Punto de vista salud, dinero y atención primaria

Parámetro alterado que debería conocer su Médico de Atención Primaria: el cubo de la basura

Molesto por la recomendación que le llega a través de un paciente, el autor se rebela contra la consideración que algunos profesionales tienen de la Atención Primaria: ser el cubo de la basura.

Los médicos de familia de los centros de salud vemos a menudo cómo se nos generan muchas visitas completamente innecesarias por resultados supuestamente anormales de análisis u otras pruebas indicadas por otros médicos (incluso privados) sin relevancia clínica ni patológica alguna. Por ejemplo, es muy frecuente que eso ocurra con las pruebas practicadas por las Mutuas Laborales en sus revisiones a los trabajadores. A lo que no terminamos de acostumbrarnos es a que eso ocurra por pruebas indicadas por algún servicio especializado público como me acaba de ocurrir esta semana por el análisis practicado a un paciente de mi cupo, donante de sangre, en su última donación en el Banco de Sangre.

El paciente cumple con lo que se le dice y pide una consulta telefónica para poner en mi conocimiento el parámetro alterado. Tras varios intentos de llamada, por fin el paciente me coge el teléfono por la mañana. Sin embargo, no pudo explicarme cuál era el parámetro alterado pues en ese momento no tenía delante el informe del Banco de Sangre. El paciente se desplazó al centro a dejar fotocopia del informe por la tarde. Al día siguiente, la fotocopia estaba en mi casillero. El parámetro alterado estaba señalado a mano por alguien del Banco de Sangre con la anotación, también a mano, de “Esperar 6 meses antes de donar” y una firma que no identificaba a nadie. ¿Cuál era el parámetro alterado? Pasen y vean.

Desconozco qué profesional señala a mano el parámetro alterado: un VCM de 77 cuando el intervalo va de 78 a 105 y el resto del hemograma es rigurosamente normal. ¿Un hematólogo? ¿Un enfermero? ¿Un auxiliar? ¿Un administrativo? Cuesta creer que se trate de un hematólogo. Recordemos que estamos hablando del Banco de Sangre donde ejercen expertos hematólogos que saben, mejor que yo, que ese parámetro supuestamente alterado (un VCM de 77) carece de relevancia alguna.

Actuación desconocida

Entonces, si no es un médico hematólogo,… ¿qué profesional señala el parámetro alterado? ¿Por qué se le hace creer al paciente que su analítica es anormal y se le preocupa con ese “debería poner en conocimiento”? ¿Por qué ha de consultar el paciente por un VCM de 77 con su médico de atención primaria y no con un hematólogo del Banco de Sangre? ¿Por qué no “se pone en conocimiento” de un hematólogo del Banco de Sangre tal VCM “alterado”? La respuesta está clara y todos nos la imaginamos: el hematólogo no está para perder el tiempo con chorradas como esa. Pero,… ¿es que el tiempo del paciente y el de su médico de familia no valen nada? Ni uno ni otro deberían perder un segundo de su tiempo por esta grandiosa minucia.

Con la pandemia, la consulta del médico de familia se ha convertido ya del todo en el cubo de la basura del sistema sanitario. Aquello que nadie quiere hacer termina en la consulta del médico de familia

Este no es más que un ejemplo de otras muchas situaciones similares. Ahora con la pandemia estas situaciones se multiplican y los pacientes consultan, afortunadamente de forma telefónica, para aclararlas. Como ejemplos, y sin salirnos del ámbito público, todos los días tenemos consultas de este estilo: “es que [me tenía que revisar el oftalmólogo hace 3 meses y no lo ha hecho, hágame un volante urgente,… me hizo una RNM el traumatólogo hace dos meses y no sé nada del resultado,… me hicieron un análisis en digestivo hace tres meses y nadie me ha dicho nada al respecto, etc.]”.

Cubo de la basura

Con la pandemia, la consulta del médico de familia se ha convertido ya del todo en el cubo de la basura del sistema sanitario. Aquello que nadie quiere hacer termina en la consulta del médico de familia; aquel resultado irrelevante pero no estrictamente normal (fuera de intervalo o con el famoso asterisco) que lo vea o explique el médico de familia; aquellos papeles que no sirven para nada y que nadie quiere cumplimentar, que los rellene el médico de familia. Aquel problema que surge y no está previsto cómo resolver que lo resuelva el pringao chico para todo del médico de familia. Y así llevamos décadas. ¿Por qué he escrito esta entrada si con ella no descubro nada nuevo? Pues por que no me resigno a ser el cubo de la basura. Aunque mejor que yo lo explica Úrsula López (en la imagen de apertura), médica de familia y diputada en el Parlamento de Castilla-La Mancha.(1) La atención primaria, cubo de la basura del sistema. Úrsula López, médica de familia, diputada C-LM – YouTube

Juan Simó Miñana

1 Comentario

  1. M Jesús says:

    Y como este ejemplo se podía poner una relación de situaciones que se pueden enmarcar en este cubo de la basura . LLamadas VARIAS de cuando les tocara la vacuna, informes para carnet de conducir , oposiciones etc…..