Juan Pablo Núñez

Punto de vista

El turismo de salud exige demostrar la calidad de nuestros hospitales

Guardar

Punto de vista

 Ante el planteamiento de potenciar el turismo de salud hacia España, el autor, especialista en sistemas de acreditación, considera fundamental la acreditación de establecimientos asistenciales.

Los factores clave que hacen que un paciente se decida por un hospital u otro son muy variables en función de la necesidad asistencial en cada caso. En casos críticos de enfermedades complicadas, podemos pensar que prima el prestigio del profesional y/o del centro; en casos menos complejos, pueden aparecer otros factores además del asistencial: comodidad, rapidez, trato, cercanía, etc. También, en otros casos (cuando hablamos de sector privado), puede influir el precio en relación al servicio ofertado.

Cuando se trata de turismo de salud, debemos tener en cuenta que nos referimos a pacientes de otros países, que deben seleccionar alguno de los centros españoles como destino de atención de su salud. En este caso se añaden, a los factores anteriormente mencionados, otros diferentes y singulares para este tipo de pacientes: confianza y garantías en la calidad y seguridad asistencial, y garantías de servicio en función de la cultura, idioma, o costumbres del paciente.
Modelo de excelencia reconocida
Por ello, cabe preguntarse ¿el sistema sanitario español es atractivo para captar la preferencia de un turismo de salud internacional? Los estudios dicen que sí, lo que abre excelentes posibilidades de crecimiento en este área. Pero siempre y cuando los centros y los profesionales se preparen convenientemente.
Nos encontramos ante un escenario con excelentes posibilidades para crecer; pero es imprescindible prepararse para dar servicios de excelente calidad
Si aspiramos a potenciar el turismo de salud y atraer a pacientes de toda Europa, y de países que pueden tener gran demanda, como Rusia y los del Medio Oriente, lo primero es demostrar la calidad asistencial como garantía de seguridad y confianza. Es imprescindible, por tanto, disponer de acreditaciones de calidad y excelencia reconocidas por los usuarios y entidades de los países de origen. El modelo de excelencia más reconocido en Europa es el modelo EFQM, que goza además de una importante proyección fuera de ella, y es precisamente el modelo que la administración española ha adoptado como referente y ha puesto en práctica en Madrid, Andalucía, Cataluña, Baleares, Extremadura y otras Comunidades Autónomas.

Basado en el Modelo EFQM, y acreditado internacionalmente por ISQua (International Society for Quality in Healthcare), se encuentra el Modelo SEP (Sanidad Excelente), modelo adaptado a las necesidades de los centros españoles y que ha logrado constituirse en toda una metodología para los centros asistenciales en el proceso de implantar un sistema de excelencia asistencial con garantías en nuestro país.
Centros preparados
Pero más allá de la demostración de la calidad vía la acreditación, es necesario tener en cuenta que cada centro necesita estar preparado para recibir a pacientes de distintos países, por lo que será indispensable identificar nuevos estándares y requisitos distintos a los habituales: logística de acogida y despedida, servicios en idioma del paciente, documentación e informes clínicos comprensibles para ellos, coordinación de logística no sanitaria, interrelación con sistemas de salud y aseguradoras de origen, promoción de servicios exclusivos y una mirada culturalmente amplia, para comprender y dar respuesta a las necesidades de tal diversidad de pacientes.

Por este motivo, dentro del programa SEP, nuestra compañía, Áliad, ha diseñado la nueva Acreditación SEP internacional, que incluye la definición y evaluación de todos los procesos específicos del paciente extranjero, y que son necesarios para poder ofrecer garantías de calidad durante todo el proceso a este tipo de pacientes. Ya disponemos de dos centros líderes con esta acreditación. Su ejemplo puede ayudar a otros a prepararse en este nuevo entorno.

Por lo tanto, nos encontramos ante un escenario con excelentes posibilidades para crecer; pero es imprescindible prepararse para dar servicios de excelente calidad, ya que de lo contrario, las oportunidades que existen pueden verse amenazadas a medio plazo.