¿Cómo mejorar la adherencia terapéutica?

Adherencia terapéutica
Adherencia terapéutica

Guardar

La adherencia terapéutica es clave para la salud del paciente y para mejorar su bienestar.

Según una definición ofrecida por parte de la OMS (acrónimo de Organización Mundial de la Salud), podemos definir este concepto como el grado en el que la forma de comportarse de un paciente se asocia con las recomendaciones que le ofrece un determinado sanitario. 

Aquí podríamos estar hablando de la toma correcta del fármaco, del seguimiento de un tratamiento, de llevar a cabo cambios en su estilo de vida, etc.

En este sentido, podríamos concebirlo exactamente como en cumplimiento, pero hay una clara diferencia: la adherencia terapéutica precisa del consentimiento de los pacientes con las pautas y recomendaciones que ha recibido. Además, entraña también una relación de coordinación entre dichos pacientes y los sanitarios en cualquier decisión que podría afectar a la salud de estos primeros.

Hay que tener en cuenta que la adherencia es un término que no se queda simplemente en la toma de la medicación. También considera el compromiso y la implicación que tenga el paciente en relación con su enfermedad, con el tratamiento, y con los profesionales sanitarios.

Comprende un problema complejo en el que están implicados múltiples sujetos y factores.

Algunos de los factores están relacionados con el paciente (como edad, problemas psicológicos o grado de desconocimiento de la enfermedad), también los hay asociados a la terapia, al estado de la enfermedad, y otros que están asociados con el personal sanitario.

¿Por qué la falta de adherencia terapéutica es un problema tan grave?

Teniendo en cuenta los estudios llevados a cabo por la OMS, la falta de adherencia en trastornos graves y crónicos es un tema tan grave que debería ser prioridad en la salud pública. 

Un estudio llevado a cabo por la organización en el año 2003 determinó que la mitad de los pacientes no son adherentes a sus fármacos en enfermedades crónicas. 

El estudio va mucho más allá, determinado que, una vez han pasado 6 meses, entre 3 y 8 de cada 10 pacientes dejan de tomar la medicación.

También hay que considerar que la adherencia dependerá del tipo de tratamiento. La tasa de adherencia terapéutica alta se produce especialmente en aquellos en los que los cuadros clínicos tienen un principio agudo. 

Sin embargo, los valores más reducidos de adherencia terapéutica se producen en enfermedades que, o bien no plantean riesgos graves para la salud, o bien no plantean riesgos graves (aunque sí que se necesitará un cambio de vida por parte del paciente).

Ahora que ya conocemos las razones que explican porque la falta de adherencia terapéutica es tan grave, vamos a ver algunas actuaciones que permiten mejorarla.

Fórmulas para mejorar la adherencia terapéutica

1. Buscar la fórmula de comunicación más idónea

Dependiendo de lo que se pretenda expresar, existen diferentes formas de comunicarlo. Es indispensable establecer la vía de comunicación más adecuada en cada caso. 

Habrá que plantear el empleo de determinados dibujos, de símbolos o hasta de idiomas distintos, dependiendo de cada situación en el ámbito médico.

2. Uso de un sistema personalizado de dosificación

Un sistema personalizado de dosificación es un servicio que ofrecen farmacéuticos acreditados para optimizar la adherencia del tratamiento de los pacientes. 

En otras palabras, estos sistemas se emplean para asegurarse de que el paciente tomará el tratamiento más adecuado en su caso.

3. Actitud del cliente

Otra de las fórmulas para mejorar la adherencia terapéutica es animar al paciente a que haga preguntas relacionadas con sobre su dolencia y su tratamiento correspondiente.

Lo que se pretende con esto es que tenga la máxima cantidad de información posible. Por ejemplo, en el caso de que detecte un síntoma anómalo, podrá saber si necesita de atención inmediata o, por lo menos, saber a dónde dirigirse.

4. Información sobre las repercusiones

Los facultativos o las personas autorizadas deberían hablar sobre las consecuencias asociadas a no tomar la medicación. 

También deberían dar información sobre las alternativas no farmacológicas disponibles, con el objetivo de que el paciente tenga todas las opciones disponibles.

En el caso de que estemos hablando de pacientes polimedicados, estos también tendrían que saber qué medicamentos priorizar.

Otro asunto muy importante es cómo reducir gradualmente las dosis, así que el paciente debe tener todos los datos al respecto.

Todo esto permite mejorar la adherencia terapéutica.

5. Tolerancia y respeto

Los facultativos también tendrán que asumir que existen pacientes que tendrán puntos de vista diferentes. Aun así, habrá que proveerles de toda la información disponible para que puedan tomar decisiones basadas en datos.

Además, conviene recordar que no existe ninguna recomendación que funcione para todos los pacientes.

6. Revisión del paciente en el tiempo

Habrá que llevar a cabo una revisión periódica con el paciente, teniendo en cuenta que tanto sus conocimientos, como preocupaciones y compresión sobre los medicamentos pueden variar con el paso del tiempo.

Estas son algunas de las fórmulas más eficientes para mejorar la adherencia terapéutica.

Archivado en: