Juan Gérvas y Mercedes Pérez-Fernandez

El mirador

Los propios cuerpos como banderas a favor de la equidad y de la solidaridad. Manifestación en Madrid por la sanidad pública

Guardar

Los propios cuerpos como banderas a favor de la equidad y de la solidaridad. Manifestación en Madrid por la sanidad pública
Los propios cuerpos como banderas a favor de la equidad y de la solidaridad. Manifestación en Madrid por la sanidad pública

Una manifestación sin banderas es tanto o más política que con banderas

Dicen que la manifestación a favor de la sanidad pública, en Madrid, el domingo 13 de noviembre de 2022, fue una demostración “apolítica” porque no hubo banderas ni de sindicatos ni de partidos. 

Pero no hay nada más político que asistir a una organización sin banderas. No hay nada más político que poner los propios cuerpos como banderas.

¿Qué es política?

Es política el conjunto de acciones que ayudan a resolver los problemas que crea la convivencia. Política no es solo lo que hacen los sindicalistas y los políticos; eso es la política de profesionales pagados que pretenden monopolizar la vida política. 

Los humanos, según Aristóteles, somos “animales políticos” en el sentido de racionales y sociales. Política es la participación en la sociedad para lograr la coexistencia armoniosa, el bien común, para limar las inevitables fricciones que genera el vivir en sociedad.

La solidaridad como expresión política

Si algo nos caracteriza como especie animal es la solidaridad, el “gen generoso”, que ha facilitado pasar en Europa de unas 3.000 personas hace 30.000 años a casi 800 millones en 2022. 

Los humanos somos alegres, cotillas, curiosos, inteligentes, narradores, parlanchines, religiosos, sexuados, sociales y solidarios (sobre todo solidarios).

https://www.actasanitaria.com/opinion/el-mirador/optimista-mirada-marciana-sobre-naturaleza-humana_2003285_102.html 

¿Qué es solidaridad? 

Solidaridad es la adhesión/apoyo a causas o intereses ajenos, especialmente en situaciones comprometidas o difíciles. Es decir, es un valor, algo que estimamos como importante individual y socialmente. En corto y por derecho es el viejo “hoy por mí, mañana por ti”. 

https://www.actasanitaria.com/opinion/el-mirador/loa-a-la-solidaridad_1316537_102.html 

El sistema sanitario público de cobertura universal

La mejor expresión de la solidaridad es la existencia de un sistema sanitario público de cobertura universal (lo que se llama popularmente “sanidad pública”). 

Tal sanidad pública presta atención según necesidad (equidad) ofreciendo “máxima calidad, mínima cantidad, tecnología apropiada, por profesionales competentes, en tiempo y lugar apropiado y tan cerca del domicilio del paciente como sea posible” 

https://www.actasanitaria.com/la-atencion-primaria-es-tecnologia-dispersa-y-adaptada-a-las-necesidades-de-los-pacientes-y-de-sus-familiares/  

http://equipocesca.org/innovacion-en-la-prestacion-de-servicios-a-domicilio-en-atencion-primaria-distribucion-de-funciones-y-tecnologias-resumen-del-seminario-de-innovacion-septiembre-de-2013/ 

Equidad

En sanidad, la equidad supone el acceso a cuidados efectivos y necesarios, sin que dependa del nivel ni económico, ni educativo, ni social. 

Hay equidad vertical (proveer más servicios a quienes más los necesitan) y equidad horizontal (proveer los mismos servicios a quienes necesitan lo mismo).

La Ley de Cuidados Inversos

Lamentablemente, se ha demostrado siempre el cumplimiento de la Ley de Cuidados Inversos, que establece que quienes más atención sanitaria reciben son los que menos la precisan, y que esto se cumple más cuanto más se orienta el sistema sanitario a lo privado.

Así, por ejemplo, tienen mayor uso de los especialistas focales los más sanos, con mayor nivel educativo y más ricos.

La privatización sanitaria incrementa el rigor del cumplimiento de la Ley de Cuidados Inversos y va contra la solidaridad y la equidad.

El “gen generoso”

Ver sufrir a cualquier ser vivo nos conmueve hasta las entrañas y nos lleva a la ayuda y a la rebeldía. 

En el caso de los humanos, la rebeldía y la ayuda llevan a la atención sanitaria que precisa quien sufre. Dicha atención tiene un coste y conviene compartirlo.

Entre todos, todo es más fácil

Es un poco como el seguro de accidentes de automóviles, que si se comparte (en las mutuas); es posible que todos paguemos un poco para cubrir los gastos catastróficos de algunos casos. 

O como los bomberos, que pagamos a gusto entre todos deseando no necesitarlos, pero que estén disponibles para actuar en caso de necesidad, de catástrofe.

Los gremios y las igualas, desde la Edad Media en España hasta el siglo XX. 

En la Edad Media en España los trabajadores se agruparon en gremios (de carpinteros, de curtidores, de joyeros, etc.). Los gremios establecieron sistemas de formación y de transmisión del conocimiento, de maestros a aprendices. 

Al tiempo, los gremios establecieron un sistema sanitario basado en el pago por capitación, un tanto fijo por cada miembro del gremio (una “iguala”, todos por igual fueran sanos o enfermos, aprendices o maestros, trabajadores o niños, etc.). 

Los médicos cobraban dicha cuota, un tanto mensual fijo por atender a los miembros del gremio, y así tenían ingresos asegurados, hubiera o no enfermos y/o accidentados. 

A cambio, el gremio se aseguraba un gasto manejable fijo que impedía la catástrofe de no poder responder a necesidades variables, como ante enfermedades o accidentes graves.

Tal sistema de igualas se mantuvo hasta mediados del siglo XX en el sector privado de los médicos de cabecera. En el sistema público, se incorporó desde principios de dicho siglo a lo que se denominó “previsión” y “mutualidades”, posteriormente extendido a toda la población como sistema sanitario público de cobertura universal. 

Cupo de pacientes

Como vestigio de la Edad Media, todavía hoy en España los médicos de cabecera del sistema público tienen un “cupo de pacientes” y un pago por capitación según el tamaño del cupo (más otros complementos salariales).

El “cupo de pacientes” y la estabilidad en el empleo permiten tener un médico de cabecera para toda la vida. 

Puede parecer algo obsoleto, por venir de la Edad Media, pero tener un médico de cabecera conocido, «de toda la vida», se asocia a menor mortalidad, mayor esperanza de vida y menor uso de las urgencias y de las hospitalizaciones.

Además, al tener un listado de todo el cupo, el médico puede saber quién utiliza sus servicios y, sobre todo, quién no los utiliza. Estos Pacientes no utilizadores son los que más precisan los cuidados médicos, según la Ley de Cuidados Inversos, y por ello el médico puede y debe establecer contacto con ellos para valorar sus necesidades.

El cupo de pacientes y el pago por capitación se asocian al papel de“filtro” del médico de cabecera y, por ello, los pacientes no tienen acceso directo a los especialistas focales (excepto en situaciones de urgencia) y se libran de los excesos diagnósticos y terapéuticos que conlleva el acceso directo a los mismos.

http://equipocesca.org/el-fundamento-cientifico-de-la-funcion-de-filtro-del-medico-general/

https://rafabravo.blog/2011/07/12/tiene-ud-medico-de-cabecera/ 

La iniciativa sanitaria privada en Estados Unidos

El sistema sanitario público de cobertura universal es mucho más eficiente que el sistema sanitario privado. 

Además, lo hemos comentado, lo privado va contra la equidad y la solidaridad y conlleva el mayor rigor en la desigualdad de la Ley de Cuidados Inversos.

Lo demuestra bien el caso de Estados Unidos, el único país del mundo desarrollado que carece de un sistema sanitario público de cobertura universal por su fe en “la iniciativa privada”. 

Estados Unidos paga la carencia de un sistema sanitario público de cobertura universal con el mayor gasto en sanidad del mundo y con los peores resultados en salud (comparado con naciones también ricas). De hecho, la expectativa de vida al nacer es menor que en Albania y Cuba.

Cada año, unos 650.000 estadounidenses van a la bancarrota (se arruinan ellos o sus familias tras su muerte) por los gastos de enfermedades, muchos de ellos (el 60%) pese a tener seguros privados.

https://www.commonwealthfund.org/publications/fund-reports/2021/aug/mirror-mirror-2021-reflecting-poorly 

https://data.worldbank.org/indicator/SP.DYN.LE00.IN 

https://amjmed.org/under-aca-medical-bankruptcy-continues/ 

Gratis en el punto del servicio

En España, puede parecer que el sistema sanitario público de cobertura universal es gratis porque uno no paga nada por una consulta con el médico de cabecera o en urgencias, ni por un ingreso hospitalario, etc. 

En realidad es gratis “en el punto del servicio”, pero nada es gratis, lo pagamos con los impuestos. 

Y, como con los bomberos, lo mejor es pagar la sanidad pública y no necesitarla.

Síntesis

Los firmantes estamos a favor de la equidad y de la solidaridad, y contra la privatización y el incremento del rigor del cumplimiento de la Ley de Cuidados Inversos. 

Por ello, participamos el domingo 13 de noviembre de 2022 en la manifestación a favor de la sanidad pública, en la Columna Norte que agrupó a los barrios del norte de la ciudad de Madrid y a los pueblos del norte de la Comunidad de Madrid. 

En total, con las cuatro columnas, coincidimos en la Plaza de Cibeles medio millón de personas. 

Medio millón. 

500.000 personas con los propios cuerpos como banderas al aire libre. 

Medio millón de personas haciendo política, manifestándose a favor de un sistema sanitario público de cobertura universal y en contra de su privatización.

Hay esperanza.