Ana Giménez Vázquez

Tribuna de opinión

Ni las listas de espera son tan buenas, ni tienen que ver con la situación de la Atención Primaria madrileña

Tesorera de AMYTS

Guardar

Médicos - Con Natividad y alevosía
Médicos - Con Natividad y alevosía

Hace mucho tiempo, todavía era época de Esperanza Aguirre, cuando, con objetivo de mejorar los titulares publicitarios de la Sanidad, Madrid ideó un nuevo sistema de cómputo de la incorporación de los pacientes a la lista de espera: era necesaria, primero, la valoración por el servicio de Anestesia antes de que el paciente fuese considerado candidato a ingresar en dicha lista. Gracias a eso, de forma absolutamente 'mágica' (realmente, con esta estrategia de simple y llanamente retrasar la incorporación de los pacientes a la misma), Madrid comenzó a mejorar sus listas de espera. El tiempo de espera en Madrid, por lo tanto, solamente se computa entre la visita del anestesista y la llegada del paciente al quirófano, sin computar el tiempo desde que el cirujano decidió la necesidad de una operación y la visita del anestesista. Basta, entonces, con retrasar la visita del anestesista hasta poco antes de la fecha de la posible intervención (lo que, por otra parte, tiene todo su sentido) para poder presumir de unas listas de espera envidiables.

Este 'excelente' tiempo de espera del que Madrid presume, -y que ya vemos que está trucado y, por tanto, no es homologable con la forma de computar de otras comunidades autónomas- no tiene nada que ver con el hecho de que la Atención Primaria madrileña sea de las más maltratadas del territorio español (aunque no la única maltratada; y para muestra, el malestar reinante prácticamente en la Atención Primaria de todas las comunidades autónomas). La situación de los médicos y pacientes de la Atención Primaria de Madrid, con una sobrecarga laboral espeluznante, y cuya Administración se muestra incapaz para atraer y mantener a los facultativos en este nivel asistencial, es notoria.

Los médicos no están de huelga porque sean de izquierdas, los médicos están de huelga porque no pueden más.

Necesidad de una gran inversión

La Atención Primaria necesita urgentemente, muy urgentemente, sin mayor dilación, una gran inversión (una inversión que no consiste en sumar a las cifras de la Atención Primaria las del gasto farmacéutico, lo que no es más que puro maquillaje), y la puesta en marcha de medidas estructurales que hagan que la asistencia no se base en la disponibilidad de suplentes que no existen, así como la implementación de medidas de contención para el tsunami de consultas banales y burocráticas que impiden el desarrollo de su verdadera potencialidad y actividad; aquella por la que los pacientes tenían un grado de satisfacción máximo.

Y la puesta en marcha de esas medidas no la pueden hacer los médicos. Corresponde a la Administración, que, en lugar de hacer propuestas para solucionar la situación, saca titulares que nada tienen que ver con la realidad, y se esconde.

La responsabilidad de los médicos, tal y como recoge su código deontológico, es la de denunciar las condiciones laborales que impiden el adecuado desarrollo de su actividad profesional. Y eso hacemos.

#SOSAtenciónPrimaria

#HuelgaMedicosAtencionPrimaria

#AtenciónPrimariaProblemaDeEstado

Archivado en: