Política y Sociedad ANTE EL RIESGO DE NUEVAS OLAS DEL SARS-COV-2

Pacientes de Covid-19 y crónicos reclaman más medios y médicos para Atención Primaria

Pacientes de Covid-19 y crónicos han reclamado más medios y mucho más personal para Atención Primaria (AP). Esta reclamación se refleja en los resultados de la encuesta de satisfacción de los pacientes atendidos durante la pandemia de Covid-19, realizada por la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

El trabajo de investigación recoge tanto las opiniones de los pacientes afectados por el SARS-CoV-2 como las impresiones de las personas con padecimientos crónicos, coincidentes ambos grupos en su alta valoración de la AP del país, a pesar de sus carencias de personal y medios materiales. Déficits que mantienen vivas las preocupaciones ante una nueva ola pandémica este otoño, tradicional estación en el que también arranca la temporada de gripes.

Antonio Fernández-Pro Ledesma

Guerra de titanes

El presidente de SEMG, el doctor Antonio Fernández-Pro Ledesma, afirmó que los profesionales sanitarios acudieron a un guerra de titanes, pero provistos con armas de pequeños luchadores. Como ejemplo de ello puso el caso de los centros de salud que no tenían centralita telefónica y cuyas únicas líneas se saturaban hasta colapsar por las masivas llamadas de los ciudadanos.

Para el presidente, nada resultó más ilustrativo que los profesionales asistenciales protegidos contra el contagio con medios tan paupérrimos como las bolsas de basura. Dentro de unos servicios que estuvieron al pairo de situaciones muy cambiantes e instrucciones que llegaban de todas direcciones, pero sin orden ni concierto. En parte debido, objetó el presidente, a que los protocolos cambiaban cada 24 ó 48 horas porque ese era el ritmo que imponía la disponibilidad de nuevos conocimientos científicos sobre la enfermedad de tan reciente aparicición.

Escuela de sufrimiento

Según Fernández-Pro Ledesma, se tuvieron que salvar estas situaciones con grandes dificultades. Pero, a pesar de ellas, la mayor parte de las personas con diagnóstico de Covid-19 pasaron por la órbita comunitaria. Por lo que cayó necesariamente la falsa leyenda urbana de que, durante la pandemia, la AP “estuvo de vacaciones”.

Fernández-Pro Ledesma afirmó que, tanto el médico como la enfermera de familia, habían sufrido mucho con esta crisis. Al acompañarlos la sensación agridulce del deber cumplido, empañada por el sentimiento de haber podido hacer mucho más, si se hubieran tenido los medios suficientes. Dentro de un panorama en el que muchos facultativos empiezan a ver hoy como un alivio las jubilaciones que, por otro lado, aún someterán a un mayor estrés al sistema sanitario.

Atávica falta de recursos

El máximo responsable de la SEMG habló de esta atávica falta de recursos, al agravarse el problema de los profesionales como personal de riesgo y la abundancia de las bajas laborales. Con el recuerdo todavía reciente de centros asistenciales cerrados por falta de profesionales.

En ese sentido, estimó que, aunque los medios materiales de diagnóstico y protección fueron creciendo mes a mes, los recursos humanos se mantuvieron estancados. Como, por otro lado, ocurre también en la actualidad, tal como apostilló.

Suspenso en política

En el terreno de la política sanitaria, el presidente detectó cierta sensación del sálvese quien pueda entre las Administraciones. Donde el presidente de la región de Murcia, por ejemplo, ya ha contestado al Ministerio de Sanidad que no puede hacerse cargo de 40 pacientes de Covid-19 en situación irregular. Al tiempo que los consejos generales de los colegios de las profesiones sanitarias piden que el Gobierno reinstaure el mando único.

Para el presidente resulta incoherente, en el aspecto ejecutivo, que un territorio prohíba el ocio nocturno, entre otras posibles medidas, y no haga lo mismo el territorio colindante. Habida cuenta, expresó, de que la contención de los contactos se ha revelado como el único medio realmente eficaz frente a un nuevo virus que aún sigue aquí, entre nosotros.

Echó de menos el presidente que no haya planes específicos ante posibles repuntes de coronavirus en un próximo contexto de gripe. Además de no tenerse en cuenta, según añadió, a aquellos virólogos que estiman que la segunda ola de SARS-CoV-2 ya podría haber empezado.

También se mostró crítico Fernández-Pro con el proyecto gubernamental de bloquear el patrocinio de la industria farmacéutica a la formación continuada de los profesionales sanitarios. Una medida que, no albergó ninguna duda, recibirá una contundente respuesta por parte de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME) y las asociaciones de pacientes. En paralelo a la proposición no de ley que prepara el PP.

De este extremo, el presidente sentenció que la reconstrucción no empieza con buen pie ante tales conclusiones de la comisión parlamentaria responsable.

Trabajar unidos

Finalmente, el presidente de SEMG elogió el trabajo en equipo realizado también entre médicos de familia, enfermeros y farmacéuticos comunitarios. Al ser este un nuevo ejemplo de que las colaboraciones siempre deben ser excelentes entre colectivos profesionales, para trabajar todos por el objetivo único de mejorar la atención sanitaria a los ciudadanos

 

Pilar Rodríguez Ledo

Experiencia de paciente fortalecida

La vicepresidenta primera de la SEMG, la doctora Pilar Rodríguez Ledo, argumentó que la experiencia de paciente ha salido fortalecida a la luz de la encuesta, aunque se insista precisamente en ella sobre la urgencia de dotar con más medios y médicos a la AP.

