Política y Sociedad

Patricio Martínez, secretario general de CESM, asegura que la sanidad está enferma y el político no llama al médico

Martínez hizo hincapié en la falta de transparencia ante la deuda sanitaria actual. «A principios de 2011 nos dijeron que ésta era de 10.000 millones de euros, a finales que de 15.000, Nuñéz Feijoo declaró en Andalucía que era cercana a los 18.000 millones de euros y ahora se habla de 20.000». Por otra parte, el secretario general de CESM explicó que los médicos son los que están saliendo más perjudicados de los recortes en sanidad. «Al recorte de nóminas de 2010, que comprende una horquilla de entre el 7 y el 12 por ciento, hay que sumar la congelación del IPC, tanto de 2011 como de 2012, así como la subida de IRPF».

 

Ningún signo político exento

 

Patricio Martínez, secretario general de CEMS 

Patricio Martínez, secretario general de CESM

Si bien Patricio Martínez señaló que «los gestores socialistas no son ajenos a esta situación en la que ahora estamos inmersos los médicos», denunció también al nuevo gobierno popular, pues: «Sus gestores sanitarios ya estaban en muchas Comunidades Autónomas antes de las elecciones del 20 de noviembre». Asimismo, – añadió – «no he visto cumplida ninguna de las promesas de cambios estructurales. Lo que veo es: Falta de presupuestos finalistas; inexistente trasparencia sobre la deuda; un Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) sin decisiones vinculantes para las CC.AA; y una política de recursos humanos (RRHH) deficiente».

 

Lo que también aseguró ver el secretario general de CESM es «un tijeretazo a la cartera de funcionarios que ha afectado principalmente a los médicos». Ante esta situación, y como se dice en el argot sindical, «los médicos hemos dicho basta y estamos con ‘el pie en la pared'». CESM ha pedido al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI) una reunión para denunciarlo directamente y buscar posibles soluciones. «Por el momento no nos han convocado a la Mesa Sectorial ni al Foro Marco de Diálogo Social que es parte de la estructura de RRHH», confirmó Patricio Martínez e incidió en que «sería triste tener que recurrir a la Audiencia Nacional para recordar al MSSSI que tiene que reunirse con nosotros».

 

Medidas urgentes

 

«La Sanidad está enferma y, por si fuera poco, el político no quiere llamar al médico», señaló Martínez. Por ello, desde la CESM han ideado las siguientes medidas con el fin de llevarlas acabo con urgencia y mejorar la situación: coordinación desde la CESM de la denuncia de estos recortes; explicación a las asociaciones de pacientes de que las medidas que se tomen nunca serán en perjuicio de la calidad asistencial; petición de la transparencia de la deuda en las CCAA; reclamación de una cartera de servicios; una política de personal desde el CISNS; petición de decisiones vinculantes por parte del CISNS; y presupuestos finalistas, entre otros aspectos.

 

Martínez indicó que por el momento no se contemplan las huelgas, «aunque quizás se consideren posteriormente». Ahora lo principal es que «la ciudadanía conozca nuestra denuncia y que sepan que en ningún caso limitaremos su asistencia sanitaria». Por último, el secretario general de CESM confirmó que el próximo jueves, 26 de enero, se reunirá el Comité Ejecutivo del sindicato y coordinarán allí cómo comenzarán a gestionar estas medidas. Como conclusión, Patricio Martínez recordó: «En esta situación de crisis ha sido el médico es que más ha defendido la calidad asistencial y el que más ha sufrido».

 

Deja un comentario