Política y Sociedad segunda sesión del ciclo Interactiv@s

Si los países desarrollados invirtieran más en tuberculosis para 2035-2050 se podría eliminar

— Madrid 3 Dic, 2018 - 6:02 pm

El coordinador de la Unidad de Tuberculosis Multi-Drogo-Resistente de la Unión Internacional contra la Tuberculosis y Enfermedades Respiratorias (The Union), el doctor José Caminero, ha afirmado, en la segunda sesión del ciclo Interactiv@s, que organizan la Red contra la Tuberculosis y por la Solidaridad (Red TBS) y Cruz Roja Española ,que “si los países desarrollados, como España, invirtieran mucho más en el control e investigación de la tuberculosis, el objetivo de eliminación marcado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para 2035-2050 dejaría de ser un sueño para pasar a ser una realidad”.

Se trata de una segunda jornada celebrada recientemente en Madrid bajo el título de ‘La Tuberculosis: una enfermedad social‘, en la que también participaron el presidente del Comité Científico de la Red TBS, el doctor Julio Ancochea, y la directora del Departamento de Salud de Cruz Roja Española, Carmen Martín. Asimismo fueron ponentes José Luis Vidal, hasta hace poco responsable de la Unidad de Aislamiento Respiratorio de Tuberculosis del Hospital Universitario La Paz-Cantoblanco, y la presidenta de NeumoMadrid, María Jesús Rodríguez.

“La tuberculosis es la enfermedad de los pobres de los países pobres y de los pobres de los países ricos”, se lamenta la doctora María Jesús Rodríguez Nieto, quien también es jefa asociada de Neumología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid. “Una transmisión por vía aérea que no conoce fronteras ni barreras… Y parece que hoy seguimos sin asumirlo”, agregó José Luis Vidal, al tiempo que José Caminero aseguró que “su futuro en el mundo va a ir íntimamente ligado a la evolución del reparto de la riqueza”.

Se retomará en febrero

En el mundo se siguen dando anualmente 10 millones de casos y se registran 1,6 millones de muertes. Los objetivos de la OMS para poner fin a la tuberculosis en las próximas décadas pasan por tres directrices: encontrar, al menos, el 90 por ciento de los casos de tuberculosis y que entren a tratamiento el mayor número posible; hacer un esfuerzo especial por alcanzar, al menos, al 90 por ciento de los más vulnerables –sin acceso a servicios o población de riesgo- a través de cribaje y búsqueda activa de casos; y alcanzar, al menos, un 90 por ciento de tratamientos exitosos (también en los casos famacorresistentes).

Sin embargo, como ilustró Caminero, con datos de 2017, el número de casos tan solo se cubría el 64 por ciento de lo estimado y el éxito en el tratamiento apenas ascendía a 82 por ciento. Según este especialista, para intentar conseguir el control de la tuberculosis es necesario incrementar la detección y la curación de los casos (también, obviamente, de la multirresistente). Para lo primero habrá que conseguir test de sensibilidad más rápidos y sensibles y sistemas de salud con cobertura gratuita y universal, mientras que para lo segundo tener la posibilidad de incorporar nuevos fármacos a los tratamientos.

El ciclo Interactiv@s retomará su andadura en febrero con la reflexión ‘¿Es posible acabar con la tuberculosis en 2035 y cumplir las metas de la OMS?’, que contará con la participación del doctor Ernesto Jaramillo, como representante de la OMS, y del presidente de la Fundación de la Unidad de Investigación en Tuberculosis de la Agencia de Salud Pública de Barcelona, el doctor Joan Artur Caylà.

Deja un comentario