Juan Pablo Núñez

Tribuna de opinión

¿Cómo ha afectado a la mujer española los últimos avances en anticoncepción de urgencia?

Guardar

Punto de vista

El autor ofrece una perspectiva de lo ocurrido desde la aparición de los métodos anticonceptivos de urgencia y, aunque la píldora del día después ha supuesto un descenso de los embarazos no deseados y una disminución de los abortos, reclama la necesidad de mayor información para que tales hechos se incrementen.

En los últimos años, en España hemos experimentado un gran avance en cuanto a métodos de anticoncepción de urgencia (AU), lo que ha permitido que un mayor número de mujeres puedan acceder a ellos sin ningún tipo de barrera y así aumentar la efectividad. Pero, ¿sabemos realmente qué es la anticoncepción de urgencia? ¿Cómo es de responsable el uso de este tipo de métodos por parte de la población española? Sin duda se trata de un tema de total actualidad que genera debate casi todos los días y que, sin duda alguna, tendrá un impacto importante en las estrategias a seguir por parte de las autoridades sanitarias españolas si quieren ofrecer una buena educación desde el inicio de la vida sexual de las personas.

La anticoncepción de urgencia consiste en la utilización de un fármaco o dispositivo para prevenir un embarazo no deseado después de una relación sexual coital desprotegida o en la que se haya producido un potencial fallo del método anticonceptivo utilizado. Es decir, podríamos hablar de una segunda oportunidad pero, en ningún caso, debería ser considerada como sustituto al método anticonceptivo de uso habitual.
La anticoncepción de urgencia en ningún caso debería ser considerada como sustituto al método anticonceptivo de uso habitual.
Dentro de la AU farmacológica, existen dos opciones: el levonorgestrel (LNG), un gestágeno de 1,5 mg de dosis única del que ya se tenía una amplia experiencia de uso en la anticoncepción regular, que se debe tomar antes de las 72 horas después del coito. El LNG se empezó a utilizar en España desde 2001 y desde 2009 no se encuentra sujeto a prescripción médica. Por otro lado tenemos el acetato de ulipristal (AUP), el primer fármaco que se empezó a comercializar en España única y exclusivamente para la anticoncepción de emergencia a partir de 2009. El AUP es un modulador selectivo de los receptores de progesterona que se usa también en dosis única de 30 mg, con la gran ventaja de que es más eficaz que LNG desde las primeras 24 horas gracias a que es la única que puede posponer la ovulación aún en el caso de que ésta sea inminente.
Embarazos no deseados y abortos
Y ahora la gran pregunta que nos surge es, ¿cómo está afectando esta libre dispensación de métodos de AU en el sistema actual de la anticoncepción en España y al número de embarazos no deseados y abortos?

Echando la vista atrás, sabemos que a mediados de los años 60 se postulaba la utilización de dosis altas de estrógenos para evitar el embarazo tras una relación sexual no protegida. En 1974, Yuzpe proponía la utilización de píldoras convencionales con estrógeno y gestágeno en lo que se vino a denominar “régimen de Yuzpe” para la AU. Posteriormente, ya en los 70, se comenzaba a aprovechar la acción del DIU de cobre como método de AU y, a finales de los 90, aparecía la píldora postcoital o píldora del día después (PDD) de levonorgestrel, más eficaz y mejor tolerada que la pauta de Yuzpe.
Libre dispensación
La libre dispensación de la PDD ha tenido un efecto positivo en la reducción del número de embarazos no deseados y, por tanto, del número de abortos registrados en España
Con el cambio de siglo, y tal y como veníamos comentando, la píldora de levonorgestrel pasó a estar libre de prescripción médica en un número creciente de países. Pero la gran innovación llegaría en 2009 con la aparición de la nueva píldora con acetato de ulipristal, un gran avance para la AU ya que está desarrollada específicamente para este fin.

Concretamente en España, esta medida de libre comercialización se adoptó el 24 de marzo de 2015 lo que significó la solución a muchos problemas de accesibilidad que existían, los cuales conllevaban a retrasos en las tomas con la consiguiente pérdida de efectividad a medida que iba pasando el tiempo desde la relación sexual.

En este sentido, y según las conclusiones que se han presentado en el XVI Encuentro Nacional de Salud y Medicina de la Mujer, SAMEM 16, celebrado recientemente en Madrid, se ha demostrado que la libre dispensación de la PDD ha tenido un efecto positivo en la reducción del número de embarazos no deseados y, por tanto, del número de abortos registrados en España. Sin embargo, y aunque es verdad que la tasa actual de abortos en nuestro país está bajando, seguimos hablando de una tasa alta que podría reducirse aún más si existiera más información sobre la píldora del día después ya que son muchos los falsos mitos que rondan este método de AU. De ahí que incidamos en la gran importancia que tiene la labor de educación sanitaria y divulgativa del profesional farmacéutico, quien debe tener todos los conocimientos necesarios para poder asesorar correctamente a las pacientes.