Salud Mental Según alerta una campaña de Asociación DUAL junto al Plan Nacional sobre Drogas

Permisividad familiar y redes sociales, factores de riesgo en el inicio del alcohol en menores

— Madrid 27 Jun, 2019 - 1:28 pm

Una nueva campaña impulsada por Asociación DUAL, en colaboración con el Plan Nacional sobre Drogas del Ministerio de Sanidad, que pone el foco en los factores de riesgo y las situaciones que pueden desencadenar que un adolescente comience a beber alcohol, alerta de que la permisividad del entorno familiar y la sobreexposición y el intercambio de contenidos en redes sociales suponen un factor de riesgo importante en el inicio temprano de consumo de alcohol para menores de edad.

En relación con el primer factor, el director técnico de Asociación DUAL, Raúl Izquierdo, explica que «algunos padres sienten que les falta autoridad». Además, añade que «se enfrentan al dilema del modelado, padres que hacen un uso razonable del alcohol y que se plantean cómo van a prohibir a sus hijos algo que ellos hacen».

En estos casos, dicho psicólogo subraya que «la familia se convierte en un factor de riesgo de manera involuntaria, no lo pretenden», y matiza que «se trata de padres o madres que hacen un uso habitual del alcohol en un contexto de fin de semana, no necesariamente diario, y lo connotan como algo festivo».

Para la delegada del Gobierno en el Plan Nacional sobre Drogas (PNSD), María Azucena Martí, «la familia es el factor de protección más importante frente a las adicciones, aunque lo contrario también es cierto: cuando la familia no funciona adecuadamente se convierte en un fuerte factor de riesgo».

Consumo normalizado

En ese sentido, la delegada del PNSD alerta de que «vivimos en una sociedad en la que el consumo de alcohol está muy normalizado» y lamenta que «muchos padres no son conscientes del daño que puede provocar el consumo de alcohol en el desarrollo cerebral de sus hijos e hijas adolescentes y eso hace que no den importancia a esta conducta y, por esta razón, no establecen normas y límites al respecto».

Sobre las redes sociales, Raúl Izquierdo apunta que «el principal riesgo es que quiebran las barreras de protección del menor. Imaginemos el caso de un menor que decide voluntariamente no ir a un botellón y se queda en casa, el botellón va a atravesar las paredes de su casa y va a aparecer en la pantalla de su móvil». Por este motivo, indica que «de manera activa o pasiva va a participar de él». Por su parte, María Azucena Martí concreta que «las redes sociales son especialmente susceptibles a la publicidad y el marketing del alcohol», algo que contribuye a la «normalización del consumo».

Para evitar situaciones de riesgo, el psicólogo aconseja a los padres poner límites a sus hijos y evitar que esa laxitud se convierta en un potenciador en el inicio en el alcohol. «No hay que perder la calma, hay que buscar espacios de diálogo con nuestro hijo, abrirnos a la escucha pero sin prejuicios ni dramatismos», recomienda.

Deja un comentario