Ana Giménez Vázquez

Punto de vista

No hay suplentes. La asistencia sanitaria española no puede basarse en el subempleo

Tesorera de AMYTS

Guardar

La tesorera del sindicato médico AMYTS ofrece la solucion a la infradotación de personal de los equipos de Atención Primaria para evitar el rechazo a las suplencias

A día de hoy, el sistema sanitario español tiene un grave problema y es que las plantillas de asistencia sanitaria en Atención Primaria basan su modelo en la necesidad de contratar suplentes. Esta necesidad es imposible de cubrir puesto que no hay suplentes para poder contratar que cubran las necesidades asistenciales de la población adscrita a los equipos de Atención Primaria. Máxime en la situación actual en la que los políticos y los gestores consienten a la población una “barra libre” asistencial.

Clásicamente, cada año los equipos de Atención Primaria eran dotados de una bolsa para suplencias, cuyo montante depende del tamaño del equipo, con la que se debían suplir las ausencias ordinarias y extraordinarias de los profesionales, y cuyo porcentaje dependía del número de profesionales que había en cada turno del centro de salud. De esta forma, por ejemplo, si tenían un profesional único, la bolsa debía estar dotada con una cantidad de dinero suficiente para cubrir el 100% de las ausencias de dicho profesional.

Ese porcentaje iba disminuyendo a medida que aumentaba el número de profesionales (cuando se pensaba que los profesionales restantes podían dar respuesta a la cobertura de las ausencias de los compañeros) hasta que, a partir de cierto número, se dotaba económicamente tan solo de una cantidad de dinero para cubrir menos del 50 % de las ausencias de los profesionales. Pero este diseño de cobertura de las ausencias está obsoleto y no responde a la realidad que se vive a día de hoy en la sanidad pública nacional: es muy difícil encontrar médicos que estén dispuestos a trabajar en la Atención Primaria española, y mucho menos si la oferta tiene carácter de subempleo: trabajos por días sueltos, trabajos por semanas… La competencia para la contratación de los médicos de familia españoles es muy fuerte.

Es muy difícil encontrar médicos que estén dispuestos a trabajar en la Atención Primaria española, y mucho menos si la oferta tiene carácter de subempleo

Ofertas de trabajo mejoradas

Nuestros excelentes médicos, con sus flamantes títulos, tienen un horizonte laboral  amplio y pueden optar por ir a ofertas de trabajo mejores: esto supone que existe competencia entre las distintas comunidades autónomas (lo cual no está mal, puesto que así se ven obligadas a mejorar su oferta para conseguir atraer los profesionales a su redil), pero también tenemos oferta de puestos de trabajo para médicos de Atención Primaria en otros niveles asistenciales, como es la urgencia hospitalaria (aunque cada vez menos médicos quieren ir a trabajar a este nivel puesto que también está masificado desde el punto de vista laboral). Y, sobre todo, en otros países de nuestro entorno, que nuestros médicos jóvenes conocen bien, gracias -entre otras cosas- a las becas Erasmus y al hecho de que la mayoría de nuestros médicos jóvenes manejan varios idiomas.

Por lo tanto, los gestores deben hacer una oferta distinta a la hora de planificar la cobertura de las necesidades asistenciales de la población. Deben ser capaces de diseñar equipos de Atención Primaria con una plantilla suficiente para la auto suplencia.

Les doy las cifras.

Los días de apertura de los centros de salud son 247 (365 – 104 días de fin de semana – 14 festivos). Considerando la edad media de los médicos de Atención Primaria -bastante envejecidos como colectivo- de unos 50 años, eso supone que tienen ya unos 25 años de antigüedad cada uno, lo cual supone que tienen (sin contar posibles bajas laborales) 22 días de vacaciones + 6 días de libre disposición + 3 días adicionales de vacaciones + 3 canosos + 6 días de formación. Por ello, acudirá a trabajar 197 días, y su consulta necesitará cobertura 37 días.

Con estas cifras, en el caso de un equipo de Atención Primaria muy pequeño, de 5 profesionales, para la cobertura de las ausencias ordinarias de los 5 profesionales, que serían al menos 185 días de ausencias reglamentarias, se necesitaría 1 médico a tiempo completo. Pues hay más ausencias que suplir, como por ejemplo los días de coordinación de los directores. Por lo tanto, la plantilla de dicho centro debería ser de 6 médicos, y no de 5.

Con esa planificación, los profesionales de los centros de salud no vivirían con angustia ni las vacaciones (por lo que supone de sobrecarga tanto antes como después de su disfrute) ni la asistencia a cursos…. Ni tendrían angustia a la vuelta de los permisos. Y posiblemente se considerarían afortunados por poder realizar su trabajo en condiciones adecuadas, y probablemente, supongo, no estarían pensando en buscar otros horizontes profesionales, o incluso abandonar la profesión …tal y como está ocurriendo a día de hoy.

Creo que esta es la línea de trabajo con la que se tienen que diseñar los equipos de Atención Primaria.

Si seguimos dimensionado los equipos de Atención Primaria basándonos en la existencia de unos suplentes que no existen estaremos engañando a la población y seguiremos perdiendo la oportunidad de mejorar la asistencia sanitaria.

Archivado en: