvenes. ¿Por qué se ha elegido este núcleo para el congreso?

PRL.- Los residentes son nuestra razón de ser y nuestro compromiso con el futuro de la profesión. Hablamos muchas veces del poder de los pacientes, pero también hay que empoderar al profesional, sobre todo al joven. Por eso queremos, en este compromiso con la docencia, apostar por nuestros residentes.

«Los residentes son nuestra razón de ser y nuestro compromiso con el futuro de la profesión»

AS.- ¿Qué es lo más satisfactorio que ha vivido como responsable de Educación Médica de la SEMG?

PRL.- Como médico lo más satisfactorio es nuestro trabajo diario con los pacientes. Yo desde hace algunos años no lo tengo, pero eso me ha permitido tener también una parte satisfactoria, que es la de la docencia y la investigación, facetas de las que también soy responsable en la SEMG. Creo que el compromiso con estos ámbitos y con los residentes hace que tengamos la mente abierta y la ilusión de aprender continuamente y para mí eso es lo más satisfactorio. En un momento fueron mis pacientes y ahora son mis residentes. Aprendemos y aprendo continuamente, este es un camino bidireccional.

Deja un comentario