Industria farmacéutica Con más de 180 especialistas durante la segunda edición de JAK Academy

Pfizer analiza los nuevos inhibidores de las vías JAK en artritis reumatoide

— Madrid 5 Feb, 2019 - 2:09 pm

Más de 180 especialistas de toda España han asistido a la segunda edición de la JAK Academy en artritis reumatoide de la compañía biofarmacéutica Pfizer, una nueva jornada, coordinada por el presidente de la Sociedad Española de Reumatología (SER), el doctor Juan Gómez, y el jefe del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario La Paz de Madrid, el doctor Alejandro Balsa, con un carácter eminentemente formativo, en torno al papel de las vías JAK como futuro de esta especialidad.

Se llevó a cabo una revisión de los datos más destacados de Xeljanz (tofacitinib), un inhibidor de las vías JAK, presentados en los recientes congresos de la Liga Europea contra el Reumatismo (EULAR) y el Colegio Estadounidense de Reumatología (ACR). También, se abordó cómo la forma de actuación de Xeljanz, que funciona de manera intracelular bloqueando la formación de mediadores de la inflamación y la afectación del tejido articular, supone un nuevo paradigma en el abordaje terapéutico de la artritis reumatoide.

“En los últimos años ha aparecido el grupo terapéutico de los inhibidores de las quinasas JAK, que se sitúan a la cabeza del ránking en el tratamiento de la artritis reumatoide”, afirmó Alejandro Balsa, quien añadió la importancia de estos encuentros para los especialistas.

De hecho, uno de los mayores retos que plantea este área es la gestión del conocimiento en el abordaje terapéutico de esta patología, que se incrementa constantemente de forma exponencial. Según Juan Gómez, “actividades como JAK Academy ayudan a gestionar toda la información respecto a una molécula y facilitan el acceso de los profesionales al conocimiento sobre ella”.

Importancia del Big Data

Por otro lado, esta edición de JAK Academy de Pfizer trató la relevancia del Big Data y la recopilación de datos de la vida real, ambas herramientas encaminadas hacia la medición de los resultados en salud y la producción de valor para profesionales y pacientes.

“La medida del impacto en salud de los medicamentos es un parámetro crítico a la hora de decidir cómo y dónde dirigir los recursos del sistema sanitario. Por ello, la práctica clínica va a verse completamente modificada en el momento en que este cambio de paradigma sea una realidad”, destacó Gómez.

En cuanto a los datos de los inhibidores de vías JAK en la vida real, Balsa explicó que «aunque aún son limitados debido a la falta de tiempo en la práctica clínica, son muy prometedores y apuntan a un uso beneficioso y a una eficacia relevante”, ya que «este fármaco permite controlar la enfermedad cada vez mejor y, por tanto, tratar al paciente en muchos aspectos valorando los ámbitos que le interesan más, como el dolor, el sueño, o las actividades de la vida diaria».

Deja un comentario