Cara Juan Gervas

El mirador

Tenga precaución con la prevención, va contra la equidad y puede dañar mucho

Doctor en Medicina. Médico General jubilado. Equipo CESCA (Madrid, España). [email protected]; [email protected]; www.equipocesca.org; https://t.me/gervassalud

Guardar

Juan Gérvas, 'Tenga precaución con la prevención, va contra la equidad y puede dañar mucho'
Juan Gérvas, 'Tenga precaución con la prevención, va contra la equidad y puede dañar mucho'

Prevenir es intervenir hoy para evitar males en el futuro

Se suele confundir prevención con:

  • 1/ promoción de la salud (mejora del estado de salud promoviendo actividades varias; por ejemplo, una visión tolerante de la diversidad sexual) y
  • 2/ protección de la salud (normativa y legislación que protege e impide dañar la salud, por ejemplo, reglamentos sobre comercialización de alimentos).

La prevención en salud es intervenir hoy para evitar el futuro enfermar, por ejemplo, con vacunas eficaces tipo la del tétanos o con el consejo médico contra el tabaquismo. 

En cuanto a la prevención propiamente dicha, conviene distinguir las medidas “aditivas” (que “añaden” intervenciones, como vacunas, o suplemento de ácido fólico periconcepcional) de las medidas “restrictivas” (que disminuyen modificaciones, como el consejo médico contra el tabaquismo o el contener el consumo de alcohol durante el embarazo), pues las primeras pueden tener mayores efectos adversos y precisan de mayor conocimiento científico que las fundamente.

http://cadernos.ensp.fiocruz.br/csp/public_site/arquivo/1678-4464-csp-35-07-e00048319.pdf 

La prevención es importante si se tiene futuro

Puesto que la prevención implica intervenir hoy para evitar males futuros, para que la prevención tenga importancia, hay que tener un futuro.

Es decir, la prevención es más importante para el sector de población que tiene futuro, para los que tienen empleos estables, pensiones seguras y/o bienes que aseguran un porvenir. También, para quienes tienen formación y pueden entender que el sacrificio de “hoy” es importante para la salud del “mañana”.

En sentido contrario, la prevención tiene poco valor para quienes tienen un futuro inseguro, o directamente no tienen futuro. Es decir, para los marginados por la sociedad, para los pobres, para los analfabetos, para los viejos con pensiones miserables, para los vagabundos, para los drogadictos, para los desempleados de larga duración, para las prostitutas explotadas, etc. Para ellos, la prevención es un lujo que se pueden permitir los bien adaptados a una sociedad enferma.

La prevención es muy inequitativa y estigmatiza

Imagine, amable lector/a, la típica imagen de la pirámide de comida saludable, esa que suele recomendar el consumo diario de 3-4 piezas de fruta y el empleo de aceite de oliva extra, que además suele incluir consejos tipo “actividad física diaria, 60 minutos”. Por ejemplo, eche un ojo a:

Piramide
Piramide nutricional

https://efesalud.com/la-piramide-nutricional-educacion-en-nutricion/ 

Ahora póngase en un hogar típico español con pobreza, esos casi cinco millones de españoles que parecen no existir pero existen. Con sus ojos, con ojos de pobreza, eche una mirada a la pirámide nutricional “saludable”, que por supuesto no lleva anexo una pirámide de precios, ajustada según ingresos. Imagine, además, que la vea con ojos de la madre que no tiene para comprar, o del padre que no puede alimentar, ni siquiera insaludablemente, a sus hijos, o del niño que asiste a la escuela con hambre y escucha del maestro la lección sobre nutrición saludable...

Tal tabla es insultante, un delirio salubrista que daña y estigmatiza, un ejemplo de la inequidad de la prevención en general.

Los ricos resisten los excesos de la prevención, que es inútil en general

La mayor parte de la prevención es cuando mínimo inútil. Por ejemplo, todo eso de los chequeos y revisiones anuales. Por ejemplo, todos los cribados (screening) del cáncer. Por ejemplo, los complementos vitamínicos y minerales.

https://www.cochranelibrary.com/cdsr/doi/10.1002/14651858.CD009009.pub3/pdf/full 

https://academic.oup.com/ije/article/44/1/264/654148?login=false 

https://khn.org/news/older-americans-are-hooked-on-vitamins-despite-scarce-evidence-they-work/ 

https://www.huffingtonpost.co.uk/entry/pregnant-supplements-unnecessary_uk_57839b19e4b074297db37955 

Por supuesto, no es que la prevención sea inútil, es que daña muchísimas veces al iniciar cascadas diagnósticas y terapéuticas de incierto final. Pero a los ricos les encanta “ser atendidos por los médicos, y prevenir todo mal”, por mucho daño que les hagan.

No saben los ricos que, si se hacen más pruebas preventivas para diagnosticar precozmente distintos tipos de cáncer, lo que se logra es incrementar el número de pacientes diagnosticados de cáncer sin que disminuya la mortalidad por cáncer. Es decir, se diagnostican muchos cánceres que, siéndolo, no tienen ninguna importancia ni nunca matarían. Se llama “sobrediagnóstico” y conlleva tratamientos y seguimiento de por vida, sin necesidad. Se ha demostrado sobrediagnóstico comparando los pacientes diagnosticados con cáncer en zonas ricas con las zonas pobres de Estados Unidos. Los ricos se someten a más pruebas de cribado, tipo mamografía y al final acaban con más diagnósticos de cáncer de mama, próstata, tiroides y melanoma, pero su mortalidad es casi la misma que la de los pobres.

https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMp1615069?query=featured_hematology-oncology 

“Dejad que los pobres no se acerquen a mí”

Los ricos tienen salud a chorros por sus condiciones de vida (condiciones, no estilos), como se ha visto por ejemplo en la pandemia Covid-19, al poder recluirse y trabajar en casas confortables y tener capacidad para que les aporten a casa los trabajadores esenciales todo lo que precisen. Por ello, pueden sobrevivir a la frenética actividad preventiva a la que los someten los especialistas focales, especialmente de sus seguros privados.

Los pobres son frágiles, sus problemas de salud se cronifican al ser “pegajosos” por interaccionar con sus condiciones de vida, su falta de trabajo estable y sus escasas perspectivas futuras. Los pobres heredan pobreza, enfermedades y código postal (viven condenados a vivir en donde tienen que vivir, no pueden mudarse a los “barrios bonitos” de las ciudades).

Los ricos reciben atención médica especializada y preventiva de más, ¡protejamos a los pobres para que no les pase igual!

 http://saludineroap.blogspot.com/2017/10/los-ricos-reciben-atencion-medica.html 

En resumen

La prevención traslada recursos de pobres a ricos, de enfermos a sanos, de analfabetos a universitarios y de viejos a jóvenes La prevención es inequitativa, y culpabiliza a las víctimas (confirma el capitalismo que dice que los pobres lo son porque quieren y los enfermos idem). 

La prevención en pobres carece de impacto y llega a ser insultante.

https://bmjopen.bmj.com/content/4/11/e006046 

Siempre conviene la precaución al tratar de prevención, pero más cuando se pretende (con buena intención) “salvar a los pobres”. El daño puede ser inconmensurable.

Los programas preventivos en "...las personas más pobres son escasamente efectivos, con resultados ínfimos y estableciéndose también en este campo un gradiente social. Todo ello implica un riesgo de introducir más inequidades generadas por cómo intervenimos".

 https://www.semfyc.es/grupos/hemosleido-are-interventions-for-low-income-groups-effective-in-changing-healthy-eating-physical-activity-and-smoking-behaviours-a-systematic-review-and-meta-analysis/ 

Archivado en: