Es el momento de las PROMs: incorporando en la práctica clínica habitual la perspectiva del paciente sobre la enfermedad y su tratamiento

Pablo Rebollo - Es el momento de las PROMs: incorporando en la práctica clínica habitual la perspectiva del paciente sobre la enfermedad y su tratamiento
Pablo Rebollo - Es el momento de las PROMs: incorporando en la práctica clínica habitual la perspectiva del paciente sobre la enfermedad y su tratamiento

Pablo Rebollo y Nuria Perulero: Principal Real World Evidence en IQVIA

Guardar

Hace solo unos días en esta misma publicación, mi compañero Carles Illa escribía sobre la inmadurez de la Asistencia Basada en el Valor (VBHC por las siglas en inglés del Value Based Healthcare) en nuestro país y cómo los premios TOP Value tratan de incentivar esta visión de la medicina creando, año tras año, una comunidad de hospitales decididos a avanzar. El VBHC no es algo nuevo, existe ya desde principios de este siglo con diferente grado de implantación en nuestro entorno europeo, estando probablemente Reino Unido a la cabeza. Propone situar la generación de valor en el paciente como eje central del rediseño de los sistemas de atención médica. En el año 2008 se publicó en el Reino Unido el informe del trabajo de análisis sobre NHS británico encargado a Lord Darzy, titulado “High Quality of Care for All. NHS Next Stage Review Final Report”. Este informe proponía implementar un auténtica revolución en el Sistema Nacional de Salud británico, centrándose en tres criterios de calidad de los cuidados, todos ellos centrados en el paciente: la seguridad del paciente, la experiencia del paciente (medida por PREMs o Patient Reported Experience measures) y la efectividad de las intervenciones sanitarias evaluadas no solo por medidas clínicas sino además por medidas reportadas por el paciente, las PROMs (Patient Reported Outcome Measures). A raíz de este informe en los años siguientes se organizó en el NHS la recogida de información directamente del paciente a través de estas PROMs, porque PREMs en Reino Unido ya se estaban utilizando rutinariamente. Se trataba de recoger el resultado de determinadas cirugías electivas (prótesis de cadera, prótesis de rodilla, cirugía de varices y cirugía de hernia inguinal) desde el punto de vista del paciente con unos cuestionarios con más que probadas cualidades como instrumentos de medida (EQ-5D, Oxford Hip Score, Oxford Knee Score y Aberdeen Varicose Vein Questionnaire). Cuando se anunció la prueba piloto de estas cuatro cirugías programadas, yo estaba en Cambridge asistiendo a un curso para emprendedores y llevaba por entonces 15 años trabajando con esas medidas de resultado reportadas por el paciente, primero en un hospital universitario, dentro de un servicio asistencial, y luego en la empresa privada. La idea de Reino Unido me entusiasmó porque, aunque las PROMs se utilizaban y mucho, en investigación, apenas se utilizaban en práctica clínica. Durante unos años, realmente creí que ese cambio que se había iniciado en Estados Unidos y en Reino Unido llegaría a España pronto. El tiempo fue pasando y aquel cambio que yo creía “inminente” no fue tan rápido. Sin embargo, ahora sí que veo claramente su ventana de oportunidad: es el momento de las PROMs y en IQVIA estamos preparados para facilitar la implementación de estas medidas en práctica clínica.

El creciente interés que el VBHC despierta en los gestores sanitarios, junto con los grandes avances en el campo de las PROMs que han acontecido en los últimos veinte años, posibilitan, por fin, la incorporación del punto de vista del paciente en la práctica clínica habitual. Y es que, durante estos años, se han desarrollado y validado multitud de cuestionarios de evaluación de resultados en salud para ser respondidos por los pacientes de diferentes enfermedades. Además, se han realizado numerosos estudios clínicos que incorporan PROMs, facilitando, poco a poco, la “selección natural” de los mejores instrumentos. Basta ver el número de publicaciones indexadas en PubMed que incluyen “patient reported outcome measures” para hacerse una idea del enorme esfuerzo investigador sobre PROMs de los últimos años: el número ha crecido desde 5.002 artículos publicados entre 2001 y 2010 a 33.525 publicados entre 2011 y 2022.  Además, durante estos años han ido surgiendo diferentes repositorios de PROMs y PREMs accesibles a través de la web, como BiblioPRO en España, con información rigurosa sobre todas las PROMs desarrolladas en español. Otro desarrollo relevante es la aplicación sistematizada de la moderna Teoría de Respuesta al Item (IRT) al desarrollo de PROMs, facilitando la creación de Tests Adaptativos Informatizados (CAT en sus siglas en inglés). Estos nuevos tests se han desarrollado sobre todo en EEUU, alrededor del grupo PROMIS, pero también en Europa, como el CAT desarrollado por EORTC sobre su ya clásico cuestionario QLQ-C30. Los CAT permiten seleccionar, de manera automatizada, de entre un conjunto de ítems calibrados, aquellos que mejor se adaptan al paciente en cada caso, proporcionando una puntuación que está siempre en la misma escala, sean cuales sean los ítems seleccionados por el CAT. Esto permite administrar menos preguntas en mucho menos tiempo, consiguiendo mucha mayor exactitud en la medida y evitando, además, que en evaluaciones repetidas en el tiempo se vuelvan a presentar los mismos ítems a un paciente. Por último, pero no menos importante, en los últimos años se han desarrollado cada vez mejores plataformas tecnológicas que permiten la implementación de PROMs en aplicaciones web, existiendo pocas limitaciones para su uso por parte de los grupos de edad avanzada.

En IQVIA tenemos equipos especializados trabajando en el mundo PROMs ayudando a su integración en ensayos clínicos, en estudios observacionales y también en práctica clínica habitual. Nuestro profundo conocimiento del ecosistema de la salud y las plataformas tecnológicas que hemos desarrollado, nos sitúan en una posición inmejorable para ayudar a que la incorporación de las PROMs en la práctica clínica no sea un obstáculo para el avance del VBHC. Con nuestra ayuda el paciente responde PROMs y PREMs desde cualquier dispositivo conectado a Internet con total seguridad de la información, y luego las respuestas son corregidas para obtener la puntuación que es interpretada respecto al grupo normativo que proceda, o la población general. Al final de este proceso, el profesional de la salud dispone de información interpretada que sí puede ayudar en el manejo del  paciente como una fuente más de información que completa la visión tradicional del pacientes que se obtiene de las medidas clínicas objetivas.

Lo dicho, ahora sí es el momento de las PROMs.

Archivado en: