Juan Pablo Núñez

Punto de vista

La occidentalización contribuye al incremento de la incidencia de cáncer de mama en todo el mundo

Guardar

el cáncer de mama crece en china y es muy bajo en áfrica

La autora ofrece aspectos del gran proyecto en que está embarcada, que es conocer las circunstancias que rodean la vida de las mujeres y cuyas diferencias pueden comportar que en unos países haya más cáncer de mama que en otros.

Hace solo 30 años los científicos estudiaban por qué la incidencia de cáncer de mama era tan baja en las mujeres chinas frente a las mujeres europeas o estadounidenses. Hoy, los científicos estudian justamente lo contrario: por qué las cifras de incidencia de cáncer de mama en China se han equiparado prácticamente a las de Europa y Estados Unidos y por qué algunas estimaciones incluso calculan que China será el país con mayor incidencia de cáncer de mama en el mundo en 2025, es decir, dentro de menos de diez años.
El aumento del estrés y el sedentarismo, unido a un empeoramiento de la alimentación, ha provocado que los casos de cáncer de mama en China se multipliquen
Y la respuesta es la occidentalización. El aumento del estrés y el sedentarismo, unido a un empeoramiento de la alimentación, ha provocado que los casos de cáncer de mama en China se multipliquen. Y, como decía, la tendencia es que esta cifra siga aumentando de forma constante en los próximos años.

Frente a esta situación, África revela una perspectiva radicalmente diferente. En Kenia, la etnia masai es uno de los colectivos con menor incidencia de cáncer de mama del mundo y la clave parece estar en el alto contenido de frutas y verduras de la dieta de estas mujeres y en su actividad física continuada. Son ellas las encargadas de cuidar a sus hijos y son también ellas las encargadas de caminar kilómetros y kilómetros diariamente en busca de agua potable, lo que hace que mantengan una actividad física continua durante toda su vida.
Dos escenarios y dos realidades
El objetivo es rodar cinco documentales en los cinco continentes para poder comparar cómo viven las mujeres de lugares tan diferentes de la geografía una misma enfermedad como es el cáncer de mama
Estos dos escenarios revelan dos realidades completamente diferentes que podrían explicar la disparidad de cifras a nivel mundial en cuanto a la incidencia de cáncer de mama. Y comprobar precisamente esta idea es lo que me llevó hace unos años a poner en marcha un proyecto muy ambicioso, ‘Historias de Mujeres’, que se ha convertido ya en un reto no solo profesional, sino también personal. El objetivo es rodar cinco documentales en los cinco continentes para poder comparar cómo viven las mujeres de lugares tan diferentes de la geografía una misma enfermedad como es el cáncer de mama.

En estas grabaciones no solo hablamos con pacientes, sino también con profesionales sanitarios e incluso instituciones de renombre, todo ello con el objetivo de conocer cómo se trata a estas pacientes en cada uno de los cinco continentes y cómo se sienten ellas frente a una enfermedad como esta. Acostumbrados como estamos a Europa y, más concretamente, a España, quizás nos cuesta entender que en países como China se utiliza muchísimo la medicina tradicional en combinación con tratamientos más occidentales y que, en países como África, algunas mujeres sienten vergüenza frente a un diagnóstico de cáncer.
Actuación frente al cáncer de mama
El cáncer de mama es distinto en cada paciente y cada paciente es distinta en su actuación frente al cáncer de mama y eso es justamente lo que queremos transmitir con este proyecto, que en nuestra próxima parada nos va a llevar a Nairobi. En los próximos meses, acudiremos a un hospital ubicado en esta ciudad africana para conocer de primera mano cómo es el tratamiento de una mujer con cáncer de mama en este país.

Posteriormente, nuestra idea es viajar al continente americano, primero al sur y después al norte, a Estados Unidos, para seguir comprobando si, como pensamos, la  occidentalización de nuestros hábitos de vida es lo que está provocando que la incidencia de cáncer de mama sea cada vez mayor.

Por lo que vemos, un estilo de vida cada vez más sedentario, en el que el ejercicio y la actividad física cada vez tienen un lugar menos predominante, provoca que la tasa de obesidad aumente cada vez más, lo cual, unido a unos hábitos alimenticios en los que se reducen las frutas y las verduras al tiempo que aumentan los congelados y los procesados, termina por elevar la incidencia de enfermedades como el cáncer de mama. Y esto tiene dos lecturas, una positiva y otra negativa. En el lado positivo, conocemos uno de los motivos por los que está aumentando la incidencia de cáncer de mama en el mundo; en el negativo, el mundo sigue tendiendo y extendiéndose hacia la occidentalización.

Desde centros como MD Anderson Cancer Center Madrid abogamos por la concienciación y, sobre todo, por la prevención del cáncer de mama. Así, con estos documentales, lo que buscamos es mostrar a la población la realidad de la importancia de unos hábitos de vida saludables que incluyan una alimentación sana y equilibrada y la práctica de ejercicio físico moderado de forma continuada. En resumen, ser un poco menos Asia y un poco más África.