Sobre el 12 por ciento de los encuestados, que expresaron una valoración “cero” en su satisfacción, la directiva razonó que coincidió linealmente con el cerca del 13 por ciento de los ciudadanos que no tuvo contacto con su centro de salud habitual. De forma que la gran satisfacción expresada por los encuestados vino de los que sí tuvieron contacto con su equipo asistencial de Primaria. Además, insistió, también se dio un 13 por ciento de los ciudadanos que acudió directamente a los hospitales.

No quiso decir Rodríguez Ledo con lo anterior que el trato fuera peor en los hospitales, ya que se esmeró la atención en todos los niveles asistenciales con los medios disponibles, sino que se confirmó la función integradora y de visión de conjunto que tiene AP.

Lo anterior no obstó, en palabras de la vicepresidenta, para que la población, acostumbrada a disponibilidad casi inmediata en AP en tiempos normales, supusiera un retraso en la asistencia, debido a la gran sobrecarga de trabajo.

Desde su punto de vista, y ante estados de inseguridad, miedo y soledad, las visitas o llamadas pudieron no parecer suficientes a los ciudadanos. Por lo que, a su juicio, habrá que armonizar las acciones científicas de los pacientes con esas necesidades personales. Porque, asumió,  el miedo también es parte de toda pandemia.

Lamentó Rodríguez Ledo la falta planificación estratégica que sería de esperar en una sociedad inteligente, cuya prioridad debería ser por tanto dotarse de todos los recursos necesarios para no incurrir en los mismos errores.

Beatriz Torres Blanco

Participación por género y edad

La médico de familia del área de salud Valladolid Oeste, la doctora Beatriz Torres Blanco, resumió los porcentajes más interesantes de la encuesta. Un trabajo que contó con 1.121 entrevistas, realizadas durante los meses de mayo y junio, y de las que el 66,6 por ciento fue de mujeres. Mientras que en cuestión de edad, la franja más participativa fue de los 41 a los 55 años, con un 40,1% por ciento.

En el ámbito territorial, las comunidades de Madrid, Castilla y León, Valencia, Andalucía, Galicia y Cataluña acumularon el 80% de las respuestas.

Según refirieron las personas consultadas, el 69 por ciento de las mismas requirió atención sanitaria por motivos ajenos a la enfermedad por coronavirus, frente a un 27,1 que había experimentado posibles síntomas de Covid-19, de los cuales recibieron confirmación diagnóstica mediante prueba el 12,8 por ciento. Junto a un 3,8 por ciento en aislamiento, por convivencia estrecha con afectados por la nueva enfermedad.

Asistencia mayoritaria a AP

Según los datos de la encuesta  comentados por la doctora Torres Blanco, el 60 por ciento de los encuestados con sospecha de Covid-19  contactaron con Atención Primaria mediante líneas de atención telefónica 24 horas y de urgencia extrahospitalaria. El 86,2 por ciento no requirió ingreso hospitalario y el 69,2 por ciento recibió seguimiento telefónico por parte de su médico de familia.

De estos pacientes los pacientes Covid-19, el 87 contactó con su centro habitual y únicamente el 13 por ciento no pudo tener seguimiento desde medicina de familia. Mientras que sólo uno de cada diez personas que sí contactaron con AP no pudieron tener seguimiento efectivo.

El 67,5 por ciento de los perfiles Covid dio nota superior al aprobado respecto a la asistencia recibida desde su centro de salud, dentro de los cuales el 21,6 por ciento otorgó su máxima nota en una escala de cero a diez. De forma que la conformidad general de este grupo poblacional fue del 61 por ciento.

Pacientes crónicos y agradecidos

De los pacientes no Covid, precisó la ponente que el 64 por ciento presentaba patologías previas a la pandemia como diabetes mellitus, hipertensión arterial o asma, entre otras. En general, supusieron un colectivo aún más entusiasta que el de los pacientes infectados, porque dio un sobresaliente a la atención recibida, con un 56,6 por ciento, además de considerar suficientes las medidas establecidas para atender su salud en un 80 por ciento.

Sobre una pregunta destinada a los dos tipos de pacientes, 700 de los encuestados reclamaron más recursos y más personal para AP, además de más test y medios de protección personal (EPI) para todo el sistema sanitario. Con el añadido de poder hacer la telemedicina por vídeoconferencia, aparte del masivo uso realizado por teléfono, aunque el funcionamiento de la línea especial Covid-19 fue bastante satisfactorio. Tendencias, en suma, de una telemedicina que, según la ponente, ha llegado al sistema sanitario para quedarse.

Pese a lo anterior, Torres Blanco también reseñó algunas quejas expresadas por los cierres de algunos centros de salud, el inefable hospitalcentrismo y la excesiva rotación del personal de Primaria, dado que la mayoría de pacientes prefiere que les atienda siempre su médico de familia.

Sonia Morales

Satisfacción, en suma

Los responsables de la encuesta concluyeron con la idea de que el grueso de la población se mostró satisfecha por la atención recibida en AP durante la pandemia. Al haber declarado una opinión masivamente favorable a este nivel asistencial, con la paradoja también de que fueron los pacientes crónicos los más entusiastas, a pesar de que todos los focos se pusieron en los pacientes Covid-19.

De todo ello, la doctora Torres Blanco extrajo el mandato de aprender de los errores cometidos en el sistema sanitario, en beneficio de la comunidad asistida y por la prosperidad de todos. Porque, resumió, “tendría delito” pasar otra vez por lo mismo, sin que se hubieran tomado las oportunas medidas de prevención.

Condujo las intervenciones y atendió a los periodistas la responsable de Comunicación de SEMG, Sonia Morales.

1 Comentario

  1. Juan says:

    más medicos , para que?
    Para hacer llamadas telefónicas?
    Asi no!,!!