Cara Juan Gervas

El mirador

Queremos un médico de cabecera para siempre, que nos conozca. No queremos un médico de cabecera tipo Tinder, si te he visto no me acuerdo

Doctor en Medicina. Médico General jubilado. Equipo CESCA (Madrid, España). [email protected]; [email protected]; www.equipocesca.org; https://t.me/gervassalud

Guardar

Juan Gérvas - Queremos un médico de cabecera para siempre, que nos conozca. No queremos un médico de cabecera tipo Tinder, si te he visto no me acuerdo
Juan Gérvas - Queremos un médico de cabecera para siempre, que nos conozca. No queremos un médico de cabecera tipo Tinder, si te he visto no me acuerdo

¿Qué médico de cabecera queremos?

Queremos un médico de cabecera resolutivo, polivalente, cercano y accesible; capaz de ofrecer una medicina armónica, al tiempo científica y “humana”. Queremos un médico de cabecera para toda la vida, y para toda la familia. No queremos un médico Tinder, de “fue gustoso, pero si te he visto no me acuerdo”.

¿Cómo se forma ese médico de cabecera?

Para lograrlo tenemos que formar un médico de familia capaz de ocuparse de los problemas de salud frecuentes y de coordinarse con los especialistas focales para responder a los problemas infrecuentes. Es decir, queremos un médico que:

  1. nade como pez en el agua ante la incertidumbre clínica (el rechazo a la tiranía del diagnóstico),
  2. sepa controlar el tiempo clínico, y
  3. disfrute con el trabajo a domicilio y en la comunidad.

Precisamos formar un médico de familia que: 

  1. se comprometa con el profesionalismo y con la sociedad,
  2. ofrezca servicios polivalentes y apropiados para resolver in situ los problemas más frecuentes en la comunidad a la que sirva (y en la que idealmente viva) y
  3. tenga alegría y sano orgullo de trabajar en su “oficio”.

Este médico lo podríamos formar con tres-cuatro años de pregrado (en la Facultad de Medicina), y con uno-dos de postgrado (en la residencia-internado), si empleamos las nuevas metodologías pedagógicas y si lo mantenemos inmerso de estudiante-residente en la atención primaria, con ocasionales escasos contactos con la atención hospitalaria y los especialistas focales.

Al hospital, ya se sabe, se va un poco como al zoo, a ver las cosas raras que hay que conocer, pero lo mejor son visitas esporádicas y hacer alguna guardia allí, para tener idea de lo que llega. 

Durante dicha formación ayudaría el:

  1. trabajo en pequeños grupos en equipo,
  2. empleo de pedagogía inversa (los encuentros presenciales vienen precedidos de estudios en casa) y
  3. aprendizaje de resolución de problemas, en teoría y en la práctica.

No queremos un médico de cabecera subespecializado, sino al contrario, muy generalista, queremos un Ulises

Lo que queremos son médicos capaces de trabajar en ambientes muy distintos, desde prisiones a barrios pobres y también en barrios ricos. Los pobres precisan de un buen médico de cabecera para responder con rapidez y eficacia a sus problemas de salud, y los ricos precisan a dicho médico para evitar los abusos de los especialistas focales. 

De ninguna manera conviene la subespecialización en áreas concretas (diabetes, paliativos, cirugía menor, dolor, insuficiencia cardíaca, Alzheimer, etc.) de los médicos de cabecera, pues precisamos un médico generalista con visión estereoscópica e inteligencia global, un Ulises. No precisamos un cíclope de visión focal con inteligencia plana, un Polifemo.

Queremos un médico de cabecera para siempre y para toda la familia, un médico que ofrezca longitudinalidad 

Queremos un médico de cabecera que se instale “para siempre”, que se comprometa con las personas-familias y con la comunidad. No queremos un “médico Tinder”, de usar y olvidar. 

Queremos un médico que ofrezca longitudinalidad, la relación que se establece a largo plazo entre el médico general/de familia y los pacientes de su consulta. 

Se define longitudinalidad como: 

  1. la atención por el mismo médico a lo largo de toda la vida de la mayoría de los problemas del paciente y 
  2. el reconocimiento de la población y de los pacientes de una fuente de cuidados con la cual se cuenta para el contacto inicial y para el seguimiento de los problemas.  

La longitudinalidad es clave para “ofrecer el 100% de lo que hay que ofrecer y no ofrecer el 100% de lo que no hay que ofrecer” una tarea digna de los mejores médicos y que se asocia a menor mortalidad de los pacientes.

Los beneficios de tener un médico de cabecera para siempre, los beneficios de la longitudinalidad. Una cuestión de vida o muerte

Con longitudinalidad se ofrece y potencia el profesionalismo, y se evita el dañar al paciente, pues la longitudinalidad ofrece una red de seguridad para “no hacer nada” (la espera expectante, el esperar y ver, la inercia clínica deliberada, deliberate clinical inertia). La longitudinalidad es una red que permite manejar la incertidumbre y el tiempo. Se logra así menor mortalidad. 

Tener un médico de cabecera para siempre se asocia a un sustancial aumento de la esperanza de vida. Es, pues, cuestión de vida o muerte.

La longitudinalidad es ejemplo de “tecnología débil”, de poderosa intervención eficaz para frenar cascadas diagnósticas y terapéuticas peligrosas que no implica grandes inversiones sino claridad conceptual. Por ejemplo, el mantener al mismo médico de cabecera (general-de familia) durante años en los pacientes con Alzheimer y otras demencias se asocia a mejor prescripción y calidad de vida, menos daños (delirio, incontinencia) y menos visitas a urgencias hospitalarias.

El tiempo de consulta con el médico de cabecera que ofrece longitudinalidad es más que el tiempo en cada encuentro

El tiempo en primaria, si hay longitudinalidad personal y familiar (los miembros de cada familia pertenecen al mismo cupo), es la suma de los encuentros de cada paciente durante al menos los cinco años previos, más el tiempo de los encuentros con otros miembros de la familia e incluso con los vecinos en dichos cinco años; todo va sumándose para generar una masa de datos blandos con los que se toman decisiones rápidas generalmente acertadas.

¿Y los errores?

El médico de familia que queremos formar es un médico generalista capaz de trabajar en situaciones reales de restricción de recursos y de tomar decisiones rápidas y generalmente acertadas. 
Especialmente tiene que tener excelente formación para dar respuesta a los errores. Tiene que:

  1. identificarlos,
  2. explicar los porqués y cómos al paciente/familia,
  3. pedir perdón,
  4. reparar el daño en lo que se pueda, y 
  5. tomar medidas para evitar su repetición.

Síntesis

Queremos un médico de cabecera comprometido con pacientes y familiares y con la comunidad. Queremos un médico de cabecera para siempre, pues es cuestión de vida o muerte. No queremos un médico de cabecera tipo Tinder (“fue gustoso, pero si te he visto no me acuerdo”).

Lecturas recomendadas:

-Cómo ejercer una medicina armónica: claves para una práctica clínica clemente, segura y sensata
http://e-spacio.uned.es/fez/view/bibliuned:500576 

-Continuity of GP care for patients with dementia: impact on prescribing and the health of patients
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8803082/ 

-Fundamentos y eficiencia de la atención médica primaria
http://equipocesca.org/fundamentos-y-eficiencia-de-la-atencion-medica-primaria/ 

-General Practitioners with Special Interests in the UK
http://equipocesca.org/family-medicine-should-encourage-its-clinicians-to-subspecialize-negative-position/ 

Gestión de la consulta
http://equipocesca.org/gestion-de-la-consulta/

-La frecuencia de las enfermedades atendidas y su relación con el mantenimiento de la destreza del médico de familia
https://www.elsevier.es/es-revista-atencion-primaria-27-articulo-la-frecuencia-enfermedades-atendidas-su-14796 

-La necesaria transformación de los médicos: de nadadores en piscina a nadadores en el ancho mar
http://equipocesca.org/la-necesaria-transformacion-de-los-medicos-de-nadadores-en-piscina-a-nadadores-en-el-ancho-mar/ 

-Longitudinalidad, prestigio, buena reputación (social y profesional) y medicina general/de familia. Aspectos clínicos y de salud pública. Informe SESPAS 2012
https://www.gacetasanitaria.org/es-longitudinalidad-prestigio-buena-reputacion-social-articulo-S0213911111003360 

-Manejo de la incertidumbre diagnóstica en atención primaria: recomendaciones para mejorar la comunicación y lograr una red de seguridad efectiva
https://sano-y-salvo.blogspot.com/2022/05/manejo-de-la-incertidumbre-diagnostica.html 

-Primary care: an increasingly important contributor to effectiveness, equity, and efficiency of health services
https://www.gacetasanitaria.org/en-linkresolver-primary-care-an-increasingly-important-S0213911111003876 

¿Tiene ud. médico de cabecera? ¿No tiene médico de cabecera ? ¡Peligra su salud! [¡y su dinero!]
https://rafabravo.blog/2011/07/12/%C2%BF-tiene-ud-medico-de-cabecera/

-Todos especialistas (3). Ser Polifemo o ser Ulises. España
https://www.actasanitaria.com/opinion/el-mirador/todos-especialistas-3-ser-polifemo-o-ser-ulises-espana_1347696_102.html 

Archivado en: