Cara Juan Gervas

El mirador

Si España fuera Kerala (India) tendríamos en total cinco muertos por Covid-19

Guardar

Juan Gervás
Juan Gervás

un ejemplo en la lucha contra la covid-19

Las muertes registradas en Kerala (India) como consecuencia de la Covid-19, en total cuatro, llevan al autor a analizar las medidas adoptadas para conseguir tal resultado.
Síntesis
En Kerala (India), con 35 millones de habitantes, han muerto 4 personas por #Covid19.

En España, con 47 millones de habitantes, han muerto 27.500 personas por #Covid19.

Es decir, si España fuera Kerala tendríamos 5 muertos por #Covid19.

Kerala no es un país rico, la renta per cápita es de 3.000 dólares. La renta per cápita en España es de 41.500 dólares.https://www.worldometers.info/coronavirus/?utm_campaign=homeAdvegas1?%22%20%5Cl%20%22countries

Un poco sobre Kerala
Kerala tiene clima tropical.

Kerala mantuvo comercio y contacto con Occidente desde la Antigüedad greco-romana, y ya fue mencionada por Plinio el Viejo.

Hubo éxodo judío a Kerala tras la quema del templo de Jerusalén por los romanos. También hubo éxodo cristiano desde Siria tras la expansión musulmana. Vasco de Gama llegó a Kerala en 1498 estableciendo una larga relación de la India con Portugal.

Kerala tuvo marajás con gran influencia de la Ilustración, que apostaron por la educación formal de la mujer (su alfabetización actual es de casi el 100%).

En Kerala la mujer tiene un papel central desde hace siglos, y alguna de sus poderosas castas tiene herencia matrilineal, de manera que la propiedad pasa de madres a hijas.

Kerala mantiene la misma relación de sexos que España pues no “faltan” mujeres, como sucede en el resto de la India y en China, por ejemplo, ya que la mujer en Kerala tiene la misma “categoría” que el varón.

En Kerala ha gobernado casi ininterrupidamente el partido comunista elegido democráticamente desde 1957. En la actualidad también gobierna dicho partido. Sus políticas han sido siempre solidarias; por ejemplo, con el control de silos de arroz para venderlo a precio justo durante las épocas de sequía impidiendo la especulación (y la hambruna consiguiente) y al tiempo el hundimiento de la agricultura cuando la “ayuda” regla el arroz y hunde los precios. Más que un estado comunista, Kerala mantiene un estado de bienestar digno.

En lo sanitario hay una estructura pública fundada en centros de atención primaria que se empezaron a modernizar en 2016.https://es.wikipedia.org/wiki/Keralahttp://www.econ.upf.edu/~ortun/publicacions/Kerala.pdfhttp://linea-e.com/cuadernos/pdfs/numero09/lamujeresdesaparecidas.pdfhttps://elordenmundial.com/kerala-el-paradojico-estado-indio/https://www.ramunipaniker.org/descubre-kerala/kerala-mujeres-y-calidad-de-vida/https://www.livemint.com/opinion/columns/there-is-a-reason-the-rest-of-india-cannot-be-kerala-11587312089722.html

La pandemia del #SARS-CoV-2 en Kerala
Los primeros casos se dieron a finales de enero, de tres estudiantes que volvían de Wuhan (China). Se decidió aislarlos en hospital, y a 45 de sus 3.000 contactos, con declaración del “estado de emergencia”, que se anuló al cabo del tiempo cuando los estudiantes no desarrollaron #Covid19. Posteriormente hubo que reinstaurar dicho estado de emergencia y seguir con las políticas de diagnóstico precoz y aislamiento de casos y contactos, bien en hospital bien en casa, de 28 días.

Se cerraron los institutos y universidades, se promovió la campaña de “romper la cadena de contagios” (con higiene de manos y consejos para mantener las distancias), se diagnosticó con prontitud con PCR a los sospechosos y se restringieron los desplazamientos. También se dotó de material para proteger a los trabajadores sanitarios, y se establecieron incentivos que compensaran sus esfuerzos. Para la toma de muestras se contó con agentes sanitarios y con profesores y maestros, que recibieron formación adecuada.

Todo ello antes de la cuarentena impuesta en el conjunto de la India a finales de marzo.

La política ha sido de transparencia absoluta, evitando las medidas draconianas innecesarias y contraproducentes, con una filosofía general de “distancia física, pero cercanía social solidaria” y “participación comunitaria”.

El Gobierno contó con líderes locales y religiosos y con la sociedad civil para el desarrollo de las medidas de salud pública y para evitar la estigmatización de los pacientes aislados y el abandono de las poblaciones marginadas. Por ejemplo, si era imposible la reclusión en casa pues se tenía que compartir cuarto de baño, el Gobierno construyó miles de albergues para poder acoger a los pacientes, proveyendo su correcta alimentación. Lo mismo se hizo para alojar a cientos de miles de inmigrantes.

Sus medidas de salud pública han sido menos drásticas, menos costosas y más efectivas (“Kerala’s approach has proven less disruptive, less costly and more effective than most others”). Figura clave ha sido su ministra de Sanidad, K K Shailaja, profesora de ciencias de enseñanza secundaria, de 63 años, que ha demostrado que se puede contener la pandemia con ciencia y ética en una democracia y en un país pobre. ¿“El secreto”?, le preguntaron.. “Planificación”, contestó. Pues todo ello no hubiera sido posible sin alfabetización, atención primaria, y estado de bienestar comunista.https://en.wikipedia.org/wiki/COVID-19_pandemic_in_Keralahttps://www.ipsnews.net/2020/04/kerala-covid-19-response-model-emulation/https://www.timesnownews.com/india/article/for-2nd-consecutive-day-kerala-reports-zero-coronavirus-cases/586959https://www.theguardian.com/world/2020/may/14/the-coronavirus-slayer-how-keralas-rock-star-health-minister-helped-save-it-from-covid-19
Conclusión
El modelo español ante la pandemia del SARS-CoV-2 es probablemente el peor, asociado a mayor mortalidad y a mayor destrucción de la economía y de la sociedad. Conviene estudiar las respuestas de otros países, como Kerala (India), que siguen principios de ciencia, ética, lógica y solidaridad https://lacontraola.org/2020/04/22/entrevista-a-juan-gervas/