Cara Juan Gervas

El mirador

Vacuna meningitis B. Pediatría gana a Salud Pública, y perdemos todos.

Doctor en Medicina. Médico General jubilado. Equipo CESCA (Madrid, España). [email protected]; [email protected]; www.equipocesca.org; https://t.me/gervassalud

Guardar

Juan Gérvas (3) Nov 2015
Juan Gérvas (3) Nov 2015

El Mirador

En su defensa de las vacunas, el autor critica que se haya relegado el papel de Salud Pública en favor de algunas sociedades científicas para la introducción de alguna de las nuevas y, sobre todo, que se recurra al mensaje del miedo ara conseguir que las familias las utilicen, aunque no se haya demostrado suficientemente su eficacia.

El ejemplo de la vacuna contra el rotavirus en España

Las vacunas tienen una historia de más de doscientos años y son un tesoro. Pero un tesoro para las poblaciones, para la Salud Pública y para todos nosotros, y no un tesoro para los mercaderes que sólo obtienen beneficios monetarios con su venta.

¿Qué cantidades y en qué concepto reciben de las industrias de vacunas, por ejemplo, la Asociación Española de Pediatría, la Asociación Española de Vacunología y la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene?

En España la vacuna contra el rotavirus no está incluida en el calendario vacunal oficial y gratuito http://www.msssi.gob.es/ciudadanos/proteccionSalud/infancia/vacunaciones/programa/vacunaciones.htm

Hay un excelente informe del Ministerio de Sanidad de España de por qué no introducir la vacuna contra el rotavirus, especialmente resumido en las páginas 36 y 37 de http://www.msssi.gob.es/profesionales/saludPublica/prevPromocion/vacunaciones/docs/ROTAVIRUS.pdf

Hay una síntesis actualizada de febrero de 2015 en http://www.aemps.gob.es/medicamentosUsoHumano/vacunas/infoUtilTerapeutica/docs/infUtilTerap_Rotarix+Rotateq.pdf

La Asociación Española de Pediatría recomienda la vacuna contra el rotavirus, y por consecuencia muchos pediatras la recomiendan en sus consultas públicas y privadas, a un coste de 210 euros. Pediatría contra Salud Pública. Gana Pediatría y muchas familias se enfrentan a la compra con dinero de su bolsillo de la vacuna contra el rotavirus, con el dolor y el gasto (y muchas veces la impotencia) consiguientes. Pierde Salud Pública, perdemos todos.

Se puede ofrecer el consuelo a los pobres de que la mejor vacuna contra las diarreas es el simple y eficaz lavado de manos, especialmente después de ir al servicio, antes de comer y después de cambiar pañales a niños y ancianos. Con ello se evitan los efectos adversos de la vacuna contra el rotavirus, y el gasto.

Las vacunas son un tesoro, a defender de los que lo ven en el sentido monetario

Las vacunas son un tesoro que hay que defender de los intereses de las sociedades financiadas por las industrias

Las vacunas son un tesoro que hay que defender de los intereses de las sociedades financiadas por las industrias como la Asociación Española de Pediatría. Ésta es la misma sociedad que promueve con su nombre las galletas dinosaurios y similares y en cuyos congresos pueden verse puestos del mercado, no sólo del farmacéutico. Lo de las galletas ha sido piedra de escándalo que no cesa, y que ha llegado hasta el British Medical Journal http://www.dimequecomes.com/2015/07/hola-asociacion-espanola-de-pediatria.html http://www.bmj.com/content/351/bmj.h4207

Con estos intereses comerciales, no es extraño que tal “sociedad científica” tenga un extraordinario interés por las vacunas, sin distinciones. Da igual la del rotavirus que la de la varicela, la del virus del papiloma humano que la de la meningitis B, la de la polio que la del neumococo.

El desplazamiento de las vacunas desde Salud Pública a Pediatría les ha quitado componente social y público y les ha dado componente individual y biológico al tiempo que ha disminuido en el debate el trato respetuoso y científico para pasar al asertivo e impositivo.

Es obvio, todas las vacunas son un tesoro en el sentido de negocio, aunque muchas no tengan sentido en Salud Pública.

La vacuna de la meningitis B

La vacuna de la meningitis B es una vacuna experimental cuyos efectos beneficiosos se fundan sólo en resultados intermedios, de seroconversión y no de evitación de la enfermedad y de sus consecuencias. Es decir, se ha demostrado que produce anticuerpos, no que sirva para algo. Este criterio inmunológico es insuficiente y de dudosa utilidad, también en opinión de la OMS http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/84288/1/WHO_IVB_13.01_eng.pdf?ua=1

Ante la falta de resultados clínicos se autorizó su uso restringido en los hospitales. Fue una decisión de la Agencia Española del Medicamento, en defensa de Salud Pública. Parece una decisión razonable cuando hay dudas acerca del mejor uso de la vacuna, como reconoció la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria http://enfermeriacomunitaria.org/web/attachments/article/1323/Informe%20del%20Grupo%20de%20Vacunas%20SESPAS.pdf

Luis Palomo, presidente del Grupo de Vacunas de SESPAS, defendió Salud Pública en el caso de Galicia (donde ha habido más niños con meningitis B) http://www.sespas.es/adminweb/uploads/docs/OpinionVacunaMeningitis-FarodeVigo.pdf http://www.nuevatribuna.es/articulo/sanidad/polemica-vacuna-meningitis-b/20150612101331117079.html

Pediatría defendió la venta libre en las farmacias, y Salud Pública perdió. Se autorizó su venta a partir del 1 de octubre de 2015, y comenzó el negocio http://www.elmundo.es/salud/2015/09/22/56011895ca474194798b4573.html

Todos perdemos, sólo ganan los mercaderes.

Ante una vacuna tal se podrían compartir gastos, en un acuerdo lógico. Es decir, que la industria pagase la vacuna en los hospitales y en el caso de que se demostrara su eficacia que se le re-embolsase el dinero a la industria. En el mismo sentido, que la industria se hiciera cargo de la compensación de daños por dicha vacuna, puesto que es experimental.

El colmo es que no conocemos la duración de la inmunidad, pero parece que apenas dura 5 años http://www.cmaj.ca/content/187/7/E215.short?rss=1

En síntesis, la vacuna contra la meningitis B es una vacuna experimental sin eficacia probada y cuya inmunidad se desvanece en cinco años. Un gran negocio para los mercaderes.

Pánico frente a la meningitis B

“La vacuna experimental contra la meningitis B, Bexsero, fabricada por el poderoso laboratorio Novartis, si llega a aplicarse masivamente a nuestros niños, sería la primera vacuna que se comercializa sin disponer de datos de eficacia clínica, con la incertidumbre de que pueda realmente interrumpir la circulación de las bacterias y mantener la inmunidad de grupo. Nuestros niños podrían servir de “cobayas” al laboratorio, que obtendría una información muy importante sobre la eficacia y la seguridad de este producto después de la aplicación masiva en la población infantil. Nadie puede asegurar que no se van a provocar daños y perjuicios con esta práctica, pues el perfil de seguridad de la vacuna está por comprobar” http://www.nogracias.eu/2015/06/15/la-construccion-del-panico-a-proposito-de-las-vacunas/

Para su introducción, nada como las campañas del miedo, que pueden llegar al pánico. Estados Unidos es ejemplo en este sentido con sus escasos casos en campus universitarios y la alarma para la venta masiva, que ha llevado a tener que advertir el propio Center for Disease Control acerca de las cuestiones de eficacia y seguridad de la vacuna contra la meningitis B http://www.cidrap.umn.edu/news-perspective/2015/06/acip-endorses-individual-choice-meningitis-b-vaccine http://www.wsj.com/articles/new-push-for-meningitis-b-vaccines-on-college-campuses-1441648703 http://www.nytimes.com/2015/06/25/health/health-panel-recommends-cautious-approach-to-meningitis-b-vaccine.html?_r=0 …

En España ya tenemos el ejemplo de la vacuna contra la meningitis C, que en 1997 se introdujo mediante una campaña de pánico entre el periódico Diario 16 y Pediatría, una vergüenza nacional http://www.pap.es/Empty/PAP/front/Articulos/Imprimir/_OrCjUxDG4cpn5mqKZMV6gXs2AxaU5ajv

Ahora Pediatría está repitiendo el mismo esquema de la meningitis C, y son muchos los pediatras que reparten hojas volanderas, o las ponen en las puertas de sus consultas privadas y públicas (véase el ejemplo de la fotografía) creando pánico que lleva a la compra de la vacuna, 424,60 euros en total http://www.elgipi.es/pdf/PF_vacuna_MenB.pdf

Racionalidad, pese a todo

Las familias se enfrentan al espanto de pensar en una meningitis B evitable con un gasto de bolsillo y dejan de comer, aunque sea. Menos mal que Salud Pública está respondiendo en algunos casos. Por ejemplo, Osakidetza (Servicio Vasco de Salud) emitió un comunicado el 29 de octubre de 2015 en relación al uso de Bexsero, en que literalmente consta que: ...en este momento, no se recomienda la vacunación universal con la vacuna frente al meningococo B (Bexsero®) en población infantil-adolescente de la Comunidad Autónoma del País Vasco...

Al tiempo estableció una serie de grupos de riesgo donde sí podría resultar beneficiosa, por el riesgo de enfermedad meningocócica invasiva.

En Asturias Salud Pública se atrevió a contradecir a Pediatría http://www.lne.es/oviedo/2015/11/12/sanidad-contradice-pediatras-cuestiona-vacuna/1840514.html

Lo racional es entender el pavor de las familias, tranquilizar a todo el mundo, pedir a Pediatría que deje de espantar, que Salud Pública sea capaz de mantener un tono mesurado y que las aguas vuelvan a su cauce: el cauce de desarrollar una vacuna segura que funcione contra la meningitis B y que tenga un precio lógico. Será bienvenida cuando llegue.

Archivado en: