Juan Pablo Núñez

Tribuna de opinión

Por una sanidad pública, universal y sostenible

Guardar

Sanchez-Rubio-dest
Sanchez-Rubio-dest

Punto de vista

Recientemente fui elegida, en el 38 congreso del PSOE, Secretaria de Sanidad de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, en un nuevo equipo liderado por Pedro Sánchez en el que la defensa de una Sanidad pública, universal y sostenible continuará siendo un eje principal en nuestra tarea política. Por esta razón, hemos elaborado un Plan de actuación con una serie de propuestas que queremos debatir con los movimientos sociales y sectoriales en el ámbito de salud y cuyo objetivo fundamental es garantizar la universalidad del Sistema Nacional de Salud (PSOE), un sistema que debe ser público en su gestión y gratuito en su asistencia sanitaria, además de sostenible.
El Sistema Nacional de Salud forma parte de la historia democrática de nuestro país.
Tenemos enfrente a un gobierno del PP que, con la excusa de la austeridad y de los ajustes presupuestarios, está eliminando derechos y prestaciones sanitarias a la ciudadanía. Esta intención responde a un planteamiento ideológico para desmontar el sistema público de salud y reorientar la gestión al ámbito de lo privado. No está de más recordar que el Sistema Nacional de Salud forma parte de la historia democrática de nuestro país. Probablemente el derecho a la salud es uno de los primeros con el que contamos en la España democrática, junto con la enseñanza obligatoria y fue gracias a los gobiernos socialistas. Supuso la extensión de la cobertura sanitaria al conjunto de la población española, con independencia de su condición de asegurado, beneficiario, género, raza o condición; también supuso un importante salto en la concepción del Estado, al asumir el compromiso de proteger a toda la ciudadanía frente a la enfermedad y frente a las desigualdades en salud.
Queremos una sanidad pública descentralizada, con autonomía de gestión y con una cartera común de servicios y sin barreras de acceso para toda la ciudadanía.
Por esa razón, queremos recuperar la cobertura universal del derecho a la atención sanitaria y la protección de la salud, con un sistema sanitario de carácter público, derogando el real decreto ley 16/2012 que, según diferentes estudios publicados, ha dejado sin asistencia sanitaria a cerca de 870.000 personas en estos dos años. Universalidad que a pesar de este decreto estamos manteniendo en comunidades autónomas gobernadas por el PSOE, como en Andalucía y Asturias. Asimismo queremos que tenga una financiación adecuada a través de un incremento de recursos, estableciendo además que la sanidad sea reconocida como un derecho fundamental dentro de la Constitución.

Queremos una sanidad pública descentralizada, con autonomía de gestión y con una cartera común de servicios y sin barreras de acceso para toda la ciudadanía. Deben unificarse las carteras de prestaciones y eliminar las diferencias creadas por el gobierno de Rajoy, el nuevo copago farmacéutico y la desfinanciación de medicamentos que no se basa en criterios de salud y equidad. Hay que desarrollar un trabajo integral y coordinado en los ámbitos de la igualdad, la sanidad, los servicios sociales y la dependencia.Queremos transparencia: una sanidad que evalúe el impacto en salud de todas las políticas, establezca indicadores clave para conocer, por ejemplo, los tiempos de espera y que cuente con una atención primaria fuerte. Un sistema sanitario que atienda de manera particular a la cronicidad y a la salud mental.

Queremos una sanidad que cuente con una nueva gestión en la que los profesionales dispongan de medios para promover la investigación biomédica y la excelencia como un elemento más del sistema sanitario.

En definitiva, una Sanidad Pública gestionada desde lo público, con sus principios y valores, que garantice una asistencia sanitaria fiable, que base sus decisiones en evidencias científicas y no en beneficios económicos. Por ello, entendemos que en el Sistema Nacional de Salud la iniciativa privada será meramente complementaria y subsidiaria. Un Sistema en el que no quepan iniciativas como las que está llevando adelante el PP en varias Comunidades Autónomas que son, en realidad, privatización parcial de aseguramiento sanitario público.