Juan Pablo Núñez

Tribuna de opinión

SEC-Excelente: nuestro compromiso con la calidad asistencial en cardiología

Guardar

Punto de vista

 El presidente de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) ofrece la visión del programa SEC-Excelente que, como apunta, no es otro que reducir la mortalidad y aumentar la calidad de vida de los pacientes con cardiopatía, con un uso eficiente de los recursos disponibles.

Somos pioneros a nivel europeo en la acreditación de la excelencia asistencial en cardiología. Por ello, el sello de calidad SEC-Excelente ha despertado un enorme interés a nivel europeo y la misma Sociedad Europea de Cardiología ha manifestado su intención de implantar un proyecto de acreditación similar al programa SEC-Excelente.

Por supuesto, esta es una buena noticia no solo para nuestros especialistas y para la salud de nuestro sistema sanitario, sino también para la calidad de vida de los millones de pacientes que sufren enfermedades cardiovasculares en España. Objetivo que la Sociedad Española de Cardiología (SEC) quiere conseguir con una herramienta tan simple como es la optimización de los recursos disponibles.
Garantizar la calidad de los procesos
El objetivo último de SEC-Excelente no es otro que reducir la mortalidad y aumentar la calidad de vida de los pacientes
Sin duda, cada día es más imperativa la necesidad de desarrollar estándares y guías de actuación que garanticen la calidad de los procesos sanitarios, reduzcan la variabilidad de la práctica clínica y aumenten la seguridad de los procedimientos. Preocupada por estos aspectos, la Sociedad Española de Cardiología (SEC) lidera esta línea de actuación, como sociedad científica, mediante el programa SEC-Calidad. Un programa que lleva a cabo con el objetivo además de cohesionar el Sistema Nacional de Salud, desarrollando estándares de calidad y buenas prácticas, y generando información relevante sobre resultados en salud de la asistencia sanitaria. Nuestro objetivo es  ante todo acortar las importantes desigualdades que existe en salud entre los diferentes Servicios de Salud de las comunidades autónomas. Conscientes de esta realidad, sabemos que solo la optimización de la calidad asistencial y la promoción de la investigación, que genere información relevante sobre resultados en salud del funcionamiento de los servicios sanitarios, pueden conducirnos a la mejora.

El programa SEC-Excelente se inscribe dentro del proyecto SEC-Calidad. Entre otros aspectos tiene el propósito de integrar, dar coherencia y completar las numerosas actividades y programas de mejora de la calidad impulsados por la SEC y sus Secciones Científicas. Es lo que se conoce como “el circulo virtuoso de la Calidad”. Se trata de un complejo proceso que integra la medición, la comparación con estándares, la auditoria para mejorar, y finalmente, la acreditación.
Primera fase del programa
Así en una primera fase del programa Sec-Excelente, hemos iniciado el análisis y acreditación de catorce Unidades de Insuficiencia Cardíaca de ocho comunidades autónomas distintas y está previsto que, a lo largo de este año, acreditemos a diez hospitales más en una segunda fase. Nuestro compromiso con la mejora de la calidad asistencial tiene un finalidad muy ambiciosa: disminuir la mortalidad y aumentar la calidad de vida de los pacientes de una enfermedad que va en aumento por el incremento de edad y la mayor supervivencia de otras patologías cardiacas agudas, la insuficiencia cardiaca, presente en el 2,7% de los mayores de 45 años y el 8,8% de los mayores de 74 años. Muchos estudios han demostrado que este tipo de unidades de insuficiencia cardiaca mejoran el pronóstico y la calidad de vida de los pacientes, disminuyendo las descompensaciones e ingresos hospitalarios y su mortalidad, siendo sus resultados claramente superiores a los obtenidos con el manejo convencional.
Cada día es más imperativa la necesidad de desarrollar estándares y guías de actuación que garanticen la calidad de los procesos sanitarios
En el caso de la acreditación de la excelencia asistencial en insuficiencia cardiaca, en función de sus características y del tipo de hospital del que depende, la SEC ha establecido tres tipos de unidades de IC con unos criterios específicos para optar a la certificación (comunitaria, especializada y avanzada). Aunque los procesos de acreditación son exigentes, es muy importante comprobar que las unidades de IC existentes en nuestros hospitales cumplen los máximos estándares de calidad asistencial. A pesar de que pueda parecer contradictorio, la creación de nuevas unidades de IC no incrementaría los costes asistenciales debido a que una mejor organización y una mejor gestión disminuye el gasto y compensa el aumento de recursos.
Procesos de acreditación
Lo más interesante de estos procesos de acreditación, como es el caso del de las unidades de insuficiencia cardiaca, es que permitirán obtener un registro nacional de pacientes que sufren estas patologías. Estos datos nos ayudarán a analizar a nivel nacional la mortalidad y los reingresos de cada centro en el futuro.

Porque SEC-Excelente es más que un sello. Su meta es conseguir la alineación de la calidad a los cardiólogos y profesionales vinculados a la asistencia de las enfermedades cardiovasculares, a las Unidades de Cardiología, a las administraciones públicas y autonómicas y a los gestores sanitarios. El objetivo último de SEC-Excelente no es otro que reducir la mortalidad y aumentar la calidad de vida de los pacientes con cardiopatía, con un uso eficiente de los recursos disponibles